Estos son los productos y servicios que más se encarecieron en marzo y elevaron la inflación a 4.17%

Durante el mes pasado, los precios de las gasolinas y el diésel rondaron los Q40 por galón, lo que incidió en una aceleración del ritmo inflacionario, pero no fueron los únicos.

Publicado el
Precios del pan en Guatemala
El pan fue uno de los productos que registró incremento de precios en marzo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

El reporte del Índice de Precios al Consumidor (IPC), da cuenta que, en marzo pasado, el ritmo inflacionario se situó en 4.17%, mayor a la tendencia observada en febrero (2.98%), enero (2.87%) y diciembre (3.07%).  Eso quiere decir que, en comparación con marzo de 2021, ese fue el aumento promedio de los 279 productos y servicios básicos considerados en la medición.

La inflación mensual (variación de precios del mes actual con el mes anterior) también aumentó y se situó en 1.5% que es el nivel más alto de los últimos 12 meses. De hecho, el reporte que da a conocer cada mes el Instituto Nacional de Estadística (INE) subraya que la inflación mensual de marzo es la más alta de los meses de marzo desde el periodo 2015-2022, y está 1.26 por arriba del promedio, que es de 0.24

En cuanto a la inflación acumulada (variación de precios del mes actual con diciembre del año anterior) llegó a 1.89%.

Detonador: costo de los carburantes

De las 12 divisiones que integran el IPC, la división de transporte se encareció 4% a nivel nacional, aunque en la región V que comprende Escuintla, Jocotenango y Ciudad Vieja, se situó en 4.33%. Entre tanto, los gastos relacionados con la vivienda aumentaron 1.91% y los alimentos, 1.62%.

Y los gastos básicos que registraron la mayor alza porcentual mensual fueron el diésel, con 21.99%, el gas propano (17.88%) debido principalmente a que en marzo no estuvo vigente el subsidio; la gasolina regular (15.21%); y la gasolina súper (14.13%), lo que confirma el encarecimiento de estos carburantes.

Lea además: Varias gasolineras agotaron su inventario en dos días de subsidio, pero se descarta desabastecimiento

Otros rubros que subieron son la comida en restaurantes (1.39%), así como los muebles y artículos para el hogar (1.1%); bienes y servicios diversos (0.72%); bebidas alcohólicas (0.6%); recreación (0.58%); salud (0.29%); y vestuario (0,17%).

Por lo tanto, el IPC destaca que el costo de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) que incluye 34 comestibles básicos, se ubicó el mes pasado en Q3 mil 181.53, para un aumento de Q47.13 en comparación con febrero, cuando se situó en Q3 mil 134.40.

Y la Canasta Ampliada (CA) que incluye los gastos de transporte, calzado, vestuario y recreación, entre otros, alcanzó en Q7 mil 345.95, contra Q7 mil 237.13 de febrero, para un incremento de Q108.82.

 

Hay un efecto de persistencia

Para Hugo Maúl, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien), la cifra dada a conocer por el INE muestra un efecto de persistencia en el alza de precios de productos importados, aunque desde el año pasado ya se había reflejado un impacto importante del costo de los derivados del petróleo en los gastos de transporte y vivienda.

Afirmó que, dada la ponderación de estos gastos en el consumo total de los guatemaltecos, el efecto había estado relativamente controlado, pero en marzo ya no se pudo. Y si la tendencia continúa de esa forma, tendrán la mayor incidencia sobre el nivel de precios futuro, aparte de que ahora se deben sumar los aumentos más recientes en los precios de otras materias primas.

“La inflación se continuará manteniendo en niveles mucho más elevados de lo que se había visto antes y dentro de las metas de las autoridades monetarias. El gran problema es ¿cuánto va a durar todo esto?”, destacó.

En todo caso, anticipó que, en los próximos cuatro meses, los incrementos de precios externos van a generar un efecto de arrastre que se reflejará en la inflación. Cuando se entre al tercero y cuarto trimestre del año, el impacto ya no será tan grande y el cálculo se realizará sobre precios elevados, pero la inflación no se saldrá del rango esperado (5% anual, como máximo).

 

Datos más creíbles

Guido Rodas, exgerente del INE, comentó que los resultados descritos “reflejan un poco más la realidad” de precios, y parte de este “brinco” se debe al conflicto internacional entre Rusia y Ucrania, que repercutió en los precios internacionales del barril de petróleo.

Mientras tanto, el impacto en la división de transporte afecta el traslado de mercancías desde los puntos de producción hasta los mercados, así como de pasajeros. Por otro lado, los países en conflicto tienen la mayor producción mundial de trigo, aceite de girasol y maíz, por lo que, por el lado de los alimentos, “la inflación será un poco difícil”.

Rodas también considera que en la medición hasta pudo haber influido el cambio de ministro de Economía (con la salida de Antonio Malouf y sus viceministros el pasado 9 de marzo). “La inflación sí esta creíble ahora, pero deben corregir los sesgos que dejaron cuando se redujo la estructura del consumo de 29% a 9% y se bajó el costo de la Canasta Básica de Alimentos (CBA). Lo bueno es que ahora se está realizando una encuesta de ingresos en los hogares”, puntualizó.

En todo caso, dijo que los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de Hogares (Enigh), deben respetarse, desde el punto de vista técnico, y no politizarse.

Medida acertada

Ambos consultados también se refirieron a la decisión que tomó la Junta Monetaria (JM) el pasado 30 de marzo de mantener invariable la tasa líder de interés.

Lea también: Cada día de la Semana Santa se consumirán 4.2 millones de galones de combustible en todo el país ¿por qué?

Rodas, enfatizó que fue asertivo continuar en 1.75%, pues lo que se está viendo es, en gran medida, inflación importada, por lo que aquí tiene mucho más que ver la política fiscal, como los apoyos temporales al cilindro de gas propano, energía eléctrica y galón de gasolina regular y diésel, que son bienes importantes, pero también se debe evitar un mayor déficit fiscal, eliminando los gastos superfluos.

Maul agregó que la JM debe seguir en la misma tónica, porque estos aumentos de precios tienen un origen externo y ninguno de ellos se debe a condiciones monetarias o crediticias exclusivas del país.