Jefe de la SAT: “Creo que sí hay que retomar algunas acciones judiciales”

Con el impacto económico del covid-19 y las medidas para tratar de evitar su propagación la recaudación de impuestos ha seguido a la baja.

La recaudación tributaria ha caído, según las autoridades por el efecto de la emergencia del covid-19. En el 2021 también tendrá impactos. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
La recaudación tributaria ha caído, según las autoridades por el efecto de la emergencia del covid-19. En el 2021 también tendrá impactos. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

El Superintendente de Administración Tributaria (SAT), Marco Livio Díaz, indica que es difícil la recuperación debido al impacto en la economía, sin embargo, en medio de esta crisis también cuentan con planes de fiscalización y retomar acciones judiciales.

El funcionario explica, en el extracto de esta entrevista realizada recientemente, la situación tributaria. Inicialmente, con las estimaciones macroeconómicas del Banco de Guatemala (Banguat) a mayo pasado la SAT estimaba que la recaudación para el 2021 sería Q64 mil 060 millones, mencionó al momento de la entrevista. Sin embargo, el lunes 6 de julio, Díaz dio a conocer en una actividad acerca de discusiones del presupuesto que la recaudación tributaria sería de Q61 mil 426 millones.

¿Cómo analiza el impacto del covid-19 en la recaudación?

En abril y mayo fue bien fuerte el impacto, la recaudación ha caído alrededor de Q1 mil millones en ambos meses y estimo que si el país sigue con las medidas como hasta ahora la recaudación va a seguir cayendo en esos montos.

¿Considera que podría recuperarse de septiembre en adelante?

Sí, porque no hay una proyección hecha de que sigamos así hasta fin de año, entonces cuando se empiece a abrir la economía la recaudación también se va a empezar a recuperar, pero obviamente ya no se va a poder recuperar para llegar a los niveles de recaudación de la meta planeada. La economía se ha contraído en más de lo esperado.

¿Cuáles son los impuestos que aportarían más a la recaudación del 2021?

Las estimaciones de impuestos se han hecho sobre la base macroeconómica, estimando las importaciones que va a tener el país. El (impuesto al valor agregado) IVA a las importaciones, los impuestos al comercio el impuesto de distribución del petróleo y el impuesto sobre la renta que tradicionalmente han sido los más grandes.

De ahí tenemos el impuesto de circulación de vehículos, e impuestos por consumo como trabajo, cemento y bebidas.

El mayor porcentaje de recaudación está en el IVA de las importaciones, el impuesto sobre la renta, y otro impuesto importante es el (impuesto de solidaridad) ISO.

¿Qué panorama hay para el 2021?

Hay mucha incertidumbre, hay que ser claros en eso, si la economía sigue contrayéndose posiblemente el año entrante vamos a ver el efecto en el impuesto sobre la renta el cual se paga (en el plazo) de enero a marzo del 2021 con los resultados (correspondientes) de enero a diciembre del 2020.

En la medida que se siga estancada la economía esperaría un efecto bastante grande en el impuesto sobre la renta que todavía no se ha previsto, eso no se puede prever porque ninguno de nosotros sabe cómo va a funcionar la economía estos meses, si vamos a lograr parar la pandemia, creo que por eso es muy aventurado decir cómo va a estar la economía del cierre parcial que tenemos.

¿Qué carga tributaria han estimado para el 2020 y el 2021?

Para el 2021 estaríamos hablando de una carga tributaria del 10% y para el 2020 de 9.8%.

¿Sería de las cargas tributarias más bajas de los últimos años?

Sí claro, y creo que es muy normal cuando la economía cae. El impacto en la tributación puede ser en el impuesto sobre la renta, que a las compañías les caigan en 10% las ventas, no quiere decir que se va a bajar en 10% en el impuesto sobre la renta, sino que puede ser que ellos pasen a una situación de pérdida.

El consumo se está contrayendo y tenemos efectos grandes por la baja en precio del petróleo, tenemos una baja también en el IVA y en el impuesto de distribución del petróleo porque se ha consumido menos combustible.

Las calles del país han estado vacías estos días, el cierre de centros comerciales y restaurantes también influyen en el consumo para el IVA, la construcción estuvo parada por bastante tiempo, eso tiene que pegar en la recaudación.

¿Llegaría al nivel de la que se registró por la crisis económica del 2008 o 2009?

Creo que el efecto va a ser más grande que en esa época, bastante más grande. En el déficit del país nunca habíamos llegado al 6% que se está planeando ahora, tampoco en el 2008, 2009 y 2010. La crisis económica mundial fue en el 2008 pero el mayor impacto lo tuvo Guatemala en el 2010, aquí vino un poco retrasado (el efecto).

Pero ahora hemos visto como las cadenas logísticas están paradas, hay problemas de abastecimiento y está bajando el volumen de mercancía que se mueven en los puertos sobre todo en el tema de importaciones, creo que el país ha sido capaz de mantener las exportaciones, pero en importaciones han tenido una baja.

¿Qué acciones van a tomar este año para lograr recuperar algo de recaudación?

No se trata de tomar acciones, este un efecto macroeconómico, no es que SAT pueda salir a tomar acciones para recuperar la recaudación, eso el Fondo Monetario Internacional (FMI) lo dice claramente.

Las medidas administrativas que la SAT pueda tomar impactan apenas entre 0.20% al 0.30% del PIB, eso nos dará entre Q1 mil 200 millones y Q2 mil millones, pero ese depende de la macroeconomía. No se trata de que SAT implemente acciones, sino que es un efecto macroeconómico con el que tenemos que estar muy claros que hay que vivir.

En promedio podríamos estar hablando de Q1 mil 500 millones estamos tomando muchas medidas al respecto.

¿Qué plan de trabajo tiene al respecto?

Creo que el plan de trabajo se tiene que concentrar en el fortalecimiento institucional de la SAT, en ese sentido debemos enfocarnos en dos o tres temas importantes.

Primero hay una política nacional, y le hemos dado mucho impulso, al combate al contrabando, se van a instalar más puestos de control interinstitucional, recuperación territorial y el combate a una actividad que hace mucha competencia desleal con las compañías que sí pagan impuestos y que reciben dinero de otras fuentes ilícitas.

Segundo, hay que fortalecer la intendencia de Fiscalización, hay que cambiar la forma en que se decide a quien se fiscaliza y a quien no, en eso estamos trabajando, va a haber una nueva metodología de fiscalización y un nuevo plan, eso puede tener resultados en el 2021, aunque se implemente este año no será inmediato que las investigaciones y acciones se den.

Tercero, hay que fortalecer la intendencia de Recaudación. Le vamos a dar más responsabilidad y vamos a fortalecer también los cuadros medios. SAT cada día tiene más información y es importante que sigamos avanzando en los proyectos de uso de esa información. No es que de la noche a la mañana funcionen, pero ese es parte del fortalecimiento de la SAT.

¿En qué consistirá y cuándo se empezaría a usar la nueva metodología de fiscalización?

No le puedo dar detalles al respecto, no hemos decidido si será información que se vaya a divulgar, pero esperaría que estemos listos en la primera quincena del mes de julio (del 2020) con el nuevo plan.

La SAT ha sido a veces cuestionada y en otras aplaudida por casos que logró llevar en forma administrativa y otros en forma judicial. ¿Cuál sería el enfoque en su gestión?

Estamos preparando un nuevo plan de fiscalización que está incluyendo esos temas, creo que sí hay que retomar algunas acciones judiciales.

(Derivado) de la investigación de la base de datos que se está haciendo creo que no hay otra alternativa que retomar algunas acciones judiciales contra grupos que se dedican a defraudar al Estado.

Me estoy sentando (a hablar) con muchos de los sectores económicos, estamos viendo que problema han tenido para de interactuar con la SAT y resolver esos problemas y que ellos se sientan cómodos teniendo una buena relación con SAT, pagando sus impuestos, atendiéndonos.

Tenemos que luchar porque nuestras empresas sean competitivas y lo que el empresario necesita es certeza de relación con SAT, muchos de los problemas se han dado talvez por falta de comunicación o de sentarnos en una mesa a hablar acerca de cómo deben de pagar sus impuestos, eso sí los hemos trabajado bastante, pero evidentemente hay un sector que tiene una estrategia de defraudación y evasión de impuestos y el nuevo plan de auditoría va a ir dirigido a combatir esos grupos.

Marco Livio Díaz fue nombrado en abril como jefe de la SAT para los próximos cinco años. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Para el monto del presupuesto del Estado del 2021 se habla de alrededor de Q96 mil millones ¿Por qué las metas son un poco bajas respecto del total del presupuesto?

No es cuestión de fiscalización o de medidas administrativas, sino que la recaudación depende de la actividad económica y al tener una contracción de la economía la recaudación baja eso sucede en todo el mundo.

Respecto a la devolución del IVA crédito por exportaciones. ¿Cuál es la situación?

Se ha tenido varios problemas con la devolución, las compañías no han logrado atender a los auditores, por los departamentos de contabilidad no están llegando a trabajar y se ha vuelto más complicado de atiendan a los auditores. Hay varias mesas de trabajo estamos platicando acerca de cómo podemos hacer más fácil la devolución.

Brecha en el 2020

  • Díaz  informó el 1 de julio en el Congreso que ya tienen una estimación de cierre de recaudación que sería de Q57 mil 107 millones ya con los datos del Banguat, que sería una caída total de Q6 mil 919 millones.
  • Expuso que con las nuevas estimaciones ya podría modificar el convenio de recaudación, ya que de haberlo hecho con los datos de mayo tendría que cambiar de nuevo esa meta.
  • “La estimación de cierre incluida la recaudación de SAT y de otros entes sería de Q57 mil 107 millones, eso tendría una caída de la recaudación Q6 mil 582 millones y una caída total de Q6 mil 919 millones casi los Q7 mil millones”, explicó el jefe de la SAT en esa oportunidad.