Agustín se despide de su hijo Felipe Gómez, el niño que murió bajo custodia de EE. UU.

Agustín Gómez se despidió de su hijo Felipe, el niño de 8 años que murió bajo custodia de las autoridades migratorias de Estados Unidos, cuyo cuerpo se espera que sea repatriado a Guatemala después de las evaluaciones forenses, que pueden demorar dos semanas.

Agustín, padre de Felipe Gómez, en entrevista con Óscar Padilla, cónsul de Guatemala en Arizona. (Foto Prensa Libre: Minex)
Agustín, padre de Felipe Gómez, en entrevista con Óscar Padilla, cónsul de Guatemala en Arizona. (Foto Prensa Libre: Minex)

El padre del niño obtuvo un permiso de supervisión humanitaria y desde el día 27 está bajo cuidado del Consulado de Guatemala en Arizona.


Agustín “está siendo asistido en todo lo necesario y requerido por su persona”, informó el cónsul guatemalteco Óscar Padilla.

Dentro del trabajo consular relacionado con el deceso del pequeño, Padilla ha conversado con las autoridades de la Patrulla Fronteriza, el hospital, el médico investigador y la funeraria, para la verificación de informes de atención médica y migratoria y para el caso legal y migratorio de Gómez.

Lea más: Las hieleras, los centros de detención donde los niños no deberían estar

“Ayer visitamos la oficina del médico investigador en Albuquerque donde por última vez el señor Agustín pudo ver a su hijo y despedirse. En esa reunión fue informado del proceso y de los resultados preliminares de la autopsia”, explicó Padilla.

“El señor Agustín será trasladado a su destino final para encontrarse con personas que lo apoyará mientras se da seguimiento a su caso migratorio”, agregó el funcionario.

Faltan respuestas

De acuerdo con exámenes que médicos de Nuevo México, Estados Unidos, hicieron al cuerpo, Felipe dio positivo por influenza virus B, uno de los virus causantes de la gripe, mas no se ha determinado que esa haya sido la causa de la muerte, ocurrida poco antes de la medianoche del 24 de diciembre.

Felipe y su padre fueron detenidos el 18 de diciembre en El Paso, Texas. Fueron trasladados a varios centros de detención entre ese día y el 23, cuando llegaron a un centro en la localidad de Alamogordo, Nuevo México.

Fue ahí, el día de Nochebuena, cuando el niño tuvo tos y los “ojos brillates”, por lo que las autoridades de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) lo llevaron al hospital Gerald Champion Regional.

Los médicos determinaron que era un resfriado común, pero al poco tiempo verificaron que tenía fiebre de 39.5 grados. Estuvo 90 minutos en observación y se le dio el alta médica con indicaciones para tomar ibuprofeno y amoxicilina.

Sin embargo, la salud de Felipe se complicó. Fue llevado de nuevo al hospital, donde murió.

Pobreza

Felipe y Agustín emprendieron el viaje a Estados Unidos desde su natal Yalambojoch, Nentón, en el norte de Huehuetenango, una aldea donde ocurrieron masacres durante el conflicto armado interno y que obligó a familias a migrar a México.

La pobreza y falta de oportunidades tienen marcada a la comunidad. Las familias viven en su mayoría de lo que pueden cosechar porque escasean los trabajos. El clima es frío y los habitantes hablan español, chuj y poptí.

“Yo solo pido dos cosas: que me ayuden a traer a mi hijo, para yo estar más tranquila y que me pase la tristeza de mi corazón, y la otra, que dejen entrar a mi esposo a Estados Unidos para que pueda trabajar y salgamos de deudas”, dijo Catarina, madre de Felipe.

Felipe es el segundo niño guatemalteco que fallece bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza. Jakelin Caal, de 7 años, también perdió la vida este mes.

Contenido relacionado

> Dirigentes de secta radicada en Guatemala son acusados de secuestro en Nueva York
> Cuando un grupo de deportados se conformó como una familia
> Donald Trump: Guatemala no hace nada y se lleva nuestro dinero

0