Madre presa en EE. UU. pide que le devuelvan a su hijo que este martes cumple años

El dramático caso de una mujer que desesperadamente pide ser reunificada con su hijo fue dado a conocer por la organización Grassroots Leadership (Liderazgo de Base), el pequeño cumple 7 años hoy y está en un albergue lejos de su madre.

Vista exterior de la prisión T. Don Hutton, en Texas, donde más de 500 mujeres que fueron separadas de sus hijos se encuentran. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Vista exterior de la prisión T. Don Hutton, en Texas, donde más de 500 mujeres que fueron separadas de sus hijos se encuentran. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La mujer de unos 38 años era extorsionada en un área de la capital y decidió huir junto con su hijo después de que los pandilleros llegaran a su casa y la violaran mientras su pequeño dormía en la habitación contigua.


Por tal motivo la organización no quiso revelar su nombre; no obstante, entregó a este medio unas cartas que le escribió desde la prisión T. Don Hutto, en Texas, donde le pide que la ayuden para ser reunificada, le dedica unos párrafos a su hijo y explica por qué huyó de Guatemala.

“Ya no soporto más estar sin mi hijo… Necesito que me ayuden por favor, estoy muy preocupada, no como, ni duermo pensando qué va a pasar con mi hijo y conmigo. Después de tanto sufrimiento que pasamos en mi país y luego en el camino y ¿hoy nos hacen esto?”, se lee en la carta.

Continúa: “Mi niño está desesperado, ya no quiere estar ahí donde lo tienen, necesito que me lo entreguen pronto, temo que él se enferme, yo ya estoy enferma y le pido a Dios que pronto me entreguen a mi hijo, él está muy triste”.

Lea también: Guatemalteca recupera a sus tres hijos en Nueva York casi dos meses después de ser separados en la frontera

A esta guatemalteca le arrebataron a su hijo el pasado 31 de mayo, durante los días oscuros de la separación de familias, producto del plan tolerancia cero del presidente estadounidense Donald Trump.

Anduvo de prisión en prisión hasta que fue llevada a T. Don Hutto, donde el pasado 8 de julio cumplió un mes de estar. Se enfrenta al dilema de que, después de las primeras audiencias judiciales, la justicia estadounidense clasificó su testimonio como “no creíble” lo cual significa que sería deportada al salir de prisión, junto con su hijo, si un juez resuelve entregárselo.

Foto de archivo que muestra a una familia dentro de T. Don Hutto, prisión para migrantes en Texas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Carta al hijo

En una parte del escrito, la mujer le dedica unas palabras a su hijo que este martes está de cumpleaños:

“Mijo te quiero mucho, necesito que tengas fe, en el nombre de Dios saldremos de aquí muy pronto. Me haces mucha falta , yo aquí estoy destrozada por lo que nos hicieron, sé que te sientes muy mal porque estás en ese lugar. No quiero que pases tu cumpleaños ahí, pero aquí donde estoy no puedo hacer nada”, escribió.

Lea también: EE. UU. instala oficina para agilizar reunificación de familias

Añade: “Mi Gordo precioso, Dios nos recompensará este sufrimiento, mi vida, te quiero mucho, mi hermoso. Primero Dios estaremos juntos muy pronto, te quiero mijo, te amo, nunca lo olvides”.

Comenzó a ser extorsionada

La migrante guatemalteca narra que tenía un negocio y comenzó a ser extorsionada. Los pandilleros le entregaron un teléfono y comenzaron a exigirle Q500 cada semana, ella hizo un pago, pero ya no tenía para dar los siguientes, por lo cual esperaba “con mucho miedo” las llamadas que le hacían, hasta que un día…

“Llegaron a mi casa a las 11 de la noche, yo solo vivía con mi hijo y él estaba dormido, me violaron y me dijeron que el otro día querían el dinero en el mismo lugar y que si no lo llevaba me mataría a mí y a mi hijo”.

A la madrugada siguiente salió de su casa y no volvió, había decidido escapar hacia EE. UU. La mujer cuenta que desde hace dos años se separó de su esposo y que tiene otros hijos, pero que ya son mayores.

Decenas de familias fueron separadas en EE. UU., muchas de estas permanecen en prisión. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

“Me duele que no me haya creído —la justicia de EE. UU.— . Espero un milagro y que mi caso lo miren con ojos de piedad”, finaliza la carta.

El caso de muchas

Marilú Fructuoso, activista de Grassroots Leadership, expresó que el caso de esta mujer guatemalteca es “dramático”, pero que no es el único ya que es la situación por la cual atraviesan muchas mujeres más, no solo de Guatemala, sino de El Salvador y Honduras. En total en la cárcel de T. Don Hutto hay 513 prisioneras, madres separadas de sus hijos.

Lea también: Consulados no cuentan con suficientes abogados para atender a familias

“Ella está muy desesperada el 17 su hijo cumple años y a ella le hubiera gustado estar con él”, afirma la voluntaria de la organización.

Explicó que su caso está “negativo” lo que significa que no le creen “nada” del sufrimiento que ella expuso en su comparecencia judicial y parte de lo cual escribe en la carta. Tiene pendiente de presentar un recurso legal, aunque no se ha definido en qué fecha será.

La voluntaria de Grassroots Leadership describió que la situación por la que atraviesan las 513 mujeres en T. Don Hutto es “muy dolorosa”.

“Ellas están adelgazando mucho, sufren mucho psicológicamente por sus hijos, por estar en un lugar que no conocen y un idioma que no hablan, además tienen una mala alimentación. Ellas están muy mal”, comenta la activista.

Pone como ejemplo de la tortura psicológica que la migrante guatemalteca tiene permitido hacer una llamada a la semana con su hijo, y este le cuestiona por qué lo dejó y lo tiene abandonado y le dice que se quiere ir ya con ella.

Aunque le ha contado a Fructuoso que le da miedo regresar a Guatemala, el temor más grande que siente es que no le vayan a devolver a su hijo.

Fructuoso le ha recomendado que no firme ningún papel porque eso podría comprometer la reunificación.

Lea también: Cómo un operativo contra migrantes acabó con una pequeña comunidad en EE. UU.

“Muchos de los casos que son procesados se sabe que las están engañado a que firmen la deportación y que les van a entregar a sus hijos, pero yo lo que recomiendo es que no firmen nada hasta que tengan a sus hijos en sus manos”, expone Fructuoso. 

Asegura que las mujeres son engañadas y les dicen “firma tu orden de deportación y te entrego a tu hijo”, cuando no es así.

Grassroots Leadership ayuda a las mujeres que necesitan de asesoría legal, sobre todo a aquellas que, como la autora de la carta, no tienen a ningún familiar en EE. UU.

Más de tres mil familias fueron separadas entre mayo y junio en la frontera sur de EE. UU., hasta el momento una gran cantidad espera reunirse.

  • Estas es la carta completa que la mujer escribió a la organización y en donde pide que le devuelvan a su hijo



Contenido relacionado

> Guatemaltecos en EE. UU. empiezan a empadronarse
> Juez de EE. UU. frena temporalmente la deportacion de familias reunificadas
> Niña migrante que con su llanto conmovió al mundo vuelve con su madre