Cuánto costó cada voto emitido en las elecciones 2019 de Guatemala en Estados Unidos

Guatemaltecos en el extranjero eligieron binomio presidencial, en un ejercicio histórico pero que también tuvo un costo considerable.

Guatemaltecos llegaron al centro de votación en Houston, Texas. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Guatemaltecos llegaron al centro de votación en Houston, Texas. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

La posibilidad de que los migrantes pudieran ejercer su derecho nació de las reformas a la Ley Electoral de 2016.

Durante el proceso se estableció que las capacidades para cumplirlo no se podían extender a todo el mundo, sino que se concentró en Los Ángeles, Nueva York, Virginia y Houston, Estados Unidos.

Tampoco fueron cinco papeletas, como lo hicimos los que estamos en Guatemala, sino que se limitó al binomio presidencial, y aplicaba solo para quienes estaban empadronados y contaban con DPI.

De acuerdo con el presupuesto del Tribunal Supremo Electoral (TSE), se destinaron Q25 millones para desarrollar las votaciones.

La convocatoria estuvo rodeada de pocas esperanzas de una participación fuerte, ya que los guatemaltecos debían recorrer largas distancia, la mayoría de los connacionales carece de documentos en Estados Unidos y la persistente amenaza de la administración de Donald Trump contra la migración.

Así las cosas, el domingo 16 de junio votaron 734 personas, es decir una participación de 1.15 por ciento del padrón de 63 mil 695.

El abstencionismo entonces fue de 98.85 por ciento.

La elección la ganó Thelma Cabrera, del Movimiento para la Liberación de los Pueblos, con 235 votos -33 por ciento de los votos-, seguida por Alejandro Giammattei, de Vamos, con 109 votos -15.6 por ciento- y Edmond Mulet, del Partido Humanista, con 84 votos -11.91 por ciento-.

Hubo 705 votos válidos, 27 nulos, dos en blanco y uno inválido. Se instalaron 109 mesas en los consulados u hoteles en puntos accesibles para los compatriotas.

Tomando como base aquellos Q25 millones de presupuesto, cada voto costó Q34 mil 59.94.

Si todos los empadronados lo hubieran hecho, cada voto habría costado Q392.49.

Según Julio Solórzano, presidente del TSE, el voto en el extranjero fue el mayor reto a cumplir, más allá de la pauta en medios y los controles de fiscalización a los partidos.

“Fue el reto más profundo, en el cual no teníamos ninguna experiencia, más que los grados de comparación con otros países”, dijo el magistrado en conferencia de prensa el 16 de junio, durante el proceso de conteo de votos.

A pesar de la “muy baja participación”, Solórzano consideró que fue acertada la forma en que se desarrolló el proceso.
“Siempre dijimos que debería evaluarse, no el monto de personas que sufragaron, sino que es un hecho fundamental que se modifica el sistema electoral en Guatemala, que alguien fuera del territorio pueda emitir el sufragio”.

“Los datos -de participación- no los que esperábamos, pero se logró la instalación de las juntas receptoras de votos, la apertura de las mesas, la emisión de sufragios. La cantidad es modesta”, reconoció, pero, agregó: “debemos evaluar este caso como un hecho de una modificación innovadora en el derecho electoral guatemalteco. Hace falta mucho por hacer, estrategias, circunstancias, que se irán mejorando”.

Contenido relacionado

> Entrega de víveres no funcionó para la diputada Alejandra Carrillo, que queda fuera del Congreso

> Atornillados: Estos son los alcaldes que no se moverían de la silla edil por un período más

> Cómo podría quedar conformado el nuevo Congreso