Los fantasmas que acechan la nueva elección de magistrado constitucional en la Usac

La universidad comenzó a recibir expedientes de candidatos a la CC al mismo tiempo que un juez liberó a dos exrectores acusados por corrupción.

Publicado el
Corte de Constitucionalidad
La Corte de Constitucionalidad que integrará el nuevo magistrado ya se encuentra en su segundo año de gestión. (Foto HemerotecaPL).

La Usac no solo es academia, es la única universidad pública del país que cuenta con el respaldo constitucional para presentar iniciativas de ley, sin contar su peso político por tener representaciones en oficinas de Estado.

Tras un cuestionado proceso de votación fue electo como rector Walter Mazariegos, decano de la Facultad de Humanidades, y a quien la oposición tacha como el predilecto de la alianza oficialista.

Mazariegos en todo momento ha rechazado esos señalamientos, él afirma que quienes califican su victoria de “fraude” tan solo buscan inclinar a su favor la opinión pública en un desesperado intento por llegar a la rectoría universitaria.

Independiente del futuro legal que tome la elección la Usac, al menos hoy, ya cumplió con esa responsabilidad, pero ahora enfocará sus esfuerzos en otro proceso de elección clave para el país: la Corte de Constitucionalidad (CC).

Tras un amparo promovido por Fundación Contra el Terrorismo la CC anuló la reelección de Gloria Porras, ordenando al Consejo Superior Universitario (CSU) de la Usac repetir la elección de su magistrado titular.

Ahora la calidad docente no es una opción, es un requisito obligatorio al igual que su votación se celebre de manera secreta; es decir a puerta cerrada, sin cámaras y sin la vigilancia de la sociedad civil como en otros años.

Expertos en fiscalización y elecciones de segundo grado prevén que la elección del magistrado titular será compleja, tendrá recursos legales que podrían complicar el trabajo del CSU.

Pero junto a eso existen actores políticos, académicos y judiciales que entran a jugar fuera de reflectores, pudiendo incidir quizás de manera negativa en el proceso de elección del nuevo magistrado constitucional.

Liberan a Paiz y Gálvez

El CSU lanzó su convocatoria de magistrado dos día después de su elección a rector, comenzó a recibir expedientes desde el 17 de mayo, mismo día que dos exrectores acusados por corrupción recuperaron su libertad.

Murphy Paiz era el rector de la Usac justó cuando se estaba por elegir a los magistrados de la CC, pero fue detenido por posible corrupción dentro del Caso Comisiones Paralelas 2020.

Murphy Paiz tuvo que renunciar a la rectoría de la Usac mientras guardaba prisión por el caso Comisiones Paralelas 2020. (Foto: Hemeroteca PL)

Su paso en prisión excedió más de los seis meses de ausencia que permiten los reglamentos universitarios, por eso su plaza fue declarada vacante y pese a su liberación no puede retornar a su antiguo puesto.

Junto a Paiz también fue detenido Estuardo Gálvez, exrector de la casa de estudios, también acusado por incidir en las Comisiones de Postulación que elaboraron los listados de candidatos a la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Estuardo Gálvez es señalado como uno de los operadores políticos de mayor peso en procesos de autoridades judiciales. Fotografía: Prensa Libre.

La liberación fue ordenada por el juez Edwin Ramírez, suplente del Juzgado de Mayor Riesgo “D” quien sustituye a la exjueza de alto impacto, Erika Aifan.

El argumento del juez para emitir su resolución se basó en “fundamentos humanitarios”, según fuentes cercanas al proceso ya que los medios de comunicación no tuvieron acceso a la audiencia, fue a puerta cerrada.

Tanto Paiz como Gálvez ya no ocupan un puesto administrativo dentro de la Usac, pero ambos son fuertes operadores políticos y no necesitan de un cargo para favorecer o perjudicar a algún candidato, según expertos.

“No solo incluimos a los exrectores, también hay estructuras de poder dentro de la universidad, entre estudiantes, profesores, trabajadores…esto se convierte en un reto para el CSU para que hagan un proceso legal, técnico y ético, que garantice una designación basada en méritos”, señaló Mynor Lorenzo de Guatemala Visible.

Para José Echeverría, analista del Movimiento Cívico Nacional (MCN), las presiones que puedan tratar de incidir en el proceso van a llegar, independientemente del lugar en el que se encentren los supuestos operadores.

“No quiero sonar pesimista pero la influencia de estos actores, si es que la tuvieran podrían ejercer influencia independientemente de en qué lugar se encuentren físicamente”, indicó.

Pero los exrectores no son los únicos fantasmas que podrían merodear en la elección, expertos estiman que los candidatos más fuertes, afines a la alianza oficial y que habían sido derrotados ante Porras, volverán a la contienda.

Segunda oportunidad

Entre los profesionales que buscaban ocupar una magistratura constitucional con el aval de la USAC en 2021 destacaban cuatro abogados, dos hombres y dos mujeres.

Gloria Porras abandonó Guatemala por temor a represalias judiciales. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Una de ellas era Gloria Porras, quien consiguió una tercera reelección para la CC pero que fue anulada por una resolución constitucional. La otra abogada que destacó en el proceso fue Delia Dávila, actual magistrada de la CSJ.

Omar Barrios director del Centro de Estudios de Derecho (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Los dos profesionales hombres que sonaron fuertemente en la contienda son Omar Barrios y Juan Carlos Godínez. El primero de ellos señalado de ser afín al presidente Alejandro Giammattei y de ser amigo de Murphy Paiz.

Por aparte, Godínez fue de los más atacados por grupos universitarios por señalarlo en un conflicto de intereses, ya que además de ser candidato ante el CSU también era miembro del consejo, lo que le permitía ser juez y parte.

Godínez dejó de ser integrante del CSU hasta hace unos días, pero mantiene una mención especial por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, ya que al igual que la reelecta Fiscal General, está incluido en la lista Engel, de actores pro corrupción.

Quitando a los candidatos destacados del proceso del 2021, Lorenzo teme que habrá muy poca participación de abogados, lo que no sería bueno para el proceso de elección.

“Lamentablemente podríamos ver una participación mínima por varios factores; se realiza pasado un año de la nueva CC y podría desmotivar,  también porque hay investigaciones por la votación pública y, quizás el principal, es que la elección la hará un CSU más que cuestionado por el convulsionado proceso de elección de rector”, señaló.

Pese a lo complejo y poco atractivo que pueda parecer tomar una Corte ya iniciada, Echeverría estima prudente que se invite a todos los profesionales con capacidades técnicas y éticas a participar.

“Yo creo que es probable ver a estos antiguos candidatos fuertes del proceso pasado, también es importante llamar a todos los profesionales capacitados a que participen, ya pasó un año de la magistratura pero si es importante que exista participación”, precisó.

Todos los candidatos a ocupar la magistratura titular de la CC tiene hasta el 3 de junio para presentar su papelería, posteriormente habrá procesos de evaluación y se espera que en una votación secreta el CSU elija al nuevo magistrado el 21 de junio.