Las incógnitas que despierta el voto nulo en las elecciones

Este 16 de junio el voto nulo contará porque tendrá validez, y de superar el 50 por ciento deberá repetirse la elección. Analistas consideran que esto es casi imposible que suceda en la elección presidencial, pero en el caso de los alcaldes municipales no lo descartan.

Partidos políticos se preparan para convencer a los electores. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Partidos políticos se preparan para convencer a los electores. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Debido a que los partidos políticos están proponiendo a los mismos líderes para las elecciones del 2019, el porcentaje de votos nulos podría aumentar en comparación con los anteriores procesos eleccionarios, pero es poco probable que alcance más del 50 por ciento para que las elecciones se repitan, tal como lo ordenan las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos (Lepp).

Sin embargo, analistas políticos consultados, no descartan que esta situación sí se pueda registrar en la elección de alcaldías municipales, especialmente en aquellas circunscripciones donde el número de empadronados es reducido, porque resulta más fácil que los vecinos asuman una postura en contra de los candidatos o de la forma en que se llevó a cabo el proceso electoral.

En los ocho procesos eleccionarios que se han llevado a cabo, a partir de 1985, a raíz de la apertura democrática, el voto nulo no ha sido constante en su ascenso y nunca ha superado el 9.08 que se registró en las elecciones de 1990, cuando pasaron a segunda vuelta Jorge Carpio Nicolle de la Unión del Centro Nacional (UCN) y Jorge Serrano Elías del partido Movimiento de Acción Solidaria (MAS).

Mientras que las elecciones que registraron el menor número de votos nulos fueron las del 2015 cuando pasaron a segunda vuelta Sandra Torres de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y Jimmy Morales del Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación). En esos escrutinios el voto nulo fue de 4.11 por ciento.

Lea más: Voto nulo vinculante estimula participación ciudadana

Es una opción

El analista independiente Adrián Zapata considera que en la actualidad hay suficientes argumentos para que se produzca un rompimiento con el statu quo a través de la emisión del voto nulo, que ahora sí tiene validez, pero que en estas elecciones “no tendrá una potencialidad suficiente” para que supere el 50 por ciento en el caso de la elección presidencial.

No obstante, opina Zapata, es una opción que se puede considerar para el futuro, donde las personas, a través de este voto, manifiesten su desacuerdo con la clase política que se presenta para dirigir el país. “Es comprensible el planteamiento, pero la opción de romper con el estatus quo, por ahora, no alcanzaría el número de votos”.

A criterio del analista, lo único que queda a los electores durante el actual proceso es exigir a los candidatos que expliquen con claridad sus proyectos programáticos.

Recomendamos leer: Estas (ocho, por ahora) personas que quieren ser alcaldes de la capital

Es un espacio de expresión

La directora del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala, (IPNUSAC) Geidi de Mata, considera que el hecho de que ahora el voto nulo cuente y que, incluso, en caso supere el 50 por ciento obligue a que se repitan las elecciones “es un espacio de expresión popular para mostrar su rechazo en contra de las organizaciones políticas”.

La académica de la Usac explica que la cantidad de votos podría aumentar como consecuencia del desgaste político que han sufrido la mayoría de los candidatos como consecuencia de sus acciones en el actual y los anteriores periodos en los que han figurado”. Hay mucho rechazo al quehacer político y la emisión de este voto es una forma de expresar su inconformidad, indica De Mata.

De Mata no duda en cuanto a que el porcentaje de este voto va a aumentar este 16 de junio, pero que no será lo suficientemente rotundo como para pensar en la repetición de la elección presidencial. “El porcentaje va a depender del nivel de campaña que efectúen los partidos a partir del 18 de marzo”, afirma.

En contexto: La codiciada primera casilla del listado nacional de los partidos y qué hacen los políticos para figurar en ella

Los caciques mandan

El politólogo Franco Martínez Montt, considera que a pesar del desgaste que vive la partidocracia local el voto nulo no va a trascender mucho debido a la manipulación que viven los guatemaltecos a través de la “desinformación que circula en las redes sociales y en la campaña anticipada que se encuentra en marcha”.

Martínez Montt considera que en donde menos se reflejará este tipo de expresión que contempla la Lepp es en el área rural, porque estas regiones son controladas por los grandes caciques de los partidos políticos, así como los candidatos locales a alcaldes municipales y también los diputados distritales. “En estos lugares existe campaña anticipada y el TSE no la controla”.

Por si no lo vio: Eggenberger ocultó denuncia por violencia intrafamiliar al partido Viva

 

Alcaldías podrían correr riesgo

Ricardo Barreno, coordinador del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (Incep), considera que hay muchas posibilidades de que este tipo de sufragio aumente, pero que este se mantendrá entre el 8 y el 12 por ciento, debido a que el 50 por ciento es un porcentaje muy alto, lo cual impide que esta clase de voto pueda cumplir dicho rol.

Sin embargo, Barreno, considera que en algunos municipios, donde la cantidad de empadronados es reducida, si podría suceder este fenómeno electoral. “Ahí cambia la realidad, porque la conflictividad electoral siempre empieza en espacios locales por el descontento con la oferta política y el desempeño de la administración electoral, lo cual se ha visto traducido en la quema de urnas”.

En cambio, ahora, ese descontento y malestar lo podrán manifestar a través del voto nulo, el cual es una alternativa legal. “Por eso es más viable este tipo de sufragio a nivel municipal”, explica Barreno.

Según el analista del Incep, el voto nulo también podría adquirir dimensiones grandes en los municipios donde el padrón electoral no supera los cinco mil votantes, porque en esos lugares si existe un clima general de descontento, es fácil viabilizar el voto nulo, porque es más fácil convencer, por ejemplo, a dos mil 501 empadronados que voten en nulo, que en circunscripciones donde el padrón sea de más de 50 mil, donde tendrían que convencerse a más de 25 mil.

No deje de leer: Expresidenciables abogan por un relevo generacional de los partidos

Procedimiento para repetir elección

  •  Esto es lo que dice el artículo 210 de la Lepp, respecto del voto nulo.

“Declarada la nulidad de una elección por el Tribunal Supremo Electoral se repetirá ésta, y para tal efecto se hará la convocatoria correspondiente dentro del plazo de quince días a contar de la declaratoria de nulidad, y la nueva elección se llevará a cabo dentro de los sesenta días siguientes”.

“Si la elección se repitiese como consecuencia del porcentaje de la suma de votos nulos, se hará la convocatoria a elecciones dentro del plazo de diez días a contar de la declaratoria de nulidad; la celebración de asambleas generales extraordinarias que correspondan finaliza sesenta días antes de la fecha en que se celebren las elecciones; los treinta días siguientes para inscripción de candidatos; y, las elecciones se efectuarán un domingo del mes de octubre del mismo año”.

Contenido relacionado

>¿La Presidencia es una obsesión?

> El partido que quedó fuera de la propaganda en medios

> Registro de Ciudadanos comienza indagaciones en torno a 28 diputados considerados no idóneos