BBC News Mundo

Encarcelan a los directores de una empresa china que castigó a sus empleados obligándolos a beber orina

Por BBC News Mundo

Los directores de una firma china han sido encarcelados por obligar al personal que no logró alcanzar los objetivos de ventas a beber orina, informan medios locales.

Videos publicados en las redes sociales muestran a unos trabajadores siendo azotados con un cinturón y bebiendo un líquido amarillo.

Los directores informaron a los empleados de que si no cumplían los objetivos de venta también les obligarían a comer cucarachas.

Tres encargados fueron encarcelados durante cinco y diez días tras el incidente, afirmó el domingo la policía del distrito de Honghuagang en un comunicado en la red social china Weibo recogido por el Daily Mail.

Otros castigos incluyeron ponerse de rodillas y afeitarse la cabeza, según el Beijing Youth Daily.

Quizás también te interese

Así son las nuevas gafas con reconocimiento facial que usa la policía en China para capturar sospechosos

La muerte del "hombre araña" chino Wu Yongning que cayó de un edificio de 62 pisos desata un debate sobre la responsabilidad de las plataformas de video

Por qué genera debate en China que muchos niños usen pantalones con un agujero en el trasero

La solución al misterio de la desaparición de la actriz china Fan Bingbing

Se cree que la compañía es una empresa de renovación de viviendas en la ciudad de Guizhou.

Un video publicado en Weibo muestra a un empleado de pie en medio de un círculo siendo azotado con un cinturón.

En otro video puede verse a empleados de la compañía bebiendo un líquido amarillo en vasos de plástico mientras se tapan la nariz.

Capturas de pantalla de lo que parecen ser mensajes de los gerentes amenazan al personal de que se les obligará a comer cucarachas si obtienen un mal resultado.

La empresa llevaba dos meses sin pagar el salario de los trabajadores y los empleados temían perder su salario si protestaban o renunciaban.

No es la primera vez que una empresa china utiliza esta tipo de prácticas inusuales para castigar, avergonzar o alentar al personal.

El mes pasado 30 empleados de un gimnasio se vieron obligados a desnudarse y desfilar por las calles por no cumplir con sus cuotas de ventas.

Otros casos que han salido recientemente a la luz incluyen el de los empleados que se abofeteaban entre sí en eventos de empresa como forma de motivación o el del personal que fue obligado a arrastrarse en una vía pública o besar papeleras de basura como castigo.