Opinión

IDEAS Libertarios (I)

¿Qué es eso de libertarios?

Por POR: JORGE JACOBS A.

Muchas personas nos han preguntado por qué le pusimos el nombre de “Libertarios” al programa que conducimos semanalmente en Guatevisión, Marta Yolanda Díaz-Durán y este servidor. El programa se transmite los miércoles a las 9 de la noche y se repite los domingos a la misma hora.

La respuesta simple es que nosotros mismos nos consideramos libertarios. La respuesta complicada y que trataré de contestar en este y un próximo artículo es qué significa ser libertario.

Los libertarios creemos que todas las personas tienen el derecho de vivir su vida de la forma que cada quien escoja, siempre y cuando respeten el mismo derecho de las demás personas.

Los libertarios defendemos el derecho de cada persona a la vida, la libertad y la propiedad, que son derechos que las personas poseen por naturaleza, antes que los gobiernos fueran creados, es decir, no le tenemos que agradecer a esas entidades nuestros derechos.

Desde el punto de vista libertario, todas las relaciones humanas deben de ser voluntarias; las únicas acciones que deben ser prohibidas por ley son las que involucran el uso de la fuerza en contra de aquellos que no han hecho uso de la misma, tales como asesinatos, violaciones, robos, secuestros y fraude.

Sin percatarse de ello, una buena parte de la humanidad cree y vive bajo un código de ética bastante similar. Los libertarios creemos que este código debe aplicarse consistentemente. Y en especial creemos que debe aplicarse a las acciones de los gobiernos, así como a las de los individuos.

Los gobiernos deberían existir para proteger los derechos, para protegernos a nosotros de quienes podrían utilizar la fuerza en nuestra contra.

Cuando los gobiernos utilizan la fuerza en contra de personas que no han violado los derechos de otros, los gobiernos se convierten en violadores de derechos.

De allí que los libertarios condenamos acciones tales como la censura, los controles de precios, la confiscación de la propiedad y la regulación de nuestras vidas, tanto en el ámbito personal como en el económico.

Para los libertarios, la principal interrogante política es la relación entre el individuo y el Estado. ¿Qué derechos tienen los individuos (si es que tienen)? ¿Qué forma de gobierno (si hay alguna) protegerá mejor esos derechos? ¿Qué poderes debería tener el gobierno? ¿Qué demandas pueden hacer los individuos contra otros individuos a través del mecanismo del gobierno?

En última instancia, sólo hay dos formas básicas de organizar una sociedad: coercitivamente, a través de órdenes del gobierno, o voluntariamente, a través de la infinidad de interacciones entre individuos y asociaciones privadas.

Al final, todo se reduce a una sencilla pregunta: ¿quién va a tomar la decisión sobre un asunto particular de su vida, usted o alguien más?

En una sociedad civil (en el sentido correcto del término), usted toma las decisiones sobre su vida. En una sociedad política, alguien más toma esas decisiones.

Y debido a que las personas, por naturaleza se oponen a que otros tomen las decisiones importantes por ellas, la sociedad política necesariamente se basa en la coerción.

Una de las preguntas básicas a responder, a este respecto, es: ¿hasta dónde es aceptable el poder coercitivo del Estado?

A continuación (y en el siguiente artículo) presento un resumen de los conceptos básicos en los que se basa el pensamiento libertario.

Individualismo: los libertarios vemos al individuo como la unidad básica del análisis social. Sólo los individuos pueden tomar decisiones y ser responsables por sus actos.

El pensamiento libertario hace énfasis en la dignidad de cada individuo, la cual comprende derechos y responsabilidades.

Derechos individuales: debido a que los individuos son agentes morales, tienen derecho a estar asegurados en su vida, libertad y propiedad.

Estos derechos no son conferidos por el gobierno o la sociedad, sino inherentes a la naturaleza humana.

Continuará.