La buena noticia

Son criminales con los emigrantes: Shame on you!

Los verdaderos criminales son ellos, no los emigrantes. “Infestan” de xenofobia el mundo. Ellos promueven e implantan “demenciales” políticas migratorias de “cero tolerancia” que matan y excluyen, olvidando que un día sus abuelos cruzaron el Atlántico y llegaron en condiciones de miseria, “con una mano adelante y la otra atrás”. Además, arribaron masacrando a los pueblos originarios para apropiarse de sus tierras y recursos. Ahora, los pocos que quedan los tienen arrinconados en reservas alentando su exterminio, mientras a los emigrantes los persiguen y asesinan.

Son ellos los que explotan y victimizan a los pobres, expulsados de su propia tierra, donde también se topan con una élite racista que los arrincona a vivir en condiciones infrahumanas, por las políticas socioeconómicas que impulsan y la banda criminal de políticos corruptos y ladrones que gobiernan.

Si los gringos y su administración destacan por su racismo y por una política migratoria “draconiana y cruel”, el gobierno guatemalteco es tibio e incapaz para salir en defensa de sus ciudadanos, inútil y sin rumbo para impulsar el desarrollo integral que todos anhelamos.

El trato dado a los emigrantes de parte de los Estados Unidos nunca ha sido digno, más ahora cuando las políticas que implementan son discriminatorias, promueven el odio racial y la criminalización al estilo nazi. La misma vergüenza del pueblo y gobierno alemán de aquel momento se cierne sobre el gobierno estadounidense y el pueblo que lo respalda. La misma vergüenza también para su representante diplomático en el país, de origen guatemalteco. Shame on you!

Ni siquiera ante la niñez indefensa y frágil se conmueven emulando a Herodes, arrancándolos violentamente de sus padres para enviarlos a centros de detención o jaulas, como si fueran animales o peor todavía, como si fueran mafias criminales. Es un proceder inhumano, cruel y salvaje, pues son medidas que resultan “moral, ética y espiritualmente reprensibles”.

Tampoco la administración de Jimmy Morales ha estado a la altura. Su respuesta ha sido tardía, pusilánime, por no decir cobarde y rastrera en la defensa de los migrantes. Para sacarles dinero en campañas electoreras plagadas de mentiras y engaños si los utilizan, pero una vez llegados al poder se vuelven sus más cínicos verdugos.

Si las familias emigran es porque aquí no encuentran oportunidades de vida. Este gobierno y los anteriores no han tomado acciones eficientes para afrontar las causas del crimen que ha invadido todo el país, de la corrupción e impunidad que no nos deja progresar, y de la pobreza que genera desigualdad. Además, el sector privado no ha sido capaz de promover fuentes de trabajo, no obstante que muchos de ellos desarrollan sus negocios a la sombra del Estado. Contamos con un gobierno empecinado en frenar la lucha contra la transparencia y legalidad, y un empresariado ocupado en la acumulación de riqueza.

La población crítica e informada vio con indignación la visita del vicepresidente de los Estados Unidos que vino a dar órdenes, como si fueran dueños del planeta y amos de los pueblos, para que se impida que las familias más pobres de nuestro país emprendan viaje a esa nación, escapando de la violencia y la pobreza.

Ante esta política cruel e inhumana contra los emigrantes, por lo que hace el gobierno estadounidense y por lo que deja de hacer el gobierno guatemalteco, alentamos la participación plena y sin miedo de todo guatemalteco, aquí y allá, en acciones efectivas, que resistan pacíficamente estas políticas injustas y criminales. ¡Nunca jamás permanecer en silencio! ¡Jamás ser cómplices de la muerte y la deshumanización de los emigrantes!

pvictorr@hotmail.com