El caso peruano: una lección

Opinión

Cuatro preguntas contestó el pueblo peruano, la primera: ¿Aprueba la reforma constitucional sobre la conformación y funciones de la Junta Nacional de Justicia (antes Consejo Nacional de la Magistratura)?; la segunda: ¿Aprueba la reforma constitucional que regula el financiamiento de las organizaciones políticas?; la tercera: ¿Aprueba la reforma constitucional que prohíbe la reelección inmediata de parlamentarios de la República? y, por último: ¿Aprueba la reforma constitucional que establece la bicameralidad en el Congreso de la República?

La única salida con fruto

Opinión

Si uno se detiene a considerar los antecedentes que paso a paso han desembocado en la actual crisis político- institucional, opino que el punto de inflexión fue el abandono del proceso de reforma constitucional. Dicho proceso había concentrado la atención y esfuerzos de los órganos del Estado, de la Cicig y de los principales actores de la vida nacional. Como era inevitable, la propuesta de reforma mereció las opiniones favorables de algunos, como también lo contrario. Esto es lo normal. Más bien hubiese sido insólito que mereciera una aprobación o un rechazo unánime.

Persecución sin propuesta

Opinión

Cómo nos suele suceder a los periodistas que hemos escrito por décadas, es imposible no repetir la misma posición sobre determinados temas cuyo abordaje sobrepasa las coyunturas y se vuelve agenda permanente pendiente.

Necesario orden en las peticiones

Opinión

Una vez el alud ha arrasado con una aldea, no tiene lógica centrar la discusión en quién empujó el primer bodoque de nieve en la cima de la montaña. Se debe centrar la tarea en las acciones necesarias para eliminar las condiciones previas a una nueva avalancha. La comparación con los sucesos de las últimas tres semanas resulta válida porque ahora se debe pensar en cómo eliminar las posibilidades de repetir lo ocurrido. Es indispensable entonces pensar en el listado de acciones, su importancia, el orden para solucionarlas y los cambios insoslayables. En este momento, cada día se materializan en el campo político sugerencias de todo tipo, desde las válidas y serenas, hasta las imposibles o inconvenientes de realizar, por la carencia de sustento.

Primero en tiempo, primero en derecho

Opinión

El ilustre guatemalteco Dr. Manuel Ayau Cordón pasó buena parte de su vida buscando y promoviendo soluciones a los grandes problemas del país. Preocupado por cómo mejorar el nivel de vida de los guatemaltecos, durante mucho tiempo privilegió temas relacionados a políticas económicas. En las últimas décadas de su vida, se dio cuenta que el comportamiento de la economía y por ello, las oportunidades para el progreso, estaban determinadas por las reglas del juego y volcó con mayor ahínco su atención al Derecho. Fue así como a partir del año 2001 convocó a un equipo de expertos y amigos, para trabajar en un proyecto de reformas a la Constitución que se convertiría en Pro Reforma. El empuje inicial de trabajo se dio del 2001 al 2005, seguido por otros dos años de reflexión, crítica, discusión y afinamiento y luego se pasó a un proceso de “socialización”; cientos de visitas al interior del país, reuniones con agrupaciones, asociaciones civiles y expertos, presentaciones a los jefes de bloque del Congreso y a los partidos políticos, con la intención de lograr consenso.

Fallidos 14 planes de cambios a la Constitución

Guatemala

En 24 años el Congreso ha rechazado 14 propuestas para reformar la Constitución Política de la República. En la actualidad, la iniciativa para reformar lo relativo al sector Justicia, elaborada por la Mesa Técnica del Diálogo Nacional se encuentra varada  desde mayo, por desacuerdos y bloqueo de varias bancadas, incluyendo la oficialista.