¿Qué pasaría si un día despertara ciego y sordo?

Revista D

Guido Fernández no se trató a tiempo una infección de oído, lo cual le causó una meningitis. El cuadro clínico se agravó y entró en coma por 21 días. Al despertar, su mundo se había vuelto oscuro y silencioso. Aferrado a unas pocas esperanzas, logró recuperar parcialmente sus sentidos.