Cafés y restaurantes del Centro Histórico que quizá aún no conozca

Si está en busca de ofertas gastronómicas que hagan que su paladar salga de la rutina, esta guía infalible lo hará alcanzar su objetivo.

Los platos ofrecidos en el Centro Histórico son tan variados y únicos como sus transeúntes. En Gastro Monkey puede probar una mezcla de papas, pollo empanizado, pico de gallo, abundante aguacate, piña y quesos. 
(Foto Prensa Libre: Juan Diego González)
Los platos ofrecidos en el Centro Histórico son tan variados y únicos como sus transeúntes. En Gastro Monkey puede probar una mezcla de papas, pollo empanizado, pico de gallo, abundante aguacate, piña y quesos. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

El Centro Histórico es reconocido por su variedad de comercios y la posibilidad de entretenimiento y exploración de la cultura que ofrece. Cualquiera que viva, trabaje o visite constantemente sus calles desarrolla una especie de radar para encontrar tiendas, almacenes, librerías singulares o quizá más bien se vuelve un aventurero que pasa de calle en calle y de avenida en avenida abierto a la posibilidad de descubrir. Por supuesto, la oferta gastronómica no se queda atrás y aunque hay locales de cadenas grandes e internacionales, también hay algunos sitios que únicamente se encuentran en zona 1 y que además, están listos para ofrecerle una experiencia inigualable. Conozca algunas de ellas.

1. Oka Sopón

El proyecto surgió gracias a dos socios que pasan la mayor parte del tiempo trabajando en zona 1 y que identificaron que las buenas sopas no son tan fáciles de encontrar. En su menú puede encontrar tres sopas completamente distintas entre sí basadas en recetas de diferentes países de Asia. Están disponibles en tamaño mediano (Q35) y grande (Q45) que es casi un litro de líquido más los ingredientes.

La Tan Tan Ramen consiste en un caldo de vegetales, miso, leche descremada, huevo, zanahoria, fideo de huevo, germen de soya, elotitos, sésamo, bock choy y germen de soya. Miso Ramen es una combinación de caldo de vegetales con miso, hongos shitake, bock choy, edamame, fideo de huevo (que puede cambiar por fideo de arroz), zanahoria, germen de soya y sésamo. A pesar de estar llenos de sabor, ambos platillos son una opción light. Los ingredientes de la Tom Yum son té de limón, tomate cherrry, champiñón, albahaca, cilantro, zucchini, chile chocolate, leche de coco y caldo de vegetales. Se sirve con arroz, manía y picante. Si le gustan los sabores fuertes y el picante, este es el plato ideal para usted.

Para variar un poco los sabores o si tiene algún antojo particular, puede agregar ingredientes como hongos shitake, huevo o fideos a cualquiera de las sopas por un costo adicional.

Sino es tan fan de los sabores avinagrados o los caldos puede elegir el Oka Bowl, que tiene una base de arroz, zanahoria y peino. Acompañado de aguacate, repollo morado, tofu marinado, edamames, elotitos, ajonjolí, alga y aderezo a su elección.

Las bebidas naturales varían según la temporada. También tienen disponibles cervezas artesanales hechas en Guatemala, té y más.

El lugar se encuentra ubicado dentro del comedor Cuscún, en la 6ta avenida 15-22 zona 1. Abre sus puertas de martes a jueves de 12 a 16 horas, viernes y sábado de 12 a 20 horas y domingo de 12 a 17 horas.

Además de confirmar la idea de que las sopas brindan bienestar y la sensación de consentirse, Oka Sopón es un claro ejemplo de que la comida saludable no tiene por qué carecer de sabores increíbles. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

2. Cielo Coffee Shop

Cualquier amante del café tiene claro que aunque hay cientos de opciones, encontrar uno que tenga las características de aroma, cuerpo, acidez y sabor que un paladar exigente espera no es nada fácil, y en Cielo Coffee Shop también lo saben. Ofrecen café de máquina y distintos métodos como V60 y Chemex, calientes y fríos. Espresso, macchiato, cortado, latté, chapuchino, café dos leches y coffee tonic, una bebida con agua carbonatada, quinina, tónica y un espresso sobre hielo, son algunas de las opciones que puede elegir para empezar bien la mañana o hacer una pausa en la tarde o la noche. El rango de precios varía entre Q15 y Q28, dependiendo del café y el tamaño que desee.

Y qué mejor forma que acompañar un buen café con desayunos o postres. Chilaquiles (Q32), panqueques (Q24), empanada de pollo (Q16), egg sandwich (Q28) y la estrella de la casa, el pan del cielo (Q28) que es un pan chapata con queso cottage, huevo semiduro, aguacate, chile pimiento, limón y aceite de oliva, son algunas de las opciones que esta tienda ofrece para iniciar el día con energía. Enrollados de canela, pan de banano y galletas de avena también forman parte del menú. Si los visita en horario de almuerzo podrá elegir entre pasta, panes, tacos y hamburguesas.

Además, el sitio cuenta con un mercado de productos artesanales locales en los que puede encontrar dulces típicos, jaleas orgánicas sin azúcar, granola, miel y por supuesto, café.

Puede visitar Cielo Coffee Shop en la 6 av. A 10-13 zona 1 Edificio Centro Vivo Local 10, de lunes a sábado de 7 a 19 horas y domingo de 9 a 14 horas.

 (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)
En Cielo Coffeeshop encontrará una amplia variedad de cafés fríos y calientes. Prepárese para disfrutar de su aroma y sabor desde el primer sorbo. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

3. CIAO Ristorante Italiano

Este lugar abrió sus puertas 2009 y su concepto es el de una trattoria, un lugar que se desarrolla detrás del estandarte de la comida casera y un ambiente relajado y familiar.

La palabra “amplio” se queda corta para describir al menú de este restaurante. Con siete opciones de entradas en las que destacan uno de los más vendidos, el carpaccio, las tradicionales bruschettas y un antipasto vegetariano italiano, puede empezar una aventura en su paladar. Si como plato principal escogerá una pasta podrá elegir entre spaghetti, linguine, tagliatelle, penne o pastas libres de gluten, todas importadas. El siguiente pasó será escoger entre ocho salsas tradicionales como al pesto o alla bolognesa, o cinco más experimentales como la carcoffi e pomodoro (alcachofas y salsa de tomate) o pollo alla panna (pollo, puerro y crema). El rango de precios está entre los Q60 y Q90.

Sabores de mar, carnes, pollo, ravioles de carne o de ricotta y espinaca, paninis italianos como el bistecca e mozarella (rodajas de lomito a la parilla, queso mozarella, tomate manzano y arúgula o lechuga romana y postres como pastel tiramisú o panna cotta, también forman parte de la lista de deliciosas opciones. Entre la sección de bebidas encontrará aguas gaseosas, sangría, té frío, cervezas, whisky, ron, vodka, té, café y más.

Sus recetas se apegan a las tradicionales de Italia y se llevan a cabo bajo el concepto de slow food, por lo que el tiempo mínimo de espera es de 20 minutos. Eso sí, tenga por seguro que la espera valdrá la pena.

CIAO Ristorante Italiano se ubica en la 11 calle 6-83, zona 1 y abre sus puertas de martes a sábado de 12 a 17 horas.

 (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)
El restaurante Ciao se caracteriza por su auténtica cocina tradicional italiana y la calidad de sus productos. Ravioles de ricota y espinaca, con salsa a base de queso gorgonzola, nueces y queso parmesano es uno de sus irresistibles platillos.(Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

4. Gastro Monkey

En este lugar el 90% de los ingredientes son de la casa y el resto provienen de emprendedores locales porque su objetivo desde el inicio fue ofrecer comida tan tradicional como las hamburguesas, pero darles un giro eligiendo cuidadosamente los ingredientes, mezcládolos con otros innovadores e innovando en sus formas de preparación para diferenciarse de otros lugares. ¡Y vaya si lo lograron!

Por ejemplo, la Monkey burguer tiene un pan artesanal, torta de carne, queso crema con cerveza oscura, pepinillos preparados, tocino, queso blanco, mermelada de chiles pimientos, berry y fresas. Está de más decir que se trata de toda una explosión de sabor. La Pork burguer tiene cerdo desmechado, barbacoa, ensalada de repollo, piña y queso blanco. Todo dentro de un pan artesanal. Y para los vegetarianos, la veggie burguer  los espera con champiñones, mezcla de chiles pimientos y morrones, espinaca, aguacate y queso blanco dentro de un pan artesanal. Hay otras tres hamburguesas en el menú y todas son acompañadas con papas fritas. El rango de costos está entre Q40 y Q65.

También tienen paninis que se caracterizan por ser hechos de waffles en lugar de pan y tiene cuatro opciones para elegir. El panini Los pollos (Q59) lo espera con 1/2 libra de pollo empanizado, espinaca, aguacate preparado y queso blanco para acabar con su hambre.

En el menú también hay opciones para compartir -ideales para los amantes del queso- como jalapeños rellenos de queso, deditos de queso, pedacitos de pechuga de pollo empanizadas y pelotitas de macarrones con queso empanizados. Las opciones de snacks sin pan para los que quieren comer un poco más ligero también resaltan, postres que varían según la temporada, bebidas naturales, gaseosas y una amplia variedad de cervezas artesanales locales e internacionales forman parte del menú. Antigua, Güin,  Xamán y Sapiens son algunas de las opciones.

Gastro Monkey se ubica en la 8va avenida 9-22 zona 1. Sus horarios de atención son de lunes a sábado de 11 a 19 horas.

Una visita a Gastro Monkey le garantiza un corazón contento después de acabar con su hambre gracias una oferta de platos tradicionales preparados con un as bajo la manga que le dará un toque de originalidad. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

5. Café de Tasso

“Siempre he creído que el invitado en casa merece lo mejor de lo mejor”, menciona Patricia al pedirle una descripción del restaurante de cocina de autor que dirige desde 2002 y que lleva el nombre de uno de los promotores culturales más importantes en Guatemala, Tasso Hadjidodou.

El lugar se encuentra en el interior de la Librería Piedrasanta, así que guiado por el llamativo olor de los platillos debe recorrer góndolas de libros para llegar a él. El proceso de desconectarse del bullicio de zona 1 y la rutina continúa acompañado de música de ambiente y el sonido del agua que corre en una fuente ubicada en la parte de atrás.

En Café de Tasso se toman muy en serio la idea de que comer no es solo satisfacer una necesidad sino nutrirse y disfrutar del placer que brinda el sentido del gusto. Su menú es amplio y variado, y puede ajustarse a los gustos de cada cliente.

Un almuerzo completo es un verdadero ritual en este lugar. Inicia con la sopa – crema de la casa, un pan suave por dentro pero crujiente por fuera, queso fresco con albahaca y aceite de oliva y si le gusta el picante, un chile a base de chilitepe en hierbas y aceites. Continúa con una ensalada de vegetales al dente sobre una fruta y vinagreta de la casa que da paso al plato principal acompañado con una bebida y que puede ser cangrejo o pescado, chuleta o costilla horneada, pollo horneado o ahumado, carne horneada u otras variantes de preparación. Para los vegetarianos también hay un plato con papa, berenjena, zanahoria, espinaca y otros ingredientes frescos. El almuerzo finaliza con café de tueste de grano claro originario de Huehuetenango o un té de jengibre. Todo por Q60.

En Café de Tasso lo atienden de lunes a viernes de 10 a 16 horas. Está ubicado en la 11 calle 6-50 zona 1.

Platos sanos, elaborados con especial dedicación y preparados en poco tiempo para disfrutar en un ambiente relajado son las promesas que cumple a cabalidad la chef del Café de Tasso. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)

6. Clandestino, coffee – bar

Este lugar inició con la meta de ser un oasis para olvidarse del estrés luego del horario de oficina y una ola de frescura diferente entre la oferta de la mayoría de bares del Centro Histórico en los desde hace unos años no se escuchan más que ritmos latinos. En Clandestino se escucha rock de los 60 hasta inicios de los 2000 en un ambiente relajado, con una decoración con elementos de metal y madera, y recuerdos del puño y letra de sus clientes habituales.

Venden cervezas industriales bastante conocidas y otras artesanales como la Güin, Brooklyn y Abita, además de otras bebidas.

Y aunque también lo hacen de noche, durante el día se dedican a consentir a los clientes que más bien buscan algo de comer –o el elemento ideal para hacer un buen maridaje que ellos mismos pueden recomendar-. Los paninis son las estrellas gastronómicas de la casa. Por ejemplo, el pulled beef bbq (Q35) es un pan relleno de carne de res desmechada bañada en salsa barbacoa, pepinillos y cebolla sobre una cama de guacamol y queso mozzarella derretido. Por su lado el panini tipo pizza (Q28) lleva salami y peperoni a la plancha, queso mozzarella derretido y salsa marinara en pan de especias y queso parmesano. Estas opciones y los otros tres platos fuertes del menú pueden pedirse en combo, con snack y bebida.

Además, cada mes agregan un pan distinto a la carta y para ampliar sus opciones usted puede mezclar los aderezos tradicionales de la casa (chipotle, chimichurri, alioli, pesto, barbacoa, chirmol y más) y darle un nuevo sabor a cada opción del menú en el que también hay postres de temporada, té, smoothies y sodas, y de 18 a 22 horas, mozzarella sticks, papas y camote frito y alitas en barbacoa o salsa búfalo.

Visítelos en la 7av y 11 calle esquina, zona 1, de lunes a viernes de 10 a 24 horas y sábado de 16 a 24 horas.

Clandestino coffee – bar demuestra que las bebidas hechas a base de cebada y otros ingredientes no pelean con el buen comer, y que ellos tienen la combinación ganadora para disfrutar hasta altas horas de la noche. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

Contenido relacionado:

> Series de Netflix dedicadas a los amantes de la cocina

> Hágala usted: prepare y disfrute una buena pizza hecha en casa

> Chía: una semilla pequeña con grandes beneficios para el cuerpo

0