Cómo evitar el abandono de perros y gatos

Cada tercer sábado de agosto se conmemora el Día Internacional del Animal sin Hogar, con el fin de evitar el abandono de perros y gatos que viven en las calles, promoviendo una tenencia responsable de mascotas, que enfatiza en la castración de estas.

Publicado el
Perros y gatos que son abandonados en la calle pasan por innumerables sufrimientos, por lo que hay que promover una tenencia responsable de mascotas. (Foto Prensa Libre, Shutterstock)
Perros y gatos que son abandonados en la calle pasan por innumerables sufrimientos, por lo que hay que promover una tenencia responsable de mascotas. (Foto Prensa Libre, Shutterstock)

Se calcula que de cada 10 perros y gatos que nacen en el mundo, solo dos encontrarán un hogar, pero hay que aclarar que eso tampoco garantiza que estas últimas mascotas no sean maltratadas o abandonadas posteriormente por sus dueños y terminen engrosando la interminable cifra de animales de compañía que viven en las calles.

En el caso de perros, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), del 2020, 70% de los canes que viven en el planeta —unos 500 millones— han sido abandonados a su suerte. Una población de perros no debería superar el 10% de la población de un país, es decir, por cada 10 personas debería haber un can, añade la OMS.

En Guatemala no hay censo sobre la población de perros y gatos, pero hay estudios en proceso, no publicados, que aseveran que la relación perro-humano varía por región en el país y que puede ser de siete, cinco o tres perros por un humano, explican la médica veterinaria Jackeline Noriega; la técnica zootecnista Andrea Calderón y el comunicador Diego Gómez, de la Unidad de Bienestar Animal del Maga.

La tenencia de un perro o gato se prolonga de 10 a 15 años, responsabilidad que no todos los dueños de mascotas están dispuestos a asumir, por lo que terminan abandonándolos. En las calles, estos animales pasan hambre, sed y frío, sufren de enfermedades intratables, atropellamientos, envenenamientos, reproducción incontrolable, daños psicológicos y maltrato, entre otros vejámenes.

Los expertos de la UBA indican que las causas de abandono son pérdida de compromiso por parte de los propietarios —adquisición de la mascota por impulso emocional o como obsequio—; limitaciones económicas —no considerar que los animales son seres sintientes con derecho a que se cubran sus necesidades básicas—; camadas indeseadas —no esterilizar a los animales y muchas de las crías no consiguen hogar seguro—, y falta de información sobre la mascota —ignorar sobre las necesidades y cuidados básicos, según la especie y raza—.

Para Rosario Barrios, entrenadora de perros y gatos de Cool Dog, la principal razón de abandono se debe a la falta de conocimiento del dueño sobre el manejo de conductas de perros; por ejemplo, cuando no aprenden a hacer sus necesidades en un lugar específico, enseñanza que requiere de tiempo y paciencia de parte del cuidador.

“El abandono de perros no solo es dejarlo a su suerte en la calle, sino también olvidarse de ellos en la terraza, porque no se corrigieron conductas en razas con genética complicada —como pitbull, husky o french poodle—, porque comen de más, crecieron más de lo esperado o el dueño se quedó sin trabajo”, añade. “Las personas no quieren invertir en entrenamiento y prefieren abandonarlos”, dice Barrios, quien también atribuye la gran cantidad de animales callejeros al escape de estos de casa, por descuido o accidente.

Debido a la creciente tenencia irresponsable de animales, los refugios, santuarios, albergues y hogares temporales son una forma de mitigación a esta problemática, pero no se considera una solución, señalan expertos de la UBA, la cual apoya con insumos para uso en animales a estas instituciones con fines de protección y bienestar animal.

Los animales callejeros son una problemática social a causa de ataques entre ellos por territorialidad; contaminación ambiental, debido a sus excretas en la vía pública; impacto en salud pública, por enfermedades zoonóticas como la rabia, y ataques a personas, dicen expertos de UBA. “Todo propietario debe considerar cuáles pueden ser los impactos de su mascota en la sociedad y adquirir el compromiso de mitigarlos”, agregan.

“Como sociedad civil podemos apoyar haciendo voluntariados para atender animales, apadrinar, a fin de apoyar sus necesidades básicas, promover la adopción responsable y apoyar las campañas educativas antiabandono”, añaden.

Según la Ley de Bienestar Animal, el Ministerio de Educación debe incluir programas enfocados al bienestar animal en el pénsum de estudios de los diversos niveles educativos.

Una adopción responsable debe garantizar las condiciones de vida de cada animal, por lo que el futuro cuidador debe analizar si tiene la capacidad de brindarlas antes de adoptarlo. Al adoptar una mascota, se contribuye a disminuir la sobrepoblación de animales en la calle y proporcionarles una nueva oportunidad de vida, refieren.

Si todos somos responsables con nuestras mascotas, algún día Guatemala podría alcanzar el logro de Holanda, donde desde el 2016 dejaron de registrarse perros callejeros, pues se organizan jornadas masivas de esterilización gratuitas, se dan incentivos por la adopción, se fomenta a gran escala la educación sobre bienestar animal y los castigos a infractores son severos.

Sanción legal

Según lo establecido en la Ley de Protección y Bienestar Animal, decreto 5-2017 del Congreso de la República de Guatemala, figura como infracción muy grave abandonar o dejar a su suerte a cualquier especie animal, en cualquier estado físico, de salud y de edad, por lo que este delito se sanciona con ocho salarios mínimos mensuales.

Lea también: Holanda es el primer país sin perros callejeros

Conmemoración

En 1992, la Sociedad Internacional de los Derechos de los Animales (Isar, en inglés) estableció la celebración del Día Internacional del Animal sin Hogar, cuyo principal objetivo es brindar una solución a la sobrepoblación de animales de compañía que viven en la calle en todo el mundo, mediante la promoción de la castración de mascotas, a fin de evitar la eutanasia y otras formas de sufrimiento a animales no deseados, indica Isar en su sitio web