Cómo promover la creatividad y formar adultos que resuelvan

Los padres pueden fomentar la creatividad en casa. Los expertos nos dan algunas pautas para lograrlo y explican cómo influye en el futuro de los hijos.

Sea el facilitador para dar a sus hijos espacios y elementos que les ayuden a crear.  (Foto Prensa Libre: Kelly Sikkema/Unsplash).
Sea el facilitador para dar a sus hijos espacios y elementos que les ayuden a crear. (Foto Prensa Libre: Kelly Sikkema/Unsplash).

Los expertos aseguran que cultivar la creatividad en los niños es asegurar un adulto que creará y presentará soluciones en el futuro.

Luisa Vidal de Dietz, psicóloga clínica y consejera familiar del preescolar Creativity explica que uno de los espacios más importantes para fomentarla es el juego libre y la lectura.

En casa es importante motivar estos espacios donde los niños tengan la libertad de crear sus propios juguetes con cosas que tengan a su alcance. Por ejemplo, transformar espacios, como construir una casa con sábanas o entretenerse con elementos que encuentren.

Vidal explica que países como Alemania y Finlandia trabajan en sus centros escolares esta dinámica de juego libre porque reconocen que esto les transforma en sociedades más creativas.

Además plantea que la lectura también estimula su imaginación y es parte integral de esta finalidad.  El ideal es reducir el tiempo que los menores pasan frente a las pantallas e implementar actividades lúdicas.

Hasta los pequeños elementos en casa podrían convertirse en un reto apasionante para los niños. (Foto Prensa Libre: Andre Guerra /Unsplash)

“Algún programa educativo podría dejar algo positivo en nuestros hijos, pero no lo reconoceremos con certeza, mientras si ese tiempo se invierte en jugar plastilina, en una hora veremos cómo se desarrolla su capacidad y las creaciones que logrará”, recomienda Vidal.

Así que mantenga en casa hojas en blanco, trozos de madera, tapitas de agua, cajas y otros elementos que puedan utilizar en sus creaciones.

Vidal agrega que en las instituciones educativas la maestra es la encargada de fomentar los episodios creativos.   Algunas actividades guiadas son de beneficio, pero los niños demostrarán su talento con las actividades en que se sienten libres e independientes y comienzan desde cero.  En ocasiones pueden ser cuestiones abstractas solo con colores y otras estructuradas.

Más allá en el salón de clases

Existen diferentes metodologías en el salón de clases.  Por ejemplo, el método Montessori, en el que los niños tienen libertad para aprender y desarrollarse por sí solos a través de diferentes dinámicas y juegos.

Además está el método Waldorf que durante la infancia es empírico, imitativo y basado en los sentidos y poco a poco avanza con el crecimiento de los niños a descubrir nuevas habilidades.  En los últimos años también algunas instituciones aplican el STEAM.

Amaria Hernández, con maestría en comunicación educativa y licenciada en educación, participante recientemente como expositora en el Programa Cumbre de Educación 2020 organizado por Editorial Piedra Santa, comenta la importancia de que las formas de educar lleven a innovar y resolver problemas.

Una de los enfoques que se utilizan para ello es STEAM, que significa involucrar en las metodologías de la educación estos aspectos: ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas.  Este es un acrónimo de estas palabras en inglés y nació en Estados Unidos.

“En ocasiones tenemos el paradigma que se requiere de programas tecnológicos y licencias para implementarlo, pero no se trata de eso sino de utilizar todo lo que está a nuestro alcance e incluso orientar a los niños a crear su propia tecnología al ser ingeniosos”, agrega Hernández.

La profesional también explica que consiste en llevar a los niños desde los primeros años a encontrar elementos y explorar.  Incluso las matemáticas podrían no necesitar únicamente de papel y lápiz e irlas descubriendo alrededor en cómo se ha aplicado en las formas geométricas de las mismas flores en la naturaleza, o en construcciones impresionantes de arte como el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

La creatividad la encontramos en todo momento.  Hernández hace referencia a las diferentes innovaciones que podrían considerarse STEAM y se han creado a causa de la pandemia, desde un hombre que transformó su motocicleta para tener agua y cómo lavarse la manos con un tubo de PVC, hasta una mujer que vende sus productos en una pequeña cápsula plástica formada con botes con peso, tubos de pvc y un forro plástico para protegerse.

El método STEAM busca que niños y jóvenes se convierten en creativos a base de una metodología de preguntas e innovación. (Foto Prensa Libre: Andrew “Donovan” Valdivia/ Unsplash.)

“Estos son ejemplos vivos de STEAM, que fue creado par encontrar soluciones y respuestas a diferentes necesidades y es eso lo que necesitamos en Guatemala, más mentes científicas, maestros innovadores y que no se mate la creatividad de los niños, su curiosidad y amor por las matemáticas”, comenta la profesional.

También habla de otro ejemplo, que es un invento en África del Sur que transforma la vida de las familias, quienes ya no tienen que pasar tantas molestias en transportar agua y con ello la comunidad ha logrado mejorar su calidad de vida.  “Esto es STEAM preparar a los niños para crear soluciones, dejar el mundo mejor de lo que encontramos”, explica Hernández.

Por ahora, ella lo ha implementado en un laboratorio de ciencias para niños en el colegio donde labora, pero este se fue transformado a un laboratorio STEAM.

Existe un proceso que lleva a los niños a explorar: hacer preguntas, imaginar, planificar, crear y mejorar algo partiendo de un problema.  Además si algo no sale bien se intenta nuevamente y si no funciona se regresa a la parte de preguntas para encontrar nuevas soluciones.

El sistema busca que se aprenda perseverar y a no temer de los errores, agrega.  También aclara que no se trata de manualidades o de seguir un proyecto que se encuentra en Internet sino de ir más allá y explorar soluciones diferentes y propias.

“Una forma de poner en práctica STEAM es no comprar las cosas hechas sino modelarlas nosotros”, no debemos tener miedo y como educadores debemos hacer STEAM en nuestra vida diaria”, concluye.