Juegos de mesa para practicar durante las vacaciones

El período vacacional puede ser una buena oportunidad para realizar diferentes actividades entre amigos o entre familia. Además de los viajes, cursos, campamentos y otras opciones, siembre habrá momentos oportunos para aprovechar y practicar juegos de mesa que además de sano entretenimiento, también brindan otros beneficios.

Los juegos de mesa constituyen una oportunidad de fortalecer la convivencia familiar. (Foto Prensa Libre: freepik.es).
Los juegos de mesa constituyen una oportunidad de fortalecer la convivencia familiar. (Foto Prensa Libre: freepik.es).

El juego es una necesidad del ser humano, en él se aprenden a resolver situaciones con esfuerzo y cumpliendo reglas, además, siempre se espera que haya un ganador y un perdedor.

 

Jugar es una actividad llena de sentido. En cuanto al aspecto biológico, se dice que el juego cumple una finalidad en el ser humano.

  • Permite vivir experiencias diferentes.
  • Descarga el exceso de energía.
  • Se activa el impulso congénito de imitación.
  • Provee satisfacción y relajamiento.
  • Ejercita actividades que se requerirán en el futuro.
  • Desarrolla el dominio de sí mismo.
  • Satisface la necesidad de efectuar algo y lograrlo.
  • Se ejercita el deseo de dominar y competir con otros.

Existen diversos juegos, algunos requieren mucho esfuerzo físico y otros tienen más carga mental, como los juegos de mesa. Muchos de estos juegos se han practicado desde la antigüedad, existe evidencia de ello porque se han encontrado en las excavaciones de tumbas en Egipto y también han aparecido tableros dibujados en sitios arqueológicos de gran importancia como en Tikal, Petén, Guatemala.

Los dados y las fichas son accesorios muy útiles en las diferentes opciones de juegos de mesa. (Foto Prensa Libre: freepik.es).

Desde sus orígenes, estos juegos tuvieron la función de contribuir al descanso de las personas, pero con el tiempo se fueron introduciendo en las escuelas gracias a sus beneficios. Por ejemplo, las investigaciones demuestran que contribuyen al desarrollo del pensamiento lógico-matemático, de la creatividad, del lenguaje escrito y hablado, así como a la socialización, adaptación al grupo y a la convivencia.

Forman parte del entretenimiento familiar desde los tiempos en que no existía la televisión ni los adelantos tecnológicos que hay en la actualidad. La época vacacional puede ser una valiosa oportunidad para aprovecharlos e incluirlos entre las actividades cotidianas, pues constituyen horas de sano entretenimiento.

Juegos tradicionales

Una característica fundamental de los juegos de mesa era que hacían uso de un tablero, sin embargo ahora se han inventado y difundido muchos más, incluso algunos que ya no precisan del mismo. Es muy fácil encontrar juegos de mesa con alguna temática específica, como aquellos en los que se promocionan algunos personajes de dibujos animados o películas infantiles recientes. Otros han sido adaptados muy bien a las necesidades familiares del presente, porque constituyen los favoritos de muchos hogares. Pero también están los tradicionales, aquellos que cada familia conserva, pero que no se han practicado por bastante tiempo. Uno de los más representativos es el ajedrez, sin embargo su aprendizaje requiere de una buena guía y mucha práctica por la cantidad de reglas que se deben seguir.

A continuación, listamos algunos de los más conocidos y la forma en que se juegan para que los pueda desempolvar y aprovechar con su familia.

Perinola

Este juego es de origen judío. Se juega con semillas, fichas, dulces o monedas. Es para dos o más jugadores, a partir de seis años. Por turnos, los jugadores giran una especie de pera con seis lados con órdenes que se deben cumplir cada vez que deja de girar. Gana la persona que haya obtenido la mayor cantidad de semillas, fichas, dulces o monedas.

 

Dreidel es el otro nombre que recibe la perinola, esta palabra es de origen germano y significa “girar”. (Foto Prensa Libre: freepik.es).

Parchís

Tiene su origen en la India. Participan cuatro jugadores, de siete años en adelante. Tiene forma de cruz, consiste en mover cuatro fichas de un color por todo el tablero hasta llevarlas al centro. Las fichas se mueven por turnos, usando dos dados para avanzar. El primero que lleve todas sus fichas gana.

Al momento de jugar, inicia la partida el jugador que obtenga el número más alto al lanzar los dados. Los jugadores podrán sacar una ficha de la casa hasta que obtengan cinco. Durante el juego, si el jugador obtiene seis, podrá repetir turno. Si tiene todas sus fichas fuera de casa, el seis valdrá siete. Si repite turno tres veces seguidas, la última ficha movida será retirada a casa.

 

El juego parchís es también conocido como Luisa. (Foto Prensa LIbre: tableronneblogspot.com).

Damas

Es de origen egipcio. Es para dos jugadores, de seis años en adelante. Las piezas deben moverse en forma diagonal a través de los cuadros negros del tablero para capturar o “comer” las piezas del otro jugador, al saltar sobre ellas. Gana el jugador que come todas las piezas del otro jugador.

Cada jugador debe tener doce fichas del mismo color. Al inicio cada jugador coloca sus fichas en las primeras tres filas del tablero. Empieza el jugador que tiene las fichas oscuras. Las fichas se mueven una posición siempre hacia adelante y en diagonal hacia una casilla vacía.

Para comer una pieza contraria se salta sobre esa pieza y se cae en la casilla siguiente, siempre y cuando esté vacía. Pasada la pieza se toma o se come. Se pueden comer piezas del oponente en cadena.

Cuando una pieza llega al extremo del otro jugador se convierte en Reina. Para identificar la nueva categoría se coloca otra pieza sobre ella. Se mueven en diagonal, como las demás piezas, pero ellas pueden avanzar o retroceder en la casilla que quieran siempre y cuando esté libre.

El juego de damas fue inventado hace más de 3600 años. (Foto Prensa Libre: freepik.es).

Damas chinas

Tienen su origen en Alemania. Participan de dos a seis jugadores, de siete años en adelante. Su tablero tiene forma de estrella, el juego consiste en que cada jugador debe llevar todas sus fichas de una punta de la estrella hacia la que le queda enfrente. Gana el primero que logra colocar todas sus fichas.

Cada jugador tiene diez fichas o piezas de un color. Al inicio del juego todas sus fichas deben estar juntas en uno de los triángulos que forman la punta de la estrella. Se mueve una ficha por turno.

Se dirige hacia la casilla siguiente libre o saltando a una casilla libre por encima de otra ficha propia del jugador. Esto quiere decir que se salta sobre una pieza y si se puede, se salta sobre otra, hacia adelante o hacia atrás, según se considere. Las piezas que se saltan no se comen, se mantienen hasta el final del juego.

Por la forma del tablero, este juego permite hasta seis jugadores. (Foto Prensa Libre: freepik.es).

Tangram

Es de origen chino. Participa uno o dos jugadores, para seis años en adelante. Es un rompecabezas de siete piezas con diferentes formas y tamaños: cinco triángulos, un cuadrado y un romboide. El juego consiste en formar siluetas de personas, animales u objetos con las piezas. Se dice que se pueden llegar a formar 16 mil figuras distintas. Las piezas nunca se colocan una sobre otra.

El tangram se originó hace más de mil años, su nombre significaba “tabla de la sabiduría”. (Foto Prensa Libre: freepik.es).

Bingo

Tiene su origen en Italia. Para dos o más jugadores, de siete años en adelante. Consiste en una jaula redonda con pelotas pequeñas. Los jugadores utilizan cartones que tienen diferentes números escritos en ellos. Un cantor saca bolas de la jaula y la canta en voz alta. Si un jugador tiene ese número en su cartón, coloca una ficha o marca encima. El juego continúa hasta que alguien consiga marcar todos los números del cartón o las diferentes variantes que se soliciten. Pueden ser una fila de números en vertical, horizontal, diagonal o en forma de L, entre otras.

El bingo es un juego de azar, ganar depende de la suerte del jugador. (Foto Prensa Libre: freepik.es).

Dominó

Tiene su origen en la China. Es para dos o más jugadores, de ocho años en adelante. Se juega por rondas. Se dividen las fichas entre los jugadores. Luego se colocan hacia abajo y se revuelven para que cada jugador las recoja al azar. Cada uno debe tomar la misma cantidad de fichas. Empieza el jugador que tiene el seis doble y le sigue el que está situado a la derecha. Las próximas veces iniciará el jugador de la derecha del que inició la ronda anterior, puede colocar cualquier ficha al centro.

En cada turno, el jugador debe colocar su ficha de tal forma que queden dos números iguales. Por ejemplo, el dos con el dos, el cinco con el cinco. Las fichas dobles se colocan de forma transversal. Si un jugador no puede colocar ninguna ficha, cede su turno al siguiente. La ronda sigue hasta que alguno de los jugadores se queda sin fichas o cuando ninguna pueda colocarse. Gana el jugador cuyas fichas sumen la menor cantidad.

Aunque su origen es chino, varios países del Caribe lo consideran un juego nacional porque lo juegan todos los domingos. (Foto Prensa Libre: pixabay.com).

Jenga

Es de origen africano, de Ghana específicamente. Pueden participar los jugadores que deseen, de seis años en adelante. Cada participante debe retirar un bloque de la torre sin que se derrumbe, para luego colocarlo en la parte superior.

Se utilizan 54 bloques, se puede retirar un bloque de cualquiera de los niveles de la torre para ello solo se pueden utilizar dos dedos. La idea es hacer crecer el tamaño de la torre sin derrumbarla. Gana el jugador que hizo el último movimiento antes de que la torre se cayera. Es importante esperar unos segundos después del movimiento de cada jugador para esperar si la torre cae o no.

El jenga es un juego muy divertido que además requiere muchas habilidades físicas y mentales. (Foto Prensa Libre: freepik.es).

Estos son solamente algunos juegos de mesa que puede usted puede aprovechar, pues existen muchos más que le pueden ser de mucha utilidad. Busque en su casa, seguramente ha de tener alguno guardado que puede sacar y practicar con sus hijos. Esta será otra forma más de entretenimiento sano que puede convertirse en un excelente tiempo de convivencia familiar en estas vacaciones. Recuerde que además de la diversión, desarrolla muchas destrezas mentales.

Fuentes: Juegos de mesa para afianzar el desarrollo del pensamiento lógico, Daniela Ayala, Universidad San Francisco de Quito, Ecuador; Juegos de mesa, Gretel García, Eduardo Torrijo, Editorial Quarzo; Los juegos de mesa en la Edad Media, Miscelánea medieval murciana, 1998, Luis Molina; folletos Sala intercultural de juegos, OEI Guatemala.

Contenido relacionado:

> Enseñe hábitos saludables a sus hijos.

> Los cursos de vacaciones pueden ser de gran utilidad para sus hijos.

> Refuerce la ortografía en sus hijos, aproveche cualquier momento.

0