La linaza es buena para su salud y así puede utilizarla en su dieta diaria

Hay superalimentos que seguramente tiene en su cocina o ve muy seguido en el supermercado y quizá aún no les ha sacado el mayor provecho. La linaza, que tiene la característica de controlar el nivel de glucosa en sangre por su alto contenido en fibra, es una de ellos. Conozca más sobre esta semilla y sus beneficios.

Las semillas de linaza ayudan a controlar el sobrepeso y a regular el apetito por la sensación de saciedad que producen. (Foto Prensa Libre: Servicios)
Las semillas de linaza ayudan a controlar el sobrepeso y a regular el apetito por la sensación de saciedad que producen. (Foto Prensa Libre: Servicios)

La linaza es un ingrediente pequeño pero que sorprende a cualquiera gracias a sus poderosas propiedades. Las semillas de linaza contienen fibra, vitaminas y minerales, proteína vegetal y antioxidantes que ayudan a prevenir el daño celular.

Además, puede ser un excelente aliado para reparar la flora intestinal y para combatir la indigestión. Para conseguir ambos beneficios lo único que debe hacer es depositar dos cucharaditas de linaza en un vaso con agua y dejar remojar durante 10 minutos. Revuelva y beba la mezcla. Repita el procedimiento todas las mañanas y verá resultados a partir del tercer día.

Acorde a Katherine Zeratsky, licenciada en dietética, endocrinología y nutrición de Mayo Clinic, la linaza también puede ayudar a reducir el colesterol total en la sangre y los niveles de la lipoproteína de baja densidad (LDL o colesterol “malo”), lo que tal vez permita reducir el riesgo de enfermedad cardíaca.

La nutricionista Alejandra Díaz explica que la linaza es una excelente opción para las personas con dieta vegetariana porque aportan proteína de origen vegetal. Asegura también que tiene alto contenido de ácidos grasos esenciales para el organismo como el Omega 3, Omega 6 y Omega 9, y que posee hierro, potasio, magnesio y fósforo.

Puede utilizar la linaza como sustituto de granola en la fruta o yogurt o como complemento en su avena del desayuno. (Foto Prensa Libre: Servicios)

 

Para obtener los nutrientes de este producto, Díaz sugiere añadir semillas molidas a batidos de frutas, yougur o cereales, panqueques u otras comidas que se preparen a base de mezclas horneadas. En el caso de los platos salados, puede incluirlas en sopas o ensaladas.

Incluya media cucharadita de semillas de linaza en sus licuados de fruta para mejorar su digestión. (Foto Prensa Libre: Servicios)

 

Utilizar linaza también conlleva buenos resultados cosméticos. Puede beberla para obtener los beneficios mencionados anteriormente y además evitará el envejecimiento prematuro de la piel, notará que le ayudará a aclarar manchas y a eliminar toxinas, evitando el acné. Si prefiere aplicarla a su piel en lugar de ingerirla, también obtendrá los efectos mencionados anteriormente. Asimismo puede utilizar la linaza como una solución para despedirse del frizz de su cabello.

Para preparar ya sea una mascarilla capilar o una para la piel, el procedimiento es el mismo:

  • Llene de agua una olla pequeña
  • Agregue dos cucharadas de semillas de linaza
  • Caliente a fuego medio
  • Cuando llegue a punto de ebullición espere dos minutos y saque la mezcla del fuego y con ayuda de un colador separe las semillas.
  • Finalmente, al momento en el que la mezcla llegue a temperatura ambiente podrá ser utilizada según su objetivo. Su textura será ligosa, pero eso es completamente normal.
  • Si aplicará la linaza a su cabello debe hacerlo cuando esté recién lavado y aún húmedo. Distribuya la mezcla por todo el cabello y deje que se seque naturalmente.
  • En el caso de las mascarillas facilaes debe aplicar la mezcla por todo el rostro. En caso de tener complicaciones por la textura de la linaza puede apoyarse utilizando un algodón para aplicar a su rostro. Deje que la mascarilla trabaje en su  piel durante 20 minutos y retire con abundante agua fría.

Contenido relacionado:

> Los beneficios de la leche de cabra

> ¿Realmente las dietas “detox” son buenas para la salud?

> Cuáles son los riesgos de la dieta vegana para los niños