La rabia se controla solo con vacunación de perros y gatos

La rabia es una enfermedad viral que no tiene cura y es totalmente prevenible, pero es fundamental que los dueños vacunen a sus mascotas cada año.

Los perros son los animales responsables de la mayoría de casos de transmisión de rabia en el mundo, cuando muerden  a humanos o su saliva tiene contacto con lesiones. (Foto Prensa Libre, ShutterStock)
Los perros son los animales responsables de la mayoría de casos de transmisión de rabia en el mundo, cuando muerden a humanos o su saliva tiene contacto con lesiones. (Foto Prensa Libre, ShutterStock)

Cada 28 de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Rabia, afección viral que se ha mantenido controlada en Guatemala mediante la vacunación.

De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la rabia es la enfermedad zoonótica más importante y endémica en todo el mundo, que afecta tanto a humanos como animales de las zonas más pobres y vulnerables. Causa cada año 59 mil muertes a nivel global.

Según el informe Situación epidemiológica de rabia 2020 (hasta el 25 de julio), del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, en el 2018, 2019 y en lo que va de este año no se han reportado casos de rabia en humanos. Así mismo, se registraron en el 2019, 20 mil 942 mordeduras de animales, la mayoría en Quetzaltenango, Guatemala y San Marcos. Este año no se ha reportado casos de rabia en perros y solo dos, en el 2019. De acuerdo a esa cartera, la cobertura nacional en el 2019 de vacunación antirrábica canina es del 67 por ciento, pero debe alcanzarse el 80 por ciento.

Sin embargo, Jackeline Noriega, veterinaria y epidemióloga de la Unidad de Bienestar Animal del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación, expone que se desconoce cuál es la población canina en Guatemala.

La Organización Mundial en Sanidad Animal (OIE, en inglés) refiere que existen dos ciclos epidemiológicos de la rabia: urbano y silvestre. En el primero, los perros son el principal reservorio del virus, y es el que predomina en nuestro país.

Todos los mamíferos de sangre caliente, no solo perros, con hogar o que viven en la calle, pueden resultar infectados de rabia. El 95 por ciento de los casos de rabia en humanos en el mundo, la mitad de ellos, niños, son causados por el perro, refiere Rabies Alliance.

Noriega indica que esta afección se transmite a seres humanos por la saliva, a través de mordeduras o lameduras de heridas o laceraciones por animales infectados. Hay dos formas de rabia: furiosa y paralítica. En la primera, el animal muestra una conducta agresiva, y en la segunda, los cambios conductuales son mínimos, pero desarrolla parálisis, añade.

La OIE expone que otros animales de compañía como gatos, así como vacas, pueden transmitirla, por lo que deben ser incluidos en el programa nacional de vacunación antirrábica. La inmunización anual de perros y gatos es el único medio para romper el ciclo de transmisión del virus del animal al hombre.

La vacunación anual es imprescindible para prevenir que perros y gatos contraigan rabia e infecten a humanos. (Foto Prensa Libre, Servicios)

Según los Protocolos de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedades Zoonóticas, del Ministerio de Salud, (2018), entre los síntomas que manifiesta la rabia está cansancio, cefalea, fiebre, náusea, vómitos y contracciones de los músculos, y al pasar los días, confusión, alucinaciones, insomnio, hidrofobia —pánico al agua— y fotofobia —sensibilidad a la luz—.

El período de incubación hasta la presentación de síntomas puede durar semanas o meses, depende de la distancia del sitio de exposición hasta el cerebro, indica Nancy Sandoval, presidenta de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas. Una vez aparecen los signos clínicos, el desenlace es fatal.

En los perros, dice Noriega, el principal síntoma de la enfermedad es la hipersalivación. El período de transmisión en canes es de tres a siete días antes de que empiecen los signos clínicos. No hay tratamiento para los animales infectados, por lo que corresponde el sacrificio humanitario.

Qué hacer si un perro nos muerde

Lavar la herida muy bien con agua y jabón por al menos 15 minutos, para disminuir la carga del virus de la rabia, aplicar alcohol u otro antiséptico similar para prevenir otra infección y buscar urgentemente atención médica.
“La rabia es una urgencia médica, pues se debe valorar el manejo de la herida, cuidados y si precisa tratamiento antibiótico o tópico”, señala Sandoval.

Si no se conoce el estado de inmunización del animal o no está al día con la vacuna antirrábica, a la persona se le debe administrar la profilaxis posexposición, la primera dosis de la cual se le inocula el día en que se expuso a la afección.

Luego, debe recibir las otras dosis los días 3, 7 y 14, expone Sandoval. La rabia en las personas es prevenible, mediante la atención médica inmediata.

Sobre la enfermedad

Imagen representa el virus de la rabia.
  • El virus de la rabia afecta a nivel global.
  • La etimología de la rabia proviene del sánscrito rabhas, que significa agredir.
  • Es producida por un virus del género Lyssavirus con notable neurotropismo —capacidad de invadir y vivir en el tejido neural— que evoluciona a una encefalitis, cuya letalidad llega a ser del 100%.
  • En Guatemala se documentaron 91 casos de rabia en humanos entre 1990 y 2017.
  • El Día Mundial de la Rabia se celebra cada 28 de septiembre, por ser la fecha del aniversario de la muerte de Louis Pasteur, el químico y microbiólogo francés que creó la primera vacuna antirrábica.