¿Por qué es importante salir sin hijos a veces y cuál es un buen destino?

Aunque es natural sentir el impulso de querer dedicarse a los más pequeños del hogar por completo, compartir tiempo en pareja también debe ser una prioridad. De hecho, esta práctica beneficiará a sus hijos, quienes al ver a sus padres unidos y felices conocerán desde muy cerca y en una etapa temprana cómo es una relación plena y llena de amor.

Una relación se construye y mantiene con amor y dedicación. (Foto Prensa Libre: Servicios)
Una relación se construye y mantiene con amor y dedicación. (Foto Prensa Libre: Servicios)

Formar parte de una pareja despierta la sensación de emoción y alegría desde el inicio, e –idealmente- a ambas partes la felicidad y bienestar los acompaña por mucho tiempo.

Enamorarse y compartir momentos de alegría, viajar y disfrutar de nuevas experiencias compartidas, aprender del otro, desarrollar un lazo de confianza y respeto e incluso, estar juntos en los momentos más difíciles poco a poco forman una base sólida.

Sin embargo, no es un secreto que las relaciones amorosas no son color de rosa y que pasar de un noviazgo a un matrimonio o unión de hecho trae consigo muchos retos. Tener más responsabilidades y gastos y la convivencia diaria puede llegar a ser abrumadora por momentos, pero con paciencia y el amor presente poco a poco la pareja se logra acomodar.

Aunque formar una familia es algo totalmente opcional, en la mayoría de casos eventualmente llegan los hijos: una emocionante pero caótica experiencia que también le suma un reto a la relación de pareja.

El tiempo y la atención de ambos empieza a enfocarse totalmente en el nuevo miembro de su familia para cubrir todas sus necesidades y eso es completamente natural. Sin embargo, ¿es sano para la relación de pareja?

El primer año de vida de un bebé es el más complicado en cuanto a los periodos de sueño y descanso. Formar un equipo y hacer turnos para atenderlo o atenderla y realizar las tareas necesarias para ello hará que la situación sea más llevadera. La psicóloga especializada en terapia de pareja Sara Gómez sugiere que cuando tengan un momento libre durante esta etapa aunque tengan otras prioridades, también dediquen un momento para compartir juntos. Una cena en casa o ver una película juntos son buenas opciones, asegura.

Que su pareja sea una prioridad y le dedique tiempo no significará que dejará de lado sus responsabilidades parentales. Solo es cuestión de organizar su tiempo. (Foto Prensa Libre: Servicios)

 

“Después de esta etapa la pareja tendrá más tiempo para compartir y para ellos mismos, de forma individual. Aunque querer dedicarse a sus hijos por completo es una sensación natural, también es importante que tengan presente que también deben trabajar en su relación. No pueden enfocarse únicamente en los más pequeños del hogar y esperar a que pasen entre 20 y 25 años para reforzar su relación”, comenta Gómez, quien además comparte algunos consejos:

  1. Una cita a la semana: Quizá esto suene como una tarea titánica, pero si ambos se esfuerzan y organizan su tiempo no tiene por qué serlo. Establecer un día y lapso específico a la semana para dedicarlo a su relación la fortalecerá. Si automáticamente piensa en el dinero y lo difícil que será conseguir a alguien que cuide a sus hijos con tanta frecuencia, recuerde que no es necesario gastar mucho dinero, sino que se trata de dedicarle un tiempo a la otra persona y disfrutar de su compañía. Aprovechar días de promociones 2×1 o de descuentos e incluso tener ese momento especial en su propia casa también es una opción.
  2. Mantengan una conversación diaria de por lo menos 30 minutos: ir a trabajar, hacer tareas en el hogar, cuidar a los hijos y cumplir con otras responsabilidades puede ser muy desgastante y tomarse el tiempo para preguntar cómo estuvo el día del otro puede ser reconfortante. Además, comunicarse constantemente fortalecerá la relación.
  3. Tomen vacaciones juntos: No es necesario que inviertan mucho dinero ni que sea un viaje muy largo. Un fin de semana o un feriado largo es una buena opción. Ir a un spa, piscinas u otro lugar de descanso son buenas alternativas.
  4. Aprovechen los momentos libres: Quizá no tengan mucho tiempo libre, pero pueden sacarle el máximo provecho. Si sus hijos van a jugar a la casa de un amigo o tienen alguna otra actividad, aunque sea de una hora, hagan tiempo para ver una película juntos, cocinar o cualquier otra actividad que implique pasar un rato agradable.
No es necesario que sus salidas impliquen gastos elevados. Tomar un café juntos antes de llegar a casa después del trabajo o el fin de semana es una buena opción. (Foto Prensa Libre: Servicios)

 

En cuanto al tipo de lugares que son un buen destino Gómez comenta que dependerán de los gustos e intereses de la pareja, pero sugiere los siguientes:

  • Un restaurante con un ambiente tranquilo, que les permita conversar.
  • Un sitio que les de la oportunidad de experimentar cosas nuevas. Este consejo se puede combinar con el anterior ya que por ejemplo, pueden ir a un restaurante comida internacional y descubrir nuevos sabores.
  • Un lugar como un spa, en donde además de renovarse físicamente también puedan compartir un momento de relajación.
  • Un concierto también es una buena opción. Seguramente es algo que hicieron en alguna oportunidad anteriormente. Sorprender a tu pareja con entradas para un evento de una agrupación que le guste mucho o decirle que te acompañe a algo que te interese puede ser el inicio de una buena experiencia.

Contenido relacionado:

> Actividades para reforzar la ortografía de sus hijos

> Bullying: señales para identificarlo y qué hacer si su hijo es víctima de acoso

> Cómo manejar el miedo de los niños

0