Siga estos hábitos todas las mañanas y tendrá mucha energía

Las mañanas pueden ser más productivas y marcar el comienzo de un día exitoso. Así que a ponerse en marcha.

Publicado el
¿Qué influye en sus mañanas para despertar con buen ánimo?  (Foto Prensa Libre: servicios).
¿Qué influye en sus mañanas para despertar con buen ánimo? (Foto Prensa Libre: servicios).

¿Qué tanto le cuesta salir de la cama en las mañanas?  Si la respuesta es demasiado y además siente que el tiempo no le alcanza quizá es momento de replantear su ritmo de vida.

Maria Eugenia Falla, psicóloga explica que lograr que cada mañana sea más productiva no se relaciona tanto con una lista de qué hacer.

Levantarse con ánimo y querer comerse el mundo es más una cuestión interna…cuando se encuentra el propósito de vida y no siempre es sencillo reconocerlo, dice Falla.

“Algunas personas no han encontrado qué les hace sentirse felices y satisfechos”, agrega Falla.  Y es que al encontrar un propósito de vida es posible partir de ahí para que cada día se viva con pasión y logrando alcanzar esas pequeñas metas y darle un sentido a cada momento el día.

Quizá su plan de vida no está estructurado y tomarse un tiempo para pensar en él puede favorecerle.  (Foto Prensa Libre: Servicios)

Así que uno de los primeros ejercicios para que cada mañana sea especial es ir a recorrer el interior, plantearse sus prioridades de vida, ir en búsqueda de los sueños que tiene y establecer su propio mapa de vida.

Mauricio Aquino, médico psiquiatra y coach de vida también expresa que al tener un plan estructurado las personas tienen mayores posibilidades de sentirse plenas y ser exitosas.

También hay que reconocer que se necesita flexibilidad porque a veces el plan podría fallar y se necesitan nuevas estrategias,

Las tácticas y estrategias

Aquino explica además que tener una vida sana es primordial.  La salud es importante y eso incluye desde alimentarse bien, ejercitarse y dormir las horas adecuadas para tener un buen descanso.

Cuando usted no descansa se presenta un deterioro de funcionamiento intelectual, lo cual afecta la memoria y la habilidad de procesar información.  Podría sentirse más lento durante todo el día.

Cuidarse a usted mismo fortalecerá su salud y le hará sentir pleno.  (Foto Prensa Libre: servicios)

Un mal sueño también se ha asociado con aumentar los niveles de depresión, pánico y ansiedad, porque el cerebro exagera las reacciones.

También hay un mayor riesgo de padecer de hipertensión y otras enfermedades como cáncer y diabetes.

Además, al no descansar suficiente, se modifica el reloj biológico y el cuerpo se confunde en horarios y aparecen cambios en sus funciones básicas.

El tema es tan relevante que en el 2017, los científicos Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young recibieron el Premio Nobel de Medicina por demostrar cómo las células tienen su propio “reloj interno” que ayuda a sincronizar el ciclo de sueño, temperatura corporal, apetito, digestión, metabolización de la grasa, fluctuaciones hormonales, ingesta de alimentos y procesos de desintoxicación.

Este ciclo se encuentra en humanos, animales, plantas y microbios, y el desequilibrio del mismo genera grandes problemas.

Por lo anterior, para quienes no cumplimos con horarios naturales de productividad, comida o descanso se nos vuelve imperativo hacer cambios drásticos que nos eviten serias consecuencias.

En qué consiste

Según la cultura china, en los ciclos naturales del cuerpo, cada órgano tiene un horario en el que funciona a su “máxima potencia”. Por ejemplo, los pulmones, entre las 3 y 5 horas de la mañana. Por consiguiente, ejercicios como los que se realizan en la meditación resultan más efectivos en este momento.

En países como Estados Unidos, donde existen cambios de horarios por la entrada del invierno o la primavera, se ha comprobado que cuando se duerme una hora menos, apenas una semana después del cambio aumentan los problemas cardiacos en un 25 por ciento. Al cambiar el ciclo, ese porcentaje disminuye en igual proporción.

Los expertos recomiendan escuchar al cuerpo, sus sensaciones y necesidades para encontrar aquellos momentos en que nos sentimos mejor respecto de ciertas actividades. Probablemente necesite educarlo nuevamente para establecer rutinas más sanas.

El plan

Si está consciente de que su reloj interno no está caminando de la manera correcta, puede lograr “sintonizar” con este por medio de la perseverancia y organización. Aquí le damos algunas propuestas que los expertos ponen a su disposición y que le ayudarán cada día a terminar con una sonrisa.

El primer paso para una rutina productiva es pensar desde que se despierta en lo que quiere lograr durante las próximas horas. Esto le ayudará a centrar sus propios objetivos y acabar con las rutinas matutinas de levantarse sin sentido, ver las notificaciones del teléfono o, aún peor, dar rienda suelta a los pensamientos negativos.

Cultive su cuerpo y también sus pensamientos y enfóquese en el agradecimiento y lo positivo. (Foto Prensa Libre: Servicios)

Esto no significa que deba asignarse un sinnúmero de tareas desde que abre los ojos en la mañana. La recomendación es tener tres metas concretas por día que se puedan desarrollar con objetivos específicos.

La psicóloga Reina Marroquín explica que una  agenda podrá ayudarle en ese punto, esta puede ser física o la que encuentra en aplicaciones.  No se trata de llenar el día con cientos de citas y compromisos que podrían acabar en frustración.

La base es tener un plan de acción a la vista, ya sea en el celular, la computadora o físicamente, el cual funciona como un mapa para llegar a la meta final.

Con frecuencia, necesitará hacer una revisión de los avances y evaluar cómo mejorar.  Aquino agrega que en estos planes también es importante colocar a la familia, los viajes y el descanso, parte esencial de la vida.

(Foto Prensa Libre: Servicios)

El camino a una vida integral con su reloj biológico “en hora” es posible. Ponga su pensamiento o meta a la vista, fortalezca su voluntad y conviértala en acciones concretas.

La revista Nature, en una investigación japonesa publicada en 2014, también expresa que los ritmos circadianos varían en cada persona y, aunque los factores ambientales sean similares, el ADN —el gen PER-3 o genes del reloj biológico— podría intervenir en que una persona se sienta con más motivación por la mañana o por la noche para realizar sus actividades.

Cada cuerpo es distinto, por lo que los expertos sugieren estar en sintonía con qué actividades podemos optimizar en determinadas horas, o incluso en qué momentos se nos antojan diferentes tipos de alimentos —por ejemplo, comer cereal en la noche—. Debe consultarse con un nutricionista antes de implementar una dieta sujeta a su horario biológico.

Enlaces relacionados:

>Cómo hacer su árbol genealógico y cómo ayuda a mejorar su salud física y emocional
¿Cómo sé si mi hijo necesita ir al psicólogo?
>Qué es el Trastorno Obsesivo Compulsivo y cómo podemos vivir con él