Escuintla

“¿Y ahora qué hago para llorar? Toda mi familia quedó enterrada”

Explosión del Volcán de Fuego dejó tragedia a su paso. Decenas de personas quedaron enterradas bajo material lanzado por el coloso.

Por Eswin Quiñonez y Estuardo Paredes

Inés López Hernandez llegó a San Miguel Los Lotes, El Rodeo, Escuintla, a buscar a su familia en el lugar que fue devastado. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)
Inés López Hernandez llegó a San Miguel Los Lotes, El Rodeo, Escuintla, a buscar a su familia en el lugar que fue devastado. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

Inés no llora. Quiere, pero no puede. Se frota los ojos con fuerza como intentando abrir un agujero que saque el dolor que siente. Está confundido, observa las toneladas de arena que cubren su casa, su mamá, su esposa, sus hijos, sus nietos, su vida.

En medio de una postal devastadora, lo más parecido a una zona de guerra, Inés reconoce un árbol y una pared vecina de donde vivía su familia. Señala una lámina y asegura que su esposa e hijos están bajo los escombros. Voltea y señala un tumulto de arena. “Ahí está el resto de mi familia”, dice.

“¿Y cómo hiciera yo para llorar? Tengo muy duro mi corazón”, dice. La única manera de llorar es ver a su familia. Quiere ver los cuerpos para darles el último adiós. Espera. Camina un rato. Espera. Mete las manos en el pantalón y voltea a ver hacia el volcán como esperando una respuesta a la tragedia.

Inés López Hernandez llegó a San Miguel Los Lotes, El Rodeo, Escuintla, a buscar a su familia en el lugar que fue devastado. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)
Inés López Hernandez llegó a San Miguel Los Lotes, El Rodeo, Escuintla, a buscar a su familia en el lugar que fue devastado. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

La familia de Inés se dedicaba al corte de café y viajaban a diario a las fincas cafetaleras de Escuintla.

Inés es de los afectados que buscan a las personas que quedaron bajo el flujo piroclástico que lanzó con fuerza el Volcán de Fuego la tarde del domingo y que sepultó algunas comunidades, entre ellas San Miguel Los Lotes, en Escuintla.

Inés López Hernández guarda la esperanza de que los rescatistas saquen los cuerpos de su familia. “¿Van a recuperarlos, verdad? ¿será que no me ayudarán a recuperarlos?”, dice.

Inés López Hernandez llegó a San Miguel Los Lotes, El Rodeo, Escuintla, a buscar a su familia en el lugar que fue devastado. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)
Inés López Hernandez llegó a San Miguel Los Lotes, El Rodeo, Escuintla, a buscar a su familia en el lugar que fue devastado. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

Los pobladores de Los Lotes y El Rodeo han vivido acostumbrados con su inquieto vecino. El Volcán de Fuego cada año da avisos de que no está dormido. Por ello, cuando escucharon los primeros retumbos lo vieron normal. Sin embargo, cuando la explosión hizo temblar la tierra pensaron lo peor. Inés, junto a otros sobrevivientes, relatan que cuando el cielo se oscureció y una densa nube negra se acercaba algunos intentaron salir, pero no lo lograron.

Los Lotes está sepultada y la desolación se ha pintado de gris. Solo les queda pedir ayuda. 

Contenido relacionado

> Niño que vende dulces dona todo lo del día para damnificados del Volcán 

> Voluntarios dan ayuda psicológica en los albergues donde están los damnificados

> Asociaciones se unen para brindar ayuda a los animales rescatados