Petén

Periodista guatemalteco es agredido en zona de adyacencia entre Belice y Guatemala

El corresponsal de Prensa Libre en Petén, Rigoberto Escobar López, fue agredido por las fuerzas armadas de Belice; el hecho sucedió en el área conocida como tierra de nadie, en Melchor de Mencos.

Por Redacción

Rigoberto Escobar, corresponsal de Prensa Libre en Petén, muestra las marcas que le quedaron de la agresión. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Rigoberto Escobar, corresponsal de Prensa Libre en Petén, muestra las marcas que le quedaron de la agresión. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

El periodista indicó que se le acercaron un policía y dos civiles beliceños, quienes le dijeron que se retirara del lugar. Ante esto, Escobar decidió dirigirse a la aduana de Guatemala a unos cinco metros, pero  las tres personas lo alcanzaron y lo sujetaron del cuello.

Escobar López documentaba con fotografías y video el trabajo en la zona de adyacencia, en el tema de aduanas y  de la próxima  consulta popular sobre diferendo con Belice,  cuando se le acercaron los tres sujetos y afirmaron ser empleados de la aduana beliceña.

Lo intimidan

Añadió que el policía le preguntó qué hacía en el lugar, a lo cual él respondió que tomaba fotos, luego el uniformado le indicó  que se retirara ya que se encontraba en territorio beliceño.

Escobar explicó que la agresión física contra su persona se registró cuando se dirigía a la aduana de Guatemala, pues la intención era consignarlo a la subestación policial del Benque Viejo del Carmen, y señalarlo de haber ingresado de forma ilagal a Belice. 

Auxilian a reportero

Varios transeúntes y taxistas que pasaban por la zona, al observar lo que ocurría auxiliaron al reportero y le indicaron a los agresores que estaban equivocados, ya que Escobar se encontraba en un área libre para ejercer su trabajo y otros actos personales. El policía solo fue identificado como Ayala y los otros dos como Rodríguez y Eduardo, quienes supuestamente son detectives.  

El hecho llamó la atención de vecinos, quienes rodearon a los tres agresores y les manifestaron que no estaban autorizados para determinar si el  el reportero estaba en territorio beliceño o no. Luego, estos optaron por retirarse, no sin antes tomar fotos al periodista y taxistas.

Minutos después el personal del Consulado de Guatemala en Belice tuvo conocimiento del incidente y llegaron a la aduana beliceña con el objetivo de recolectar información de lo sucedido e indicaron al reportero que presentara una denuncia formal del caso.