Economía

Vamos por más agricultura

Vamos por más justicia, instituciones fuertes, combate a la corrupción, por puertos y aeropuertos modernos, más educación, más salud, más seguridad, más turismo, más personas hablando inglés, más industria, más comercio exterior, más integración centroamericana, más inversiones, mejor cuidado al medio ambiente, menos basura, etc.

Por Fanny D. Estrada

Fanny D. Estrada
Fanny D. Estrada

Dentro de todas esas aspiraciones los empresarios exportadores de productos agrícolas de nueva generación, han decidido ir por Más Agricultura y para ello elaboraron una hoja de ruta que han denominado de Alto impacto, con la convicción que una agricultura más sofisticada de mayor valor agregado puede aportar en forma considerable como lo ha venido haciendo hasta ahora, al desarrollo rural y al crecimiento económico.

El pasado uno de junio, los exportadores agrícolas de Agexport acompañados por el Ministro de Agricultura, otras autoridades, organismos de cooperación, Embajadas, lanzaron en Guatemala La Hoja de Ruta de Alto Impacto para el crecimiento del sector Agrícola, la cual está en sintonía, con el documento que circuló en el 2015 a los candidatos presidenciales, denominada “Si la Promesa es Empleo… las Exportaciones son el Camino”.

También va en sintonía con la Agenda de Gobierno del Presidente Morales en relación al desarrollo de los pequeños y medianos agricultores y es un complemento al Plan Agrícola 2016-2020, presentado hace unas semanas por el Ministro de Agricultura, Mario Méndez.

Es una ruta de acciones que buscan causar Alto Impacto y por lo tanto están enfocadas hacia la exportación de vegetales, frutas, plantas, flores, especies, miel cardamomo, cacao y chocolate todos con alto valor agregado.

Llevan incorporada tecnología, innovación y, generación de más empleo porque se orientan a los mercados más grandes.

Por ser productos de alta calidad se logran con trabajadores más preparados y mejor pagados. La idea es pasar a una agricultura intensiva no solo en empleos sino también intensiva en tecnología, conocimiento.

Los empresarios de Guatemala han tenido la capacidad para buscar nuevos mercados y productos y desplegar más ingenio para aprovechar tendencias actuales de los consumidores como por ejemplo la de” de la granja a la mesa”, productos orgánicos, agricultura que cuida el ambiente, inocuidad y trazabilidad de toda la vida del producto o empaques biodegradables.

Los ocho ejes estratégicos que esta Hoja de Ruta presenta para dar un salto de Alto impacto en la Agricultura son:

Primero: Nueva visión de una agricultura sofisticada con tecnología, cumplimiento de estándares internacionales, con innovación, aun cuando provenga de pequeñas extensiones de tierra. Plantea aprender de Israel, Chile, México y Perú.

Segundo: Fortalecimiento del Rol de Maga en temas claves para la agricultura moderna como las certificaciones sanitarias y fitosanitarias, priorizar territorios, asistencia técnica, desarrollo de mercados domésticos y regionales, atracción de líderes mundiales para generar ganancias tecnológicas.

Tercero: Aprender del pasado para las tareas del futuro: impulsar iniciativas de investigación y desarrollo para crear el agro del futuro. Incorporar las tecnologías de la comunicación para la innovación y la trazabilidad. Cuarto: Impulsar inversión pública y privada para reducir los costos y tiempos de transporte. La logística para conectar los centros de producción con los puertos y aeropuertos presenta costos demasiado altos. Priorización de territorios y accesos entre centros productivos, mercados domésticos y puntos de exportación.

Quinto: Incrementar el acceso al financiamiento público y privado para expandir la producción calidad, sistemas de irrigación, maquinaria, certificados de calidad, estudios de mercado y promoción comercial en el exterior, bodegas para almacenamiento en frío, fábrica de procesamiento, etc.

Sexto: Desarrollar el mercado Interno y fortalecer la promoción de las exportaciones agrícolas. Incrementar el consumo del agro y la pesca con educación y nuevos hábitos alimenticios.

Séptimo: Proveer de recurso humano capacitado y tecnificado utilizando la estructura educativa existente pero adaptada a las nuevas necesidades de una agricultura más productiva.

Octavo: promover colaboración para mejorar la elaboración, eliminación y aplicación de la regulación acorde a los compromisos pero también con espíritu de facilitación a esta agricultura del siglo XXI. Cerrar diciendo que esta propuesta no está enfocada a la agricultura de subsistencia, se enfoca a generar una nueva agricultura que permita a los productores migrar hacia una agricultura de más valor con las consideraciones que la seguridad alimentaria requiere. Más información en Gerencia de Competitividad de Agexport.