Economía

Una joya especial al gusto de cada cliente

Entrar en Alessa Designs es transportarse por segundos a la fusión de dos culturas, que llevan a sentir una especie de amor a primera vista.

Por Natiana Gándara

Alessandra Robles, de 29 años, y Yuvraj Pahuja, 30, establecieron la joyería Alessa Designs hace siete años, en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)
Alessandra Robles, de 29 años, y Yuvraj Pahuja, 30, establecieron la joyería Alessa Designs hace siete años, en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)

La analogía se convierte en una realidad cuando Alessandra Robles y Yuvraj Pahuja cuentan su historia, no solo como esposos, sino también como empresarios.

Diamantes, rubíes, zafiros o piedras semipreciosas, les rodean. Sus diseños modernos y clásicos a la vez, resaltan originalidad y excentricidad en cada joya que diseñan.

El objetivo de su negocio es que los clientes obtengan un producto diferenciado.

Con siete años en el mercado guatemalteco, esperan ser referentes en la industria de joyería no solo en el país, sino también en el extranjero.

En febrero pasado, inauguraron su primera tienda afuera de las fronteras guatemaltecas.

Se instalaron en, Citywalk Boulevard, Dubái, lugar de dónde es Yuvraj, y el objetivo es seguir creciendo en Medio Oriente.

Además, hace poco también se aliaron con una tienda en Los Ángeles, California.

La historia

Para adentrarnos en la creación de su proyecto y la mística que les llevó a crearla, comenzamos tomando un café, y la sonrisa de ambos fue el toque que le dio el brillo—al igual que todas las piezas que ofrecen—, a una entrevista en la que destacaron cual ha sido el éxito de su idea de negocio.

Una característica de Alessandra es su expresividad, y recuerda que siempre estuvo clara de que lo que quería era convertirse en diseñadora de joyas. Para lograrlo, estudió en una reconocida institución de California, especializada en esa industria.

“Encuentro inspiración en cada historia de vida o en un momento de silencio”.

Alessandra Robles, diseñadora de joyas.

La talentosa diseñadora nunca pensó que conocería a Yuvraj, de origen hindú, y que ese sería el principio de su vida amorosa, y de su emprendimiento.

El tener tanto en común les permitió obtener en conjunto nueve certificados, entre ellos diseño, estudio de la gemología y administración de empresas.

Después de año y medio de estudio, ambos trabajaron en diferentes joyerías reconocidas como Tiffany & Co.

Transcurrieron tres años y decidieron viajar a Dubái, donde la familia de Pahuja desde hace cuatro generaciones fabrica y diseña joyas.

Fue ahí donde experimentaron con la elaboración de 20 piezas de joyería que se convirtieron en un éxito.

Empieza el viaje

Los jóvenes emprendedores, con tan solo 21 años, decidieron invertir en el país en el 2009, y abrieron su primera tienda en Plaza Fontabella, zona 10.

Con la ilusión de poner en práctica todos los conocimientos adquiridos, dieron vida a uno de sus mayores sueños.

Al concepto le llamaron Alessa Designs, el cual rompe con lo tradicional y cuyo propósito es que cada pieza sea modular. Esto quiere decir que toda joya creada pueda ser utilizada de varias maneras.

“Queríamos romper con el concepto de joyas clásicas, es decir, utilizar gemas preciosas mezcladas con otros materiales”, explica Robles.

Siempre cuidando la calidad, los esposos emprendedores garantizan que las joyas durarán toda la vida.

“Los guatemaltecos no tienen que salir de su país para encontrar piedras preciosas; nosotros lo hacemos realidad”, afirma Pahuja.

UN GRANO DE ARENA

Desde hace cuatro años, los esposos Pahuja-Robles donan el 20% de sus ventas anuales a obras benéficas de Guatemala.

Diseñan colecciones de piezas de edición limitada inspiradas en un temaespecífico que se venden durante el año.

La colección del 2016 se inspiró en un colibrí y este año el tema será una mariposa.

La colección se vende durante un año y la donación está dirigida a sectores vulnerables de la sociedad como la niñez, y pacientes con enfermedades terminales.

Todos los años apoyan a cuatro diferentes asociaciones que necesiten apoyo para su sostenibilidad.

El donativo del 2017 se entregará a la Sociedad Protectora del Niño, Fundaniñas, Ayuvi, Estuardo Mini —para niños de cáncer terminal— y Fundación Casa Ronald McDonald.

La selección de piedras, que proceden de Brasil, India, Italia y Sudáfrica, es supervisada por ellos mismos.

Alessandra afirma que se inspira en la vida y personalidad de sus clientes para crear diseños exclusivos.

Una pieza puede tardar incluso un año, y para una colección, entre cuatro y seis meses.

En la actualidad, en el país además de la tienda de Fontabella, en agosto del 2016, abrieron la segunda en Plaza Cañada, zona 14.