El misterio de JFK

El 22 de noviembre de cada año recuerda a los estadounidenses una fecha trágica, cuando en 1963 fue asesinado el presidente John Fitzgerald Kennedy (JFK) en Dallas, Texas por el francotirador Lee Harvey Oswald, quien, según la historia oficial, le disparó desde el sexto piso de la biblioteca Texas School Book Depositary.

Por Ana Lucía González

El 22 de noviembre de cada año recuerda a los estadounidenses una fecha trágica, cuando en 1963 fue asesinado el presidente John Fitzgerald Kennedy (JFK) en Dallas, Texas por el francotirador Lee Harvey Oswald, quien, según la historia oficial, le disparó desde el sexto piso de la biblioteca Texas School Book Depositary.

Y aunque han transcurrido 51 años del magnicidio y se han escrito miles de libros y artículos sobre el tema, las incógnitas sobre ¿Por qué lo mataron? y ¿Quién fue el asesino? aún persisten. El único inculpado fue Lee Harvey Oswald, muerto dos días después por Jack Ruby, cuando iba a ser trasladado de prisión.

A la fecha, el misterio alrededor del móvil del asesinato del 35 presidente de esa nación no está claro. Ello a pesar de las tres líneas de investigación realizadas por el gobierno de los Estados Unidos (EE.UU.).

La historia oficial

El informe de la Comisión Warren, quien llevó a cabo la investigación oficial, concluyó en que, si bien Oswald fue el autor de los disparos, el asesinato del presidente Kennedy podría haberse tratado de una conspiración, aunque no fue capaz de identificar a otros individuos u organizaciones que pudiesen estar involucrados.

Esta versión aún despierta dudas entre los estadounidenses y el tiempo ha demostrado, según algunas encuestas, que ya no creen tanto en que se haya tratado de una conspiración.

El año pasado, en ocasión del 50 aniversario del magnicidio, el diario español El País, publicó un sondeo que en el 2001 llevó a cabo la agencia de noticias AP, en donde un 81 por ciento de la población estadounidense consideraba que no se sabía toda la verdad y apostaba por la conspiración. En el 2003 esa percepción se redujo a un 75 por ciento, según estudio de la empresa CID-Gallup. Y en el 2013, solo un 36 por ciento dijo creer en el informe de la Comisión Warren, según AP.

único acusado

Oswald negó en todo momento su participación en el asesinato de Kennedy y afirmó ser un chivo expiatorio.

Sin embargo, algunos aspectos de la vida de Oswald (1939-1963) revelaron que sufría algunos trastornos psicológicos. Tuvo una infancia infeliz que se caracterizó por varios traslados de viviendas y colegios, relata el sitio Biografías y Vidas. En 1952, en Nueva York fue sometido a una serie de pruebas que evidenciaron su inteligencia superior, pero poca capacidad emotiva.

Más tarde, se enroló en el Ejército de EE.UU. donde se distinguió como tirador de élite y se especializó en electrónica para uso militar, aunque nunca logró ser ascendido de grado.

Simpatizó con el marxismo. Viajó a la Unión Soviética en octubre de 1959 y estaba dispuesto a adquirir dicha nacionalidad, pero recibió la negativa de dicho gobierno. Contrajo nupcias con una rusa y en 1962 regresó a los EEUU.

Entre los últimos movimientos de Oswald, se conoce que se involucró en actividades políticas a favor del líder cubano Fidel Castro. Un mes antes del asesinato de JFK, realizó un misterioso viaje a México en donde se sospecha hizo contacto con servicios de inteligencia cubana, de acuerdo al diario El País.

muchas teorías

En el ambiente aún se respiran varias hipótesis acerca de su muerte. Las mafias, la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Fidel Castro, millonarios de extrema derecha, e incluso el mismo Lyndon B. Johnson, vicepresidente de Kennedy, son fantasmas que aún rondan en la mente de millones de ciudadanos del mundo en torno al asesinato del carismático presidente demócrata.

La historia de este suceso también fue llevada a la pantalla grande en 1991: JFK, dirigida por Oliver Stone, cinta que pone en duda la versión oficial de dicho asesinato

La comisión Warren y el Comité Selecto de la Cámara sobre Asesinatos concluyó en su momento en que hubo otra persona que disparó además de Oswald.

Tiempo después, James Files confesó haber sido el asesino del presidente en The murder of JFK confession of an assassin (1996). Files es el único autor confeso del crimen.

Lo cierto es que desde la muerte de Kennedy se han escrito más de 2 mil libros sobre su asesinato, muchos de los cuales abrazan una o varias teorías conspiratorias, según la periodista Yolanda Monge del diario español El País.

Cine y Museo

La historia de este suceso también fue llevada a la pantalla grande en 1991: JFK, dirigida por Oliver Stone, cinta que pone en duda la versión oficial de dicho asesinato.

Junto al estreno, aumentaron las visitas a El Sexto Piso de la biblioteca donde trabajó Oswald —convertida en museo en 1989— y desde donde disparó.

Allí puede apreciarse la ventana desde la cual Oswald disparó su rifle de 6.5 milímetros contra Kennedy a las 12.30 de aquel trágico día.

El museo confirma una famosa frase del mismo Kennedy: “La historia, al fin y al cabo, es la memoria de una nación”.