Comunitario

Comunidades afectadas por erupción del Volcán de Fuego temen quedar aisladas 

Pobladores de las aldeas Morelia, Panimaché 1 y 2, El Porvenir, Sangre de Cristo, Santa Sofía y Los Yucales, ubicadas a menos de 15 kilómetros del cráter, afrontan incertidumbre pues están prácticamente abandonados y las rutas de escape son precarias e insuficientes. 

Por Carlos Álvarez / Chimaltenango

Unas 10 mil personas que viven en siete comunidades amenazadas por el Volcán de Fuego denuncian que no han recibido atención. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Unas 10 mil personas que viven en siete comunidades amenazadas por el Volcán de Fuego denuncian que no han recibido atención. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Prácticamente la única forma de ingresar a dichas comunidades, en las que viven unas 10 mil personas, es con vehículo de doble tracción, y por Santa Lucia Cotzumalguapa, Escuintla, pese a que esas poblaciones están en jurisdicción de San Pedro Yepocapa, Chimaltenango. 

Primero se debe llegar al kilómetro 84 de la ruta a dicho municipio y posteriormente avanzar más de 17 kilómetros en un camino vecinal en mal estado y donde se debe cruzar dos ríos, el Taniluyá y El Gobernador, que, cuando se crecen, imposibilitan el paso de personas y vehículos.

Líderes comunitarios de las aldeas confirmaron a Prensa Libre que, desde el pasado domingo, que ocurrió la violenta erupción que devastó varias comunidades, no han tenido contacto con autoridades y prácticamente los han dejado “abandonados”.

En el trayecto se deben cruzar dos ríos, Taniluya y El Gobernador, que cuando se crecen hacen imposible el paso de las personas. Es común que esas comunidades queden aisladas cuando llueve u ocurren deslizamientos en el Volcán de Fuego.

Los vecinos indicaron que desde el pasado domingo las autoridades no han trasladado información y en este momento no tienen claro qué es lo que deberían hacer en caso exista una emergencia.

Lea también: Volcán de Fuego expulsa la mayor cantidad de gases tóxicos en la era satelital, según la NASA

La única vía de acceso para las comunidades es un camino de terracería; también se deben cruzar dos ríos. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
La única vía de acceso para las comunidades es un camino de terracería; también se deben cruzar dos ríos. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Rutas de riesgo

En la aldea Los Yucales, la más retirada de todas las comunidades del sector, existe una ruta de evacuación que puede utilizarse en caso de extrema necesidad para evacuar a las comunidades; sin embargo, el camino consiste en aproximadamente tres kilómetros de camino de piedras, con amplias inclinaciones y ríos que lo atraviesan.

Al final se llega a un puente colgante llamado Los Tarros, que fue construido en 1974 y que por su vejez solo puede ser utilizado por un máximo de 25 personas a la vez que tardan alrededor de 10 minutos en atravesarlo.

Roberto Enrique Cuellar, quien es maestro de la comunidad Los Yucales desde hace 45 años, comentó que la única vez que se realizó un simulacro de evacuación fue cuando Álvaro Colom fue presidente.

Explicó que el puente fue autorizado por la Conred para ser una ruta de evacuación de las comunidades pero que es evidente que no se da abasto.

Lea también: Afectados por erupción del volcán insisten en retornar a sus comunidades

Señaló que el problema más grande es que hace varios meses un grupo de personas llegó al lugar y instaló dos pedestales en cada entrada del puente con el argumento de que no puedan pasar motocicletas.

Sin embargo, esto dificulta también el paso de las personas puesto que estrecha la entrada y no permite que las personas carguen con algunas pertenencias.

El educador señaló que durante una emergencia será muy difícil ordenar a las personas para que transiten por el camino que es muy malo y que respeten el límite recomendado de personas que pueden atravesar el puente.

No se irán

Mercedes Zúñiga es una mujer de 89 años que perdió la vista y el oído desde hace más de un lustro, vive en una pequeña galera improvisada que tiene piso de tierra y que ha vivido toda su vida en la aldea Morelia.

Sus familiares creen que la vista la perdió debido a la ceniza del volcán, por su avanzada edad no puede desplazarse mucho y le es muy difícil escuchar lo que las demás personas quieren decirle.

Escenas de drama: Los hermanitos Ascón murieron en la misma habitación y cama

María Ramos nuera de la octogenaria, contó que Zuñiga enviudó hace más de una década y desde entonces ha vivido con su familia.

“Ayer junto a mi familia quisimos irnos cuando estaban evacuando la aldea pero decidimos que la familia se quedaría porque no podemos abandonar a nuestra abuela”, comentó.

“Claro que tengo miedo y vamos a estar aquí hasta que Dios quiera”, indicó Zuñiga sentada en su cama.

Sin coordinación

Ayer, luego de que se registrara el descenso de un flujo piroclástico, hubo una alerta en la comunidad y un grupo de voluntarios trató de realizar una evacuación de las comunidades.

Sin embargo, rápidamente la histeria se apoderó de los comunitarios, particularmente de la aldea Morelia, y solo un grupo de 300 personas fueron llevadas a Santa Lucía Cotzumalguapa. El resto decidió quedarse en el punto.

Juan Hernández, primer alcalde auxiliar de la aldea Morelia, explicó que el domingo, cuando ocurrió la violenta erupción, se intentó evacuar a las personas, pero a las 17 horas los ríos habían crecido y era imposible evacuarlas.

Luego de la erupción, el principal problema es que los cultivos de maíz y otros alimentos se perdieron y, según comentaron los habitantes, no ha existido presencia de las autoridades para ofrecer apoyo.

Otra de las situaciones que afecta a las comunidades es que, por el momento, no hay agua entubada, lo que podría provocar el aumento de enfermedades gastrointestinales.

Le puede interesar: Estos mensajes escribieron las personas en las bolsas de ayuda para damnificados

Los pobladores temen que por la carencia de agua potable, puedan desarrollar enfermedades gastrointestinales. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Los pobladores temen que por la carencia de agua potable, puedan desarrollar enfermedades gastrointestinales. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Las clases están suspendidas desde el pasado lunes, según explicó Cambry Cuellar, maestra de párvulos de la aldea Morelia, quien contó que aún no saben cuándo reiniciar las labores. Así como los demás, ella confirmó que ninguna autoridad se ha acercado a las comunidades.

La maestra consideró necesario que las autoridades de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) desplieguen un equipo y brinden información a la población para saber qué hacer.

Por el momento las autoridades de los Consejos Comunitarios de Desarrollo (Cocodes) tratan de organizar a las personas y mantenerlas alerta ante una nueva emergencia.

Las familias han denunciado que las autoridades no les han transmitido información y que al momento aún desconocen qué deben hacer. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Las familias han denunciado que las autoridades no les han transmitido información y que al momento aún desconocen qué deben hacer. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Sigue la búsqueda

Desde tempranas horas se sacan restos humanos del lugar.
Desde tempranas horas se sacan restos humanos del lugar.
Debido a que las viviendas están debajo de la tierra los socorristas usan una varilla de madera para poder evaluar el lugar donde caminan.
Debido a que las viviendas están debajo de la tierra los socorristas usan una varilla de madera para poder evaluar el lugar donde caminan.
Algunas de las viviendas construidas con madera y lámina han quedado en pie.
Algunas de las viviendas construidas con madera y lámina han quedado en pie.
Aun hay varios lugares por explorar y determinar los daños por la erupción.
Aun hay varios lugares por explorar y determinar los daños por la erupción.
Algunos caminos tienen hasta dos metros de material volcánico y troncos que fueron arrastrados.
Algunos caminos tienen hasta dos metros de material volcánico y troncos que fueron arrastrados.
En San Miguel Los Lotes, Escuintla, con mucha precaución se trata de sacar material de las viviendas donde hay esperanza de encontrar personas con vida.
En San Miguel Los Lotes, Escuintla, con mucha precaución se trata de sacar material de las viviendas donde hay esperanza de encontrar personas con vida.
Vecinos y familiares de las víctimas guían a los cuerpos de socorro para buscar a personas desparecidas.
Vecinos y familiares de las víctimas guían a los cuerpos de socorro para buscar a personas desparecidas.
Las autoridades vigilan el sector para que otras personas no ingresen a las viviendas.
Las autoridades vigilan el sector para que otras personas no ingresen a las viviendas.
Los cuerpos de rescate continúan con la búsqueda de víctimas en la zona cero, antes de que se cumplan las 72 horas en las que se puede encontrar personas con vida.
Los cuerpos de rescate continúan con la búsqueda de víctimas en la zona cero, antes de que se cumplan las 72 horas en las que se puede encontrar personas con vida.
Varios animales han sido rescatados del lugar.
Varios animales han sido rescatados del lugar.
Animales de granja son llevados a las afueras de la zona cero.
Animales de granja son llevados a las afueras de la zona cero.
Maquinaria pesada remueve el material para despejar los caminos que llevarán a los cuerpos de socorro a lugares que aún siguen incomunicados.
Maquinaria pesada remueve el material para despejar los caminos que llevarán a los cuerpos de socorro a lugares que aún siguen incomunicados.
En la aldea San Miguel Los Lotes, Escuintla, el panorama es desolado.
En la aldea San Miguel Los Lotes, Escuintla, el panorama es desolado.
Por momentos algunas personas llevan comida a las personas que trabajan en la zona cero.
Por momentos algunas personas llevan comida a las personas que trabajan en la zona cero.
Escombros son removidos con mucho cuidado durante la búsqueda.
Escombros son removidos con mucho cuidado durante la búsqueda.
Mujeres oran en las afueras del área cero para pedir por las personas que trabajan en el lugar y por las almas de los fallecidos.
Mujeres oran en las afueras del área cero para pedir por las personas que trabajan en el lugar y por las almas de los fallecidos.
Las normas internacionales indican que a las 72 horas de búsqueda disminuyen las posibilidades de encontrar personas con vida, indican los cuerpos de socorro en el lugar.
Las normas internacionales indican que a las 72 horas de búsqueda disminuyen las posibilidades de encontrar personas con vida, indican los cuerpos de socorro en el lugar.

Contenido relacionado

> Arjona se compromete con damnificados por erupción del Volcán de Fuego y hace llamado al Gobierno

> Insivumeh advierte de descenso de lahares calientes y rocas gigantes

> Afectados por erupción del volcán insisten en retornar a sus comunidades