Comunitario

Conred: Sector de El Cambray es de alto riesgo

La Conred identificó en 2008 la vulnerabilidad y riesgo en el sector de El Cambray 2, fue declarado de alto riesgo y de este dictamen estaba informada la municipalidad de Santa Catarina Pinula, dijo el secretario de la entidad, Alejandro Maldonado.

Por Henry Pocasangre

Área donde fue el deslizamiento en Cambrey 2. (Foto Prensa Libre: William Santos)
Área donde fue el deslizamiento en Cambrey 2. (Foto Prensa Libre: William Santos)

“La última consulta de la municipalidad fue en noviembre del año pasado sobre El Cambray 1 y 2, se dijo que sí existe riesgo”, destacó Maldonado en una conferencia de prensa a las 14 horas del viernes.

“Se hace prácticamente imposible trasladar a más de 35 mil personas a otro sector”, dijo el secretario de Conred al referirse a que las personas continuarán viviendo en el lugar. Maldonado hizo referencia también a que no se alcanzarán los objetivos de desarrollo si no existe prevención de desastres.

Sobre los recursos con los que cuentan para operar, dijo que están en pláticas con el ministerio de Finanzas, quienes ya les pidieron una solicitud formal para buscar la capitalización.

Rescate es prioridad

En la misma conferencia, el presidente Alejandro Maldonado padre y las autoridades de rescate detallaron las acciones que realizan en busca de las personas soterradas por el alud y se declaran en alerta roja.

La cifra confirmada por la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) a esa hora fue de 600 personas desaparecidas de al menos 125 viviendas que quedaron soterradas por un deslizamiento en El Cambray 2.

El presidente Maldonado pidió la cooperación, ayuda y comprensión de todos los guatemaltecos ante la emergencia. 

“Desde muy temprano fui alertado sobre el tema, desde ayer en la noche los operadores de rescate y todos los de la Coordinadora estaban en pie, han trabajado con esfuerzo y sacrificio, no solo operadores del Gobierno sino de sociedad civil, bomberos y brigadistas que atienden emergencias” afirmó el mandatario.

“Tenemos que saber el número de viviendas que fueron afectadas por el deslizamiento, por eso son unas 600 personas desaparecidas de unas 125 viviendas”, dijo el secretario, además agregó que tienen identificadas como necesidades, la adquisición de diésel para la maquinaria, alimentación para las 616 personas que están trabajando y algunas otras necesidades de atención inmediata. La cifra de desaparecidos se ajustó a 450 la noche del viernes.

El ministro de Defensa Nacional, William Adalberto Mancilla, detalló que cuentan con recursos pero de agotarse, ya existe una orden del presidente hacia el ministerio de Finanzas para que asigne los recursos. “Hay gente con vida, me comprometo a seguir las 24 horas del día. Hay relevo del personal de todas las instituciones, estaremos el tiempo necesario” puntualizó.



Socorristas rescatan cuerpos de personas entre los escombros de las paredes. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)
Socorristas rescatan cuerpos de personas entre los escombros de las paredes. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)


Apoyo internacional

Valerie Julliand, coordinadora residente de Naciones Unidas en Guatemala, explicó que han puesto a disposición su ayuda para las operaciones de emergencia. “Nos alegra ver que las operaciones de rescate por ahora están bien, no hay necesidades, pero en el caso de haber estamos para apoyar”.

Por su parte el presidente Maldonado manifestó que de las primeras llamadas recibidas luego de la emergencia, fueron de la embajada de México, Estados Unidos, y de una brigada de médicos cubanos, quienes quieren apoyar en las labores.

“Es una ayuda que en su momento debe estar, es decir, cuando el país entra en una etapa que no puede por sí mismo con la emergencia, la ayuda es bienvenida” agregó el gobernante.

“En este momento la mayor prioridad es sacar de los escombros a las personas que pueden estar sobreviviendo” afirmó el presidente.



Las casas quedaron destruidas por la fuerza de la tierra que cayó de la montaña. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)
Las casas quedaron destruidas por la fuerza de la tierra que cayó de la montaña. (Foto Prensa Libre: Edwin Bercián)