Gobierno declara estado de Calamidad por incendios en Petén

El Ejecutivo declaró estado de Calamidad por 30 días en Petén por los más de cien incendios forestales que afectaron miles de hectáreas de bosque en ese departamento.

Por Geovanni Contreras y Geldi Muñoz

Varios incendios forestalen devastan amplias áreas boscosas de Petén. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)
Varios incendios forestalen devastan amplias áreas boscosas de Petén. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)

La declaración de dicho estado de Calamidad fue publicada en un acuerdo gubernativo este lunes y deberá ser ratificado por el Congreso en los siguientes tres días.

Las autoridades explicaron el sábado último, después de una reunión extraordinaria del Gabinete General, que con esa acción se busca facilitar el ingreso al país de países y organizaciones internacionales para ayudar a apagar los incendios.

“Este estado de Calamidad responde a que organizaciones puedan venir sin tener mayores problemas para ayudarnos a apagar estos incendios. No son compras, es apoyo a los cuerpos de bomberos”, indicó el vicepresidente Jafeth Cabrera.

El vocero presidencial, Heinz Hiemann, precisó que de los 100 incendios detectados en Petén, 87 eran de clase mediana o alta, que han quemado ocho mil hectáreas de bosque y hay 200 mil más en riesgo.

“Se ha venido trabajando en estos incendios con los apagafuegos del ministerio de la Defensa. Hay alrededor de 350 apagafuegos. A la fecha hay 15 focos de incendio, pero son en las zonas más boscosas donde maquinaria no entra, únicamente pueden ingresar elementos humanos”, agregó Hiemann.

De esa cuenta, el gobierno tiene ofrecimientos de la comunidad internacional de apoyar con helicópteros de agua, químicos para apagar incendios, alimento para los apagafuegos, y personal, entre otros insumos.

“Con este estado de Calamidad, México y Estados Unidos están dispuestos a venir para sofocar estos incendios”, expresó Cabrera.

El vicemandatario manifestó preocupación porque los incendios se acercan a las reservas de Tikal y Laguna del Tigre, por lo que este domingo se hará un recorrido aéreo para actualizar la gravedad de la situación.

El personal y equipo de cooperación internacional, de aprobarse la Calamidad, será dirigido por la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).



Publican decreto gubernativo en el que se declara estado de Calamidad en Petén. (Foto Prensa Libre:)
Publican decreto gubernativo en el que se declara estado de Calamidad en Petén. (Foto Prensa Libre:)


Medidas

Durante el plazo de estado de Calamidad, las autoridades buscan coordinar y tomar las acciones que considere necesarias para atender los daños derivados de los efectos de los incendios forestales, así como prevenir que se produzcan más.

Limitar el derecho de libre locomoción, cambiar o mantener la residencia de las personas en los lugares afectados o en riesgo de serlo, siempre que las circunstancias lo manden y establecer cordones sanitarios.

También limitar la circulación de vehículos e impedir la entrada de personas en las zonas afectadas o en riesgo de serlo, siempre que las circunstancias lo demanden.

Exigir a los particulares el auxilio y cooperación que se consideren indispensables para el mejor control de la situación en las zonas afectadas.

Promover el traslado de los pobladores de viviendas que se ubican dentro del área declarada como de alto riesgo.

Posible causa

El narcotráfico, a través de los denominado "narcoganaderos" que trasladan la droga por toda Centroamérica, están detrás de los incendios que en las últimas dos semanas han calcinado al menos ocho mil hectáreas de bosques en el norte de Guatemala, una amenaza a la Reserva de la Biosfera Maya.

Años tras año, los "narcoganaderos" que ocupan amplias extensiones de suelo para sus rebaños, han ido ganado terreno en los bosques del departamento de Petén gracias a una "deforestación" forzada de la zona, dijo la directora del Consejo Nacional de Áreas Protegidas en Petén, Alma Polanco.

Para ello, señala la responsable del Conap, se sirven de pobladores locales, afectados por una pobreza extrema, a los que pagan para que prendan fuego a los bosques y así ampliar las tierras a ocupar.

Estas prácticas, unidas a las negligencias de algunos campesinos locales en sus cultivos, son la principal razón de los incendios registrados en las últimas semanas.

"Si no lo paramos -en unos años- ya no va a quedar nada de la reserva" maya, alertó Polanco.