Comunitario

Mercados siguen bajo acecho de extorsionistas

Las extorsiones a inquilinos de mercados populares continúan y este lunes La Candelaria, en la zona 6, cerró sus ventas por la presión delincuencial.

Por Geldi Muñoz

Algunos locales del mercado La Candelaria, en la zona 6, permanencen cerrados por la presión de extorsionistas. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)
Algunos locales del mercado La Candelaria, en la zona 6, permanencen cerrados por la presión de extorsionistas. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)

Este domingo comenzaron las quejas de los locatarios por las constantes presiones y amenazas de grupos que exigen dinero a cambio de no atentar contra los comerciantes.

Este lunes amanecieron todos los locales con números, colocados supuestamente por los extorsionistas para “controlar” a sus víctimas, lo que hizo que los comerciantes decidieran paralizar las labores.

Las denuncias de los locatarios hicieron que Gobernación apoyara con algunos agentes de la Policía Nacional  Civil y soldados del grupo Seguridad Ciudadana, que llegaron a vigilar los pasillos del mercado.



Números sobre una cartulina identifican a los comercios acechados por los extorsionistas en el mercado La Candelaria, zona 6. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)
Números sobre una cartulina identifican a los comercios acechados por los extorsionistas en el mercado La Candelaria, zona 6. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)


Ya con la presencia policial algunos vendedores decidieron abrir sus negocios, aunque con miedo, tienen productos perecederos y necesitan venderlos.

El mercado La Candelaria se suma a los mercados de Jocotales, Santa Luisa y San Martín, en la zona 6, Santa Faz, en Chinautla y La Palmita, en la zona 5, todos acechados por extorsionistas que incluso ya han atentado contra los vendedores.

El pasado domingo, el vocero de la comuna capitalina, Carlos Sandoval, explicó que la seguridad en esos recintos es competencia del Ministerio de Gobernación y la autoridad edil se ha limitado a gestionar el diálogo entre vendedores y autoridades.





Las cuotas de los extorsionistas oscilan entre los Q200 hasta Q500 por semana,  a cada vendedor, sin que algunos superen los Q50 en ganancias diarias por el tipo de comercio.

La Policía Nacional Civil ante la ola de extorsiones a mercados a señalado que no reciben denuncias, lo que dificulta la acción preventiva.

Deben investigar 

Lizandro Acuña, experto en seguridad del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac), señaló que el MP y la PNC no requieren de las denuncias para investigar y desarticular a las bandas de extorsionistas.

“El mandato constitucional es que para los delitos de acción pública como el de la extorsión, el MP, de oficio, empieza las investigaciones cuando se tiene conocimiento, y no se requiere que la persona denuncie”, explicó Acuña.

Añadió que "El problema de por qué no denuncian las víctimas es porque hay filtraciones de información, debido a que algunos agentes de la PNC están involucrados con el crimen organizado, y eso obliga a que las víctimas se abstengan, por temor a represalias”, enfatizó el experto.

Si no denuncian no investigan

El director de la Policía Nacional Civil, Nery Ramos indicó que se tiene conocimiento de algunas acciones de extorsión por parte de pandilleros, “pero la Policía carece de denuncias porque se dice tanto, pero oficialmente no se tiene un dato concreto”.

Subrayó: las exacciones ilegales han resurgido, porque meses atrás “el tema de la extorsión había desaparecido y ahora están tratando de implantar este fenómeno extorsivo a los comerciantes, pero no lo vamos a permitir”.

“Es ahí donde necesitamos el papel activo de quienes dicen ser víctimas de extorsión porque mientras callen dificultará más la recolección de información para empezar los procesos de investigación”, agregó.

Al cuestionarlo sobre que las víctimas de extorsión temen hablar con la PNC porque algunos agentes les informan a los extorsionistas aseguró que son especulaciones, refutó:  “Eso es falso. Dejémonos de especulaciones. Aquí nuestros equipos de investigaciones son serios y son los que han desarticulado múltiples estructuras criminales”.