Justicia

Van 70 estafas desde México

Por medio de llamadas telefónicas, una red criminal integrada por al menos 15 personas ha estafado, desde México, a familiares de guatemaltecos que residen en el extranjero, según denuncias que conoce la Fiscalía Metropolitana del Ministerio Público.

Por Sara s. Melini

Delincuentes engañan a familiares al simular voz de parientes. (Infografía Prensa Libre: Benildo Concogua)
Delincuentes engañan a familiares al simular voz de parientes. (Infografía Prensa Libre: Benildo Concogua)

Durante el 2014 y parte del 2015, la Fiscalía ha registrado 70 denuncias, solo en el área capitalina.

La investigación revela la forma precisa como opera la estructura delincuencial, la cual está integrada por al menos 15 personas.

Para efectuar las pesquisas se han servido de análisis telefónicos, entre ellos los registros numéricos, pues siempre utilizan los mismos, nombres específicos y boletas de depósito presentadas por las víctimas.

Cómo operan

Los delincuentes hacen una primera llamada desde los Estados Unidos al número de casa de una familia guatemalteca, y simulan ser un familiar que vive en ese país; es la misma víctima quien les proporciona información.

Posteriormente los integrantes de la estructura, quienes han obtenido la identidad del familiar de la víctima, le dicen que harán un viaje sorpresa a Guatemala. Un día después fingen que están detenidos por agentes migratorios en México porque traían consigo sumas elevadas de dinero u otros objetos y piden dinero para pagar la fianza.

“Tenemos casos donde el cobro es pequeño, pues solicitan Q2 mil; en otros casos el monto estafado llega a los Q45 mil”, refirió la fiscal del MP.

El dinero es depositado a través de una remesa familiar por tres empresas que tienen sede legal tanto en Guatemala como México, por lo que los estafadores logran retirar la suma sin ningún inconveniente. En este punto de la operación utilizan sus nombres verdaderos, que ya forman parte de un registro del MP.

En algunas oportunidades, los delincuentes se comunican en múltiples ocasiones con las víctimas, para pedir más dinero, y prometen que les pagarán al llegar a Guatemala.

Son engañados

Édgar Celada, analista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales, considera que este fenómeno se da porque las víctimas reconocen cierta familiaridad de sus victimarios y confían de inmediato, sin sospechar que están siendo engañados.

“En la época actual se puede decir que toda la población guatemalteca tiene parientes en Estados Unidos, por lo que no es extraño que un familiar de ese país llame”, afirmó.

Las investigaciones

Actualmente el MP ha tenido acercamientos con agentes remesadores; sin embargo, la situación es difícil de erradicar. “Tenemos conocimiento de que los cajeros, al momento de recibir el depósito en efectivo, les preguntan a las víctimas si están seguras de que el dinero será depositado a un familiar, y las personas se enojan porque se les cuestiona sobre esto”, dijo la fiscal.

Por su parte, las entidades bancarias están al tanto de este tipo de estafas, pero hasta ahora no han logrado establecer un mecanismo que permita determinar si el dinero será enviado realmente a un familiar.

La Fiscalía Metropolitana ha identificado a la estructura y señala que el delito se comete desde ese país del norte, por lo que se sostienen negociaciones con la Fiscalía de Asuntos Internacionales, a fin de buscar la manera de hacer un trabajo en cooperación con la Procuraduría General de la República (PGR) de México para que los criminales sean juzgados en ese país o son extraditados a Guatemala.

Qué hacer

El ente encargado de la persecución penal en el país ha identificado que la mayoría de víctimas son personas de la tercera edad, por lo que ha dado una serie de recomendaciones.

“Es bueno que la posibilidad de ser estafados no sea subestimada; por lo tanto, se hace necesario socializar este tipo de información”, indicó la fiscal.

Una de las recomendaciones es estar atento a la información que se proporciona por teléfono a personas que digan ser familiares, además de orientar a la familia sobre como actuar ante una situación de esas.

“Y si se tienen familiares en Estados Unidos es bueno comunicarse con ellos a los números telefónicos que acostumbran, para saber si de verdad son ellos quienes los contactaron”, sugieren.

“Regularmente, los estafadores proporcionan números de teléfono diferentes a los que piden ser contactados, y por eso las víctimas no logran determinar el engaño”, advirtió la fiscal.

Es importante recordar que los vuelos provenientes de Estados Unidos, según la fiscal, en pocas oportunidades hacen escala en México, sino, por lo regular, son en El Salvador.

Agregó que si a alguien le hablan sobre una escala en México, debe sospechar, ya que ese dato evitó en una oportunidad que una persona fuera víctima de estafa.