Hemeroteca

1541: Beatriz de la cueva asume como gobernadora

Un día como hoy 9 de septiembre de 1541 toma posesión del cargo de Gobernadora, doña Beatriz de la Cueva, a raíz del fallecimiento de su esposo, el conquistador Pedro de Alvarado.

Por Hemeroteca PL

Beatriz de la Cueva, ilustración de Marilyn Scott-Waters. (Foto: Internet)
Beatriz de la Cueva, ilustración de Marilyn Scott-Waters. (Foto: Internet)

De la vida de Beatriz de la Cueva se sabe poco. Algunas fuentes de España citan que era natural de Úbeda (Jaen), que hoy forma parte de la Comunidad de Andalucía, hija de Luis de la Cueva y San Martín, segundo señor de Solera, décimo señor de Torreperogil, y comendador de Bedmar y Albanchez, y de María Manrique de Lara y Benavides, hija del señor de Jabalquinto entre los años 1500 a 1505.

Se dice que era una mujer bien parecida, ardiente, apasionada, ambiciosa e inteligente. Conocedora de su valía y haciendo uso de su buena posición siempre hizo prevalecer sus derechos como pocas en su época.

Beatriz casó con Alvarado luego de que éste enviudara de Francisca de la Cueva, hermana de ésta y que falleciera en Veracruz, México. En abril de 1539, llega a Guatemala a través de Puerto Caballos -hoy San Pedro Sula- acompañada de veinte doncellas que formaban parte de su comitiva además de una dote de treinta mil ducados de mercadería con muchas cosas ricas, telas, brocados, sedas y tapicería fina, imponiendo las modas españolas en las tierras que después serían su dominio.

Muerte de Alvarado

El "adelantado" estaba empeñado en ir a conquistar la Cíbola, una mítica tierra llena de riquezas al norte de la Nueva España -hoy México-. El 1 de septiembre de 1540 zarpó de Acajutla -hoy, El Salvador- y llegó al puerto de Santiago de Buena Esperanza- hoy, Manzanillo, México-, donde buscó entrevistarse con el virrey Antonio de Mendoza, para considerar la posible participación conjunta en la expedición.

Sin embargo hubo un alzamiento de indígenas en Nueva Galicia -hoy, Jalisco-. El gobernador Cristóbal de Oñate pidió ayuda a Alvarado antes de que este se reembarcara. El conquistador acudió a la batalla, pero en Nochistlán -hoy, sur de Zacatecas-, cuando su columna se retiraba desordenadamente, cayó por una pendiente con todo y caballo. Quedó mal herido; entre insoportables dolores, murió el 4 de julio de 1541. Dice la tradición que cuando le preguntaron qué le dolía, contestó: "El alma".



Restos del supuesto palacio de los Conquistadores, donde murió doña Beatriz de la Cueva ubicado en Ciudad Vieja. (Foto: Hemeroteca PL)
Restos del supuesto palacio de los Conquistadores, donde murió doña Beatriz de la Cueva ubicado en Ciudad Vieja. (Foto: Hemeroteca PL)


La muerte del adelantado provocó un problema de sucesión en la gobernación de Guatemala. Antes de emprender su última expedición, Pedro de Alvarado en previsión de su ausencia, dejó como teniente de gobernador a Francisco de la Cueva, cuñado y yerno, ya que estaba casado con Leonor, hija suya natural. En estas circunstancias y muerto Alvarado, el Virrey de México, nombra Gobernador de Guatemala interino a Francisco de la Cueva. Aunque éste era querido y respetado por los guatemaltecos, recibieron con desagrado la orden por considerarla una intromisión en sus asuntos. Por ello se planerá un singular proceso de sucesión que, si bien terminaría confirmando lo anterior, esquivaba la intervención del Virrey de México, con lo cual todos quedaban satisfechos.

El 9 de septiembre de 1541 se reunió el cabildo de Guatemala y por votación mayoritaria decidió el nombramiento de Doña Beatriz de la Cueva como gobernadora, cargo que aceptó de buen agrado, firmando la toma de posesión como "la sin ventura Doña Beatriz". Así se convertía en la gobernadora de la Capitanía General de Guatemala, siendo la segunda mujer gobernadora en América ya que María Álvarez de Toledo y Rojas ostentó el cargo de gobernadora de Santo Domingo en la Isla de la Española.

Castigo fatal

Beatriz inconsolable por la muerte de su marido, mandó a pintar de negro las paredes de su casa. Lo que nadie imaginaba que la incesante lluvia que por tres días bañaba el valle de Almolonga sería el presagio del final de la ciudad en dicho asentamiento. La noche del 10 al 11 de septiembre de 1541, la pequeña ciudad de Santiago de Guatemala fue destruida por una correntada de lodo y piedras que bajó del Volcán de Agua. Muchos murieron, incluida doña Beatriz, viuda del Adelantado dentro de la capilla de su palacio juntamente con su séquito de doncellas.



Parque de San Miguel Escobar donde se han descubierto evidencias de ser el lugar exacto donde estuvo asentada la ciudad de Santiago en el valle de Almolonga. (Foto: Hemeroteca PL)
Parque de San Miguel Escobar donde se han descubierto evidencias de ser el lugar exacto donde estuvo asentada la ciudad de Santiago en el valle de Almolonga. (Foto: Hemeroteca PL)


Se dice que la destrucción de la ciudad fue en castigo a doña Beatriz por haber afirmado de que Dios no podía enviarle otro castigo más grande que el de la muerte de su marido. De los Alvarado sobrevivieron únicamente su primo, Francisco y la hija de Pedro de Alvarado con Luisa de Xicontencatl, Leonor. La Sinventura fue sucedida en el cargo por el obispo Francisco Marroquín.