Internacional

Un guardia de la Reina Isabel II estuvo a punto de dispararle 

Un guardia de la seguridad de la reina Isabel II estuvo a punto de causar una tragedia ya que estuvo a punto de disparar a la monarca inglesa, según reportan medios británicos. 

Por Redacción

La Reina Isabel II al salir de la misa de Acción de Gracias en noviembre pasado. (Foto Prensa Libre: EFE).
La Reina Isabel II al salir de la misa de Acción de Gracias en noviembre pasado. (Foto Prensa Libre: EFE).

El Daily Mail, por ejemplo, publica que la reina se encontraba dando un paseo nocturno a las 3 de la madrugada del miércoles cuando el guardia de seguridad, que no fue identificado, solo divisó una sombra.

Inmediatamente, y ante la sospecha de que pudiera tratarse de un intruso, apuntó su arma a la monarca inglesa. Su sorpresa fue que al verla en la claridad se trataba de la reina que había salido a tomar un poco de aire fresco.

El medio cita al periódico The Times, que relata que el guardia le confeso a la reina Isabel que estuvo cerca de accionar su arma a lo que ella respondió: “La próxima vez llamaré de antemano para que no tengas que dispararme”.

Recuperación

La reina Isabel II, de 90 años, aún se recupera en su residencia rural de Sandringham, en el este de Inglaterra, del fuerte resfriado que le ha mantenido alejada de los compromisos oficiales más de dos semanas.

El palacio de Buckingham, residencia oficial de la familia real británica, ha insistido en que la soberana "sigue recuperándose", sin aportar más detalles sobre la salud de la Jefa de Estado.

90

  • años de edad tiene la Reina Isabel II

Esta semana, según fuentes reales, la reina se encontró con fuerzas para condecorar a uno de sus empleados, Ray Wheaton, en Sandringham, un gesto percibido como un indicio claro de mejoría de su salud.

La princesa Ana, hija de Isabel II, comentó hace unos días que su madre se sentía "mejor", después de que la reina se viera obligada a no salir de la mansión de Sandringham, donde se instaló el pasado 23 de diciembre para pasar las fiestas de Navidad y Año Nuevo con su familia más cercana.

El fuerte resfriado impidió este año a la reina cumplir con compromisos habituales del periodo navideño, como asistir a la misa de Navidad y la de Año Nuevo en Norfolk.

De hecho, este año, la soberana y su esposo, el duque de Edimburgo, de 95 años, retrasaron un día su partida de Londres a Sandringham debido a que ambos estaban resfriados.

El catarro no evitó que la reina participara, en cambio, en las celebraciones navideñas privadas de la familia en su finca campestre.



La reina Isabel II de Inglaterra (2-i) y su esposo, el duque Felipe de Edimburgo, al salir de  la misa del Jueves Santo del 2015. (Foto Prensa Libre: EFE).
La reina Isabel II de Inglaterra (2-i) y su esposo, el duque Felipe de Edimburgo, al salir de la misa del Jueves Santo del 2015. (Foto Prensa Libre: EFE).


Durante estos días, la prensa británica ha estado pendiente de la evolución de su monarca, que se ha mantenido al margen de la vida pública, pero cuyo estado de salud no reviste gravedad a pesar de su avanzada edad, según las informaciones oficiales.

El palacio de Buckingham informó recientemente de que Isabel II dejará de ejercer de patrona de más de 20 organizaciones benéficas antes de cumplir 91 años, el próximo 21 de abril.

Pese a ese retiro temporal mientras se repone del resfriado, la reina pudo enviar el pasado día 3 un mensaje de condolencia al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, por el atentado en una discoteca de Estambul (Turquía) el día de Año Nuevo.

En él, según un portavoz del palacio de Buckingham, Isabel II se solidarizó con los familiares de las víctimas del ataque, que causó 39 muertos y fue reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico, y con los turcos.