Leer para Creer

Puerta de tren le atrapa la cabeza a mujer en Nueva York y nadie la ayuda

Un video que circula en redes sociales muestra a una mujer de avanzada edad que queda atrapada en la puerta de un vagón del metro de Nueva York, ante la indiferencia de las personas.

Por Julio Román

Una mujer quedó atrapada en la puerta de un metro en la estación de Bronx varios minutos, sin recibir ayuda. (Foto Prensa Libre: Internet)
Una mujer quedó atrapada en la puerta de un metro en la estación de Bronx varios minutos, sin recibir ayuda. (Foto Prensa Libre: Internet)

La mujer viajaba en el tren de la línea 4 que se detuvo en la estación Woodlawn en el Bronx, pero no se percató que este había concluido su recorrido y cuando se bajó, la puerta le atrapó la cabeza.

En  el video, que fue captado por otro pasajero que estaba en otro tren, se aprecia que la mujer tiene la cabeza atrapada por la puerta y el resto del cuerpo dentro del vagón.

¿Y la ayuda?

Las imágenes revelan que al menos cuatro personas pasan frente a la mujer y ninguna la ayuda. "Tal parece que cada día es más difícil encontrar buenos samaritanos”, comentaron varias personas en las redes sociales.

Otros mencionaban que en Nueva York las personas han perdido sensibilidad ante el sufrimiento ajeno.

“No es posible que nadie haya hecho algo por ayudar a esta mujer”. “Pareciera que la mujer es invisible”, dijeron otras usuarias.





Las críticas arreciaron cuando en las imágenes se ve que una empleada de la Autoridad Metropolitana del Sistema de Transporte o Metro (MTA), pasa frente a la mujer y parece ignorarla también.

“¡Hasta los mismos empleados de la MTA pasan sin preguntar nada! ¡No solo un ciudadano común! ¿Y de quién se espera más? ¿De las autoridades no es cierto?", escribió una mujer en un comentario en Facebook.

En respuesta, el MTA dijo al Daily News que la empleada sí ayudó a la mujer y que fue al área de controles para liberar la puerta.

"Mientras este es un incidente desafortunado, la pasajera pudo quedar libre con la ayuda de nuestro operador del tren", dijo un vocero de la MTA.

Debido a que las puertas no estaban completamente cerradas nunca hubo peligro de que el tren se moviera".