Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

08/11/12 - 00:00 Nacionales

Dolor y temor por tragedia

Dolor y angustia por la pérdida de familiares o vecinos afrontaban los habitantes de San Marcos, en medio del temor a que continúen los sismos.

Muchos de los presentes en la arenera San José, en El Recreo, Esquipulas Palo Gordo, no pudieron contener el llanto al ver el cuerpo de Mario Ramírez Yoc, de 51 años, y entre sus brazos a su nieto, Édgar Ramírez, 6.

En ese sector quedaron soterradas siete personas,

“Por la forma en que quedaron los cadáveres, es evidente que el abuelo quiso proteger a su nieto”, expresó uno de los pobladores.

Una residente del lugar relató que el niño llegaba desde hace algunos días a acompañar a su abuelo, porque ya se encontraba de vacaciones.

En el mismo lugar encontraron los cadáveres de Wilson Cruz, 18, y Neftalí Ventura, 28, quien trabajaba en la arenera desde hace cuatro años. Su abuelo, Cruz de León, quien tenía 40 años de laborar allí, también se presume que murió soterrado, aunque su cuerpo aún no ha sido hallado.

Otros tres cadáveres, procedentes del casco urbano, fueron llevados a la morgue del hospital de San Marcos. Yulissa Munguía, médico forense, expresó: “Me parte el alma ver a esos angelitos golpeados”, ya que entre los cuerpos estaba el de una niña y dos adultos.

Inocencia Ventura indicó que la niña es su sobrina, y la identificó como Rosa Ventura Ramos, 5. Relató que la menor murió debido a que una pared de block le cayó encima.

Persiste el temor

Martina Ramírez, quien reside en la zona 5 de San Marcos, expresó: “Tenemos miedo de que siga temblando, porque ya no sabemos qué puede pasar”.

Ella es madre de Lucila Méndez, 5, quien fue trasladada al hospital nacional de ese departamento, debido a que le cayó parte de la pared de su casa mientras dormía, lo que le causó una lesión grave en la cabeza.

Carmen Castañón, también pobladora de San Marcos, quien se encontraba en el hospital, expresó: “Ojalá no siga temblando, porque mucha gente ha salido golpeada”.

Ella llegó al centro asistencial con una fractura en el brazo derecho, que se produjo cuando trató de huir de su vivienda, donde quedó prensada entre la pared y la puerta.

La afectada, al igual que muchos otros vecinos de San Marcos, pidió al Gobierno que les ayude, ya que perdieron sus pertenencias.

“Ojalá nos apoyen con un techo mínimo, aunque sea para pasar la noche, porque perdí todas mis cosas. Se acabó toda mi casa, todo se quebró”, expresó Castañón.

El residente Amable Pérez también llegó al nosocomio, debido a que sufrió una lesión en el esternón y en una pierna, debido a que una pared de su vivienda se desplomó por el terremoto.

POR AROLDO MARROQUíN, Y JULIO F. LARA /

Retalhuleu:  Salvó a su nena

Juana Marroquín, quien reside en Retalhuleu, comentó que   hacía tortillas, cuando empezó a temblar.

Según Marroquín, en ese momento el fuego con el que cocinaba se hizo más alto, por lo que  salió corriendo de su  vivienda.

Sin embargo,  tuvo que retornar para poner a salvo a su hija de 3 meses, quien había quedado dentro de la casa.

San Marcos: Quedan sin nada

Teresa Ramírez se lamentaba y pedía ayuda al Gobierno mientras cocinaba en el patio de una casa que se derrumbó  y de la cual solo quedó el piso de cemento.

Ramírez relató que tuvo que sacar sus pertenencias, con la ayuda de   sus hijas, una de ellas embarazada.

“Ojalá el Gobierno nos dé  un techo, al menos para pasar el agua”, expresó.

 Las afectadas residen en San Francisco,  El Quetzal, San Marcos.

Suchitepéquez: Vehículo destrozado

“Resguardaba mi vida bajo un dintel de una puerta, pero escuché un fuerte ruido y salí a ver a la calle.  Cuando observé mi microbús desecho, casi me desmayo”, expresó Wilson Morales.

“Para mí es una pérdida de Q60 mil. Tengo la boca amarga,  pero ni modo. Lo importante es que estoy  vivo”, agregó.

El vehículo quedó destrozado al caerle una pared, en la 3a. calle, cantón Salaché, zona 3, Mazatenango, Suchitepéquez.

Quetzaltenango: Mientras oraba

Ramiro Romero, del cantón Chicuá, Quetzaltenango, lamentó la muerte de su padre, Leonardo Romero, quien perdió la vida mientras oraba en el cerro La Muela. La tragedia ocurrió en una zona rocosa cuando    varias piedras se desprendieron y le cayeron encima, debido al fuerte sismo.

Romero  dijo  que él  le insistió a su padre para  que fuera  a orar, pues  luego asistirían  a un culto.


Más noticias de Nacionales

Herramientas

Tags

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.