Guatemala

Falta de coordinación desmotiva a donantes, según estudio

Falta de coordinación entre las dependencias del Ejecutivo, excesiva burocracia y ausencia de controles en la eficacia de determinada ayuda internacional, entre otras disfuncionalidades, son razones por las cuales los cooperantes se desmotivan para incrementar la asistencia, según revela un estudio.

Por GEOVANNI CONTRERAS CORZANTES

Surgen detalles de  disfuncionalidades para administrar y ejecutar la ayuda internacional.
Surgen detalles de disfuncionalidades para administrar y ejecutar la ayuda internacional.

El Primer Informe Nacional sobre Cooperación Internacional para el Desarrollo y Eficacia de la Ayuda en Guatemala, del 2008 al 2009, descubrió un sinnúmero de debilidades en los diferentes ámbitos de la ayuda internacional, pero más en las propias instituciones que reciben, administran, gestionan y coordinan los recursos.

En principio, solo un 40 por ciento de las dependencias del Ejecutivo cuentan con una unidad de cooperación internacional y afrontan una alta rotación del personal, lo que repercute en la pérdida de información y seguimiento de los procesos que están en gasto.

Integrantes de organismos y países amigos acudieron ayer a la presentación del informe, rendido por la Secretaría General de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplán). Para los asistentes, la gráfica que más sorprendió fue una en la que esta dependencia resumió la descoordinación general interna, donde las políticas públicas, el presupuesto, la planificación y la inversión tienen rumbo distinto y disperso, cuando deben ir de la mano.

Burocracia y las ONG

Varias instancias que ven al mismo tiempo la cooperación externa fueron criticadas porque no está claro —o no se conoce— el papel que cumple cada una.

“Desmotivan, pero, sobre todo, hacen que no se logren los objetivos. Hay necesidad de coordinación dentro del Estado, se debe tener cuidado con que eso produzca una serie innumerable de instancias de coordinación de muchas instituciones que en realidad no coordinan nada, sino que duplican esfuerzos y diluyen la responsabilidad”, expuso René Mauricio Valdés, coordinador residente del Sistema de las Naciones Unidas.

“No digo que hay que debilitar el Estado, pero sí simplificar el Estado”, agregó.

La jefa de Segeplán, Karin Slowing, dijo a Prensa Libre que un 48 por ciento de la cooperación registrada va directamente de los cooperantes a los territorios, y la principal ruta es a través de organizaciones no gubernamentales (ONG).

“Tuvimos que hacer estudios de terreno y recabamos más de 700 proyectos dispersos en todo el país, los que muestran que no tenemos idea de cuánto está fluyendo a las municipalidades o en las ONG y no hay registro que obligue a una ONG a presentar estados financieros”, expresó la funcionaria.

Miguel Ángel Encinas, de la Cooperación Española y representante de la Unión Europea (UE), señaló: “Hay que tratar de buscar un sistema de planificación que le dé fuerza, que esté claro tanto para el Gobierno como para las autoridades en los territorios, y también para las ONG”.

Encinas añadió que si las autoridades del país apoyan y presentan un plan nacional de desarrollo con unos procedimientos de gestión claros, la cooperación internacional se alineará sin ningún problema.

Adolfo Sun, embajador de Taiwán, ejemplificó que la cooperación que su país brinda a Guatemala es de dos clases: la planificada —de mayor monto— con tiempo y la que se da por urgencias y de acuerdo con las necesidades de la población.