Opinión

Querido Lago de Atitlán

Querido lago, me he enterado por allí de que por fin tus ruegos serán respondidos, ya que las organizaciones que han estado protegiéndote por fin estarán recibiendo ayuda para que no sigas sufriendo. Al tanto de esta maravillosa oportunidad de que sanes está la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca del Lago de Atitlán y su Entorno (Amsclae), a cargo de una persona a quien estimo mucho y respeto. Se trata de Iván Azurdia, su actual director, quien ya está efectuando cambios impresionantes público-privados.

Por VIDA AMOR DE PAZ

<p>Vida Amor de Paz</p>
Vida Amor de Paz

La grata sorpresa es que la Embajada de Italia ya está coordinando acciones de gran envergadura a tu favor.

Querido Lago, sabemos que la contaminación es la que te ha estado agobiando. De acuerdo con un estudio efectuado en el manto acuífero, se identificaron tres elementos que fortalecen la cianobacteria que te ha hecho tan vulnerable: el nitrógeno, el potasio y el azufre. Por ello hay necesidad de ayudarte a contrarrestarlos. Una de las acciones que se están tomando para que no sufras más es la utilización de abono orgánico en vez de químico y la instalación de una nueva planta de tratamiento. Sin embargo, no debemos hacer caso omiso de las fosas sépticas, las que debieran estar presentes en cada casa, cada hotel, cada restaurante y cada negocio. Si seguimos contaminando o dejando basura regada por doquier, sé que tu dolencia aumentará. Si no erradicamos los cientos de basureros clandestinos que hoy existen, sé que tu salud seguirá perjudicándose. Los ciudadanos que te aman deberán actuar conforme a las nuevas disposiciones y ordenanzas que dicta Amsclae, o de otra forma, sufrirán fuertes sanciones quienes no te traten bien.

Querido Lago, cada día que amanece, los árboles salen a saludarte y los que ya no están, porque los talaron, son motivo de lágrimas para ti. Tienes a tu alrededor cinco mil hectáreas de área protegida y te adornan reservas ecológicas de cientos de hectáreas de bosques que dan vida a innumerables especies silvestres. Una de ellas es la del Valle de San Buenaventura, a orillas de ti, en donde aún escuchamos los cánticos de las aves, vemos puentes colgantes que conectan entre montaña y montaña, nos deleitamos con los monos araña o pizotes que viven en su hábitat natural junto a muchas especies de plantas y animales que también habitan armónicamente en derredor tuyo. En la misma reserva también encontramos el mariposario que cuenta con cinco mil 625 metros cúbicos de área para que las más de 500 mariposas puedan volar y con el fin de que los visitantes puedan disfrutar.

Querido Lago, todos hablan de ti y de tu encanto insuperable, de los majestuosos volcanes que conjugan con tu belleza, de tus aguas que nos invitan a pasear en kayak o dar una vuelta en lancha mientras los peces susurran en forma misteriosa en nuestra presencia.

Querido Lago, invítanos a llegar a verte, a caminar por los senderos que son como tus brazos, a ascender a las cascadas que es como ir al cielo y a admirar la biodiversidad de las especies nativas del lugar.

Querido Lago, ya no pienses en el daño que te hicimos, sino en la manera en que de ahora en adelante te trataremos. Nuestras acciones de hoy traspasarán los límites del tiempo para que nuevas generaciones puedan seguir admirando tu sublime belleza.