Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

15/04/13 - 00:00 Tecnología

Ideas llegan al cielo

El interés y la pasión por la aeronáutica y la robótica llevaron al guatemalteco Antonio Liska a perfeccionar técnicas y conocimientos en esas ramas tecnológicas, a fin de crear aviones automatizados.

POR ÁXEL VICENTE

Liska, quien desde hace varios años reside en Houston, conversó con Prensa Libre acerca de su trabajo.

¿Cómo se inició en el campo de la tecnología?

Siempre tuve pasión por la aeronáutica y robótica. En la universidad aprendí acerca de aviones autónomos y desde entonces supe que eso me interesaría.

¿Cómo funciona un avión automatizado?

Vuela como cualquier avión, pero tiene un chip inteligente que controla su trayecto y le permite lograr su objetivo.

¿Qué conocimientos básicos necesitó para adentrarse en este campo?

He trabajado en el desarrollo de controles para aviones y conozco los softwares que los pilotos deben conocer para volar una aeronave. Esto es fundamental para crear un avión no tripulado.

¿En qué proyectos se ha involucrado?

El más representativo fue implementar un vuelo de larga duración. Construí una nave de más de 20 libras, capaz de volar con una celda de hidrógeno por 10 horas. Se llamó Robosoar y la volé en el 2011.

¿La tecnología de este tipo ya está disponible en Guatemala?

Sí, pero no se vende, sino que la compañía Aerobots presta el servicio. Son eléctricos y su función es volar sobre el terreno para almacenar datos que luego formarán un mapa.

¿Para qué otras actividades se pueden utilizar?

Para establecer cómo está un terreno, por ejemplo, un campo minado. También para realizar censos de alguna municipalidad, estudios de arqueología, construcción y plantaciones. Son muy útiles para todo.

¿Qué aspectos técnicos permiten a la aeronave hacer eso?

Usan un determinado software, sensores como GPS y acelerómetros, que les permiten determinar posición y orientación. Integran servos electrónicos —motores— para dirigir el avión, y una cámara que se encarga de captar las imágenes para el mapeo.

¿Qué conocimientos de otras ramas tuvo que estudiar para crear estos aparatos?

Muchos aspectos de ingeniería, electrónica, mecánica y aeronáutica. Además de largas horas al aire libre.

¿Cuáles son los futuros proyectos?

Tengo la idea de expandir la tecnología a diferentes plataformas como helicópteros o zepelines, por ejemplo.

¿Qué puede decir de estos aparatos que aparentemente tienen autonomía?

Los aviones no tripulados son el futuro de aviación.

¿A qué empresa o personaje destacado en el mundo de la tecnología admira?

La Universidad de Pensilvania está haciendo cosas increíbles con unas naves en sus laboratorios, con las cuales demostrará que no hay límites en este campo.

¿Cuál es la importancia del desarrollo tecnológico en países como Guatemala?

El país necesita innovación para crear mercados nuevos y así implementar espacios y áreas de interés para la juventud.

¿Se considera un innovador al trabajar en este tipo de proyectos?

Los aviones no tripulados han existido por mucho tiempo, especialmente en el mundo militar, pero su uso comercial apenas se está aprovechando. Me siento feliz de tener este proyecto, porque me da la oportunidad de mejorar y actualizar los trabajos de mapeo a bajo costo.

FORMACIÓN

Antonio Liska nació en Guatemala y tiene  31 años. 

Estudió la secundaria en  Houston, Texas.

Se graduó de ingeniero aeroespacial en la Universidad de Texas, en Austin.

Actualmente desarrolla  drones para la empresa Aerobots.


Más noticias de Tecnología

Herramientas

Tags

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.