Escenario

De susto: Warner Bros. enfrenta una demanda millonaria por 'El Conjuro'

Warner Bros., casa productora de la franquicia de "El Conjuro", ha sido demandada por US$900 millones al supuestamente crear sin autorización más filmes relacionados al tema.

Por Redacción Espectáculos / EE. UU.

Archivado en:

Cine El Conjuro
El Conjuro relata la historia de los Warren, una película que podría haber infringido derechos legales (Foto Prensa Libre: Archivo).
El Conjuro relata la historia de los Warren, una película que podría haber infringido derechos legales (Foto Prensa Libre: Archivo).

Gerald Brittle, autor del libro The Demonologist, publicado en 1980 y que relata la historia de los investigadores paranormales Ed y Lorraine Warren, fue quien presentó la demanda, constituida por 355 páginas.

De acuerdo a Brittle, los Warren firmaron un acuerdo de exclusividad con él para el uso de esa historia y, por lo tanto, las películas El Conjuro, El Conjuro 2 y Annabelle infringen ese acuerdo, según informó The Hollywood Reporter.

Patrick C. Henry II, abogado de Britlle, expresó su consternación por el supuesto "despiste" de Warner Bros. al no tomar en cuenta ese contrato de exclusividad. 



via GIPHY



"Los estudios crearon una franquicia millonaria basada en unos derechos de reproducción que no poseen", detalló Henry a THR. "Ignoraron ese 'inconveniente' y aún así decidieron continuar".

Las contiendas legales tienen su origen en 2013, con el lanzamiento de El Conjuro, que está basada en los hallazos e investigaciones de los Warren.

Según Warner Bros., quienes recibieron una primera demanda por ese hecho, la película no infringía algún derecho de exclusividad porque estaba basada en hechos históricos, y no en el libro The Demonologist.

Pero de acuerdo al abogado, la historia de los Warren ha sido cuestionada y se considera que lo que sucedió no fue del todo real. 

"Las películas de Warner Bros. no pueden estar basadas en hechos reales", explicó Henry, que considera que es obvio que los estudios obtuvieron su idea del libro.

Brittle firmó el acuerdo con los Warren en 1978, dos años antes de publicar The Demonologist. El autor y su equipo legal consideran que Lorraine Warren rompió ese acuerdo, permitiendo a la productora realizar esas cintas.

Warner Bros. se limitó a emitir algún comentario y afirmó que no había recibido los papeles con la demanda, de acuerdo a la información de The Hollywood Reporter.