Salud y Familia

Una vejez feliz para perros y gatos

De los cuidados y el amor que se le prodiguen a perros y gatos dependerá de que lleguen a  edad avanzada y con calidad de vida

Por Brenda Martínez

El chow chow Coffie, que visitó El Consultorio, tiene 13 años, lo que equivale a 74 años humanos.
El chow chow Coffie, que visitó El Consultorio, tiene 13 años, lo que equivale a 74 años humanos.

“Los perros y gatos, al llegar a una tercera edad, tienen cambios físicos y cognitivos. por lo que el dueño debe estar consciente de estos para satisfacer sus necesidades”, explicó ayer la médica veterinaria Claudia Hernández, en El Consultorio, de www.prensalibre.com

Hernández dice que los perros se consideran adultos mayores a partir de los 7 años, y  los gatos, a los 9.   Los principales cambios físicos que experimentan estos animales tienen que ver con la salud periodontal, por lo que el único tratamiento consiste en la limpieza  bucal que realiza el veterinario, con anestesia, al menos dos veces al año. También pueden perder piezas dentales por lo que dejan de comer. Hay que darles alimento blando.

Debido a que los gatos dejan de acicalarse,  hay que bañarlos y  mantener un jardín o plantas a su disposición para que las coman; eso les ayude a eliminar las bolas de pelo, dijo Elizabeth Martínez, de Comunidad Gatuna. Para cuidar el pelaje del perro, hay que cepillarlo una vez a la semana.

Médica veterinaria Claudia Hernández, la periodista Brenda Martínez, y Elizabeth Martínez, de Comunidad Gatuna, con el gato Garfield y el perro Coffie.

Debido a que la cantidad de enfermedades aumenta en esta etapa, hay que llevar al animal  con el veterinario  al menos una vez al año.

Los animales de edad avanzada son ideales para adoptar. Son tranquilos y  también merecen amor.

Cambios físicos

Entre los que más se manifiestan están: metabolismo más lento, disminución de la actividad física, trastornos de sueño —dificultad para dormir o sueño prolongado—, problemas periodontales, gastrointestinales, renales u orinarios, y reducción de capacidad auditiva.  También pueden tener cambios de conducta y trastornos cognitivos.

Alimentación especial

En el mercado hay  concentrados  para perros y gatos de la tercera edad, que se identifican como senior o mature. Estos contienen menor cantidad de grasas, proteínas y carbohidratos, pero están fortificados con vitaminas y minerales. Los animales en edad avanzada tienden a padecer de obesidad, por lo que su consumo de  carbohidratos debe ser limitado.

Ejercicio y ocio

En el caso de los perros, siempre es importante el ejercicio diario, pero debe ser moderado, puesto que algunos  padecen de dolor en las articulaciones.

Se recomienda sacarlos a caminar unos 10 minutos dos o tres veces al día.

Los gatos de edad avanzada pasan durmiendo más tiempo que los jóvenes. Conviene jugar con ellos para que no sean sedentarios.

Enfermedades comunes

Entre estas están los problemas cardiovasculares y obesidad, así como problemas degenerativos como artrosis o urolitiasis —piedras renales— o tumores.

Los gatos suelen tener problemas en    huesos y los  músculos se atrofian. Los dueños deben ser conscientes de que el animal puede mostrar cambios  que hay que aceptar como una etapa normal de la vida.

El final de sus días

Cuando la mascota tiene enfermedades incurables o que le provocan dolor, llega el momento de consultar al veterinario sobre si lo mejor para evitar su sufrimiento es la eutanasia.

Pese al afecto que se le tenga,  el bienestar del animal debe prevalecer. Este procedimiento  consiste en una sobredosis de anestésicos y es indoloro.