Manuel Villacorta

Descripción imagen
Manuel Villacorta manuelvillacorta@ya...

El error de subestimar a un pueblo desesperado

Opinión

Guatemala en las actuales circunstancias, evidencia el agravamiento de sus complejas contradicciones económicas, políticas y sociales. A pesar de la riqueza que proviene de sus pródigos recursos naturales, la pobreza aumenta sacrificando a la mayoría de la población, mientras la clase media se reduce aceleradamente. Somos ya el país con la tasa de desnutrición infantil más alta de América Latina, ostentamos una oprobiosa diferenciación en la posesión de riqueza, muy pocos poseen demasiado mientras la mayoría se debate entre la nada. La corrupción y la ineficiencia, arrasaron con las instituciones públicas. La impunidad revela que de 100 delitos que se comenten en el país —desde el hurto hasta el asesinato calificado— 97 quedan en la impunidad. La partidocracia corrupta se apropió de los poderes del Estado desde 1986 a la fecha. Y a pesar de la ofensiva establecida en contra de la corrupción y la impunidad, todo indica que la lealtad delictiva del crimen organizado está más latente que nunca. Todo lo anteriormente expuesto es conocido y aceptado por nuestra población, todos sabemos que Guatemala está urgida de un profundo cambio. Pero es oportuno anotar que no hemos logrado constituir una alternativa política capaz de liderar ese proceso de transformación nacional. Girar rutinariamente y sin salida en torno a esa funesta realidad, está generando un desánimo colectivo jamás antes vivido en nuestro país. Irónicamente la acción cínica, irresponsable y desafiante de los funcionarios de turno, sella el divorcio entre nuestro pueblo y una élite que desconoce la historia y la propia realidad nacional, potenciando un inevitable conflicto social de insospechables y fatales consecuencias.

Descripción imagen
Manuel Villacorta manuelvillacorta@ya...

El actual modelo económico colapsó

Opinión

El modelo económico guatemalteco llegó a su límite, no da para más. Condiciones endógenas —pobreza, criminalidad, baja tecnificación laboral y ausencia de infraestructura— se suman a causas exógenas —el poscapitalismo y la reducción de la producción y el consumo—. El 70% de la población económicamente activa se ubica entre el desempleo y el mercado informal. Cada año 200 mil jóvenes terminan los estudios diversificados, solamente 10 mil encuentran empleo, generalmente mal pagado. Nuestra economía no se modernizó, las exportaciones siguen dependiendo de los productos agrícolas y la maquila. De no ser por los siete mil millones de dólares que aportan los inmigrantes radicados en 
EE. UU., nuestra balanza comercial sería negativa y nos hubiese llevado a un colapso definitivo.   Prácticamente no existen nuevas inversiones, tanto internas como externas. Guatemala no es un destino seguro y atractivo para la inyección de capitales. Los carburantes de la economía negra —narcotráfico y lavado de capitales— forman parte activa del modelo, fenómeno perversamente funcional pero que no aporta sustentabilidad económica real. Suman ya tres años consecutivos en lo relativo a la contracción de la economía, tanto en el área de bienes como en servicios.

Descripción imagen
Manuel Villacorta manuelvillacorta@ya...

Liberalismo/mercantilismo: 48 años en el poder

Opinión

En 1971 —a un año de haberse instituido el gobierno del general Carlos Manuel Arana— nace la Universidad Francisco Marroquín. El objetivo de la universidad era graduar profesionales formados bajo una rígida metodología liberal. Friedrich von Hayek, Ludwig von Mises y Milton Friedman integraban la delantera de un nutrido equipo de pensadores antiestado. Mucha relevancia tuvieron en ese centro universitario dos autores latinoamericanos: Luis Pazos y Hernando de Soto. Sus textos eran enseñados de memoria por sus docentes, amparados por el beneplácito de dos emblemáticos liberales: el doctor Armando de la Torre y el industrial Manuel Ayau. Con ambos conversé en repetidas ocasiones. Quizá por ello se me propuso ser catedrático de la referida universidad. A pesar de que no creo que el liberalismo sea un modelo viable para un país como el nuestro, acepté. Desafiando el rígido contenido liberal que debería tener mi cátedra, opté por una apertura en cuanto a contenidos. Mis alumnos leyeron por primera vez a Marta Harnecker, Susan Jonas, Severo Martínez y Franz Hinkelammert, entre otros. Un profesor —graduado en la Usac y que no llegaba a los 35 años— enseñaba a contracorriente en la referida universidad liberal, amparada por fiduciarios y propietarios de las más grandes empresas del país. Pasaron 4 o 5 semestres sin novedad alguna, hasta que por razones personales me retiré. Años antes mediante una investigación periodística, la UFM me había premiado, otorgándome el primer lugar en el concurso académico Charles L. Stillman. Publicación que recuerdo, analizaba las causas y consecuencias del conflicto armado interno.

Descripción imagen

Mujer y política: del sometimiento a la esperanza

17/09/2018 Opinión

Una de las más valiosas expresiones en el actual renacimiento de las organizaciones sociales guatemaltecas, es una mayor presencia de mujeres en las mismas.  Presencia que no sólo se remite a la membresía tradicional, sino a la concreción de liderazgos de extraordinaria importancia. Creo oportuno enumerar aspectos fundamentales que caracterizan ese proceso: 1. La lucha a favor de la emancipación de la mujer guatemalteca, exige superar una de las injusticias más extremas: ser mujer, ser indígena y ser pobre, la condición más ingrata e inhumana posible. 2. La historia social de la mujer en Guatemala se ha dado en un contexto de dominación y sometimiento: A. Vivir bajo un rígido dominio patriarcal y B. Vivir bajo un marginamiento institucional que las relega a ser ciudadanas de segunda categoría. 3. Afortunadamente  esfuerzos reivindicativos  externos e internos, han ido denunciando y transformando esa  realidad.  Diversas instituciones y muchas mujeres, han trabajado arduamente para modificar esa situación e instituir acciones decisivas para el cambio.4. El modelo político guatemalteco ha relegado e impedido sistemáticamente la participación de la mujer. En promedio durante los últimos 30 años, sólo el 3% de los cargos municipales han sido ocupados por mujeres, únicamente el 10% de los cargos de gabinete de gobierno y un12% en cuanto a curules parlamentarias.  El sistema político guatemalteco corrupto y discriminatorio, ha impedido a la mujer guatemalteca su pleno derecho a la participación.

Descripción imagen

La unidad política y social, compromiso nacional

10/09/2018 Opinión

La transición política hacia la democracia iniciada en 1986 fracasó. De los presidentes electos en ese período, uno se encuentra en el exilio tras el fallido intento de alterar el orden institucional. Tres tuvieron que transitar por la prisión y enfrentar procesos penales por corrupción. El organismo legislativo experimentó una degradación constante, hasta llegar a constituirse en un reducto plagado de criminalidad y desvergüenza. El organismo judicial se debate entre un burocratismo aberrante y una latente corrupción. La mayoría de las municipalidades del país se convirtieron en antros de ilícitas negociaciones, en donde la administración municipal de la Ciudad de Guatemala se constituye como el más lacerante monumento a la más sofisticada corrupción. Los resultados de ese nefasto y degradado sistema institucional, lejos de ser la fuente de verdaderas políticas públicas promotoras de desarrollo social, generaron un país plagado de pobreza, anarquía, criminalidad e impunidad. Miles de familias naufragan viviendo en medio de limitaciones extremas, millones de jóvenes no encuentran empleo, millones de campesinos sufren las más graves carencias mientras sus escuálidos cultivos tienden a la desaparición. El fracaso de la transición política se convirtió en la peor tragedia social de nuestra historia.

Descripción imagen

El reclamo médico también es nuestro

27/08/2018 Opinión

En los casos de resolución de conflictos es fundamental que se cumplan dos requisitos: 1. Comunicación efectiva. 2. Empatía (abstracción). Conviene recordar el concepto de empatía: Es la intención de comprender los sentimientos y las condiciones objetivas de otro individuo, intentando la interpretación racional de su realidad. Considero conveniente recurrir a la empatía y, en este caso, teniendo como sujeto activo al médico guatemalteco que trabaja en el sector público. Usted asume su rol y sus funciones. Procedamos: Usted dedicó 12 años de estudio universitario para graduarse de médico con una especialidad determinada. Usted trabaja de 8 a 10 horas diariamente, en un entorno en donde siempre harán falta medicamentos para las personas tratadas. Usted se frustra al ver a ese anciano o esa niña pobre, que parten del hospital sin ser medicados. Cada minuto sube la presión respecto a la demanda de atención: son cientos de pacientes hacinados que se quejan de dolor y que deben soportarlo por largas horas, no hay posibilidad de acelerar la atención a los mismos. El equipo y los recursos materiales del hospital son escasos. Se le solicita con urgencia a los parientes del enfermo, que consigan materiales y medicamentos en farmacias privadas para poder continuar con los tratamientos. Los parientes pobres carecen de recursos económicos. Cada caso que usted atiende es casi siempre de vida o muerte, no se trata de un expediente burocrático, se trata de seres humanos en situación de gravedad, usted experimenta esa responsabilidad, su tensión la mantiene alta y su agotamiento se acumula día a día. ¿Difícil verdad?

Descripción imagen

Crisis y desafíos: hacia una economía para todos

20/08/2018 Opinión

La ausencia de estadísticas confiables es una de las mayores limitantes que poseemos como país. Esto impide la realización de estudios, análisis y planteamientos prospectivos sustentados. Con ironía se dice entonces que en Guatemala hay tres tipos de mentiras: las  comunes, las grandes  y las estadísticas oficiales. En ese contexto, cualquier planteamiento cuantitativo relacionado a temáticas diversas, quedaría sujeto a cuestionamiento inmediato. En materia económica —que por sí misma implica una importancia capital para la sociedad— es en donde menos certeza estadística tenemos. No sabemos cuántos trabajadores laboran para el sector público, cuántos lo hacen para el sector privado y cuántos actúan en el mercado informal. Esto fomenta lo que se denomina “especular a marchas forzadas”, mecanismo operativo para interpretar la dinámica social. Consideremos el caso de la economía nacional. Los funcionarios relacionados a dicha materia, nos repiten como si fuese letanía, que las macrovariables muestran estabilidad y solidez —tipo de cambio, tasa de interés e índice de inflación—. Incluso se atreven a fijar tasas de crecimiento económico anual, en donde ese 3% pareciera ser verdad escrita en piedra.

Descripción imagen

Codeca/Energuate: negociar o colapsar

06/08/2018 Opinión

En el caso referente al acceso y uso de energía eléctrica, se perfilan cuatro tipos de actores: los usuarios que no presentan problema alguno, los usuarios que ya están en situación de conflicto, las empresas del sector eléctrico y las organizaciones sociales que se han involucrado en el referido fenómeno. Dos instancias sobresalen en el mismo: Energuate y Codeca. Los primeros manifiestan que el denominado hurto de flujo eléctrico va en aumento, fundamentalmente por prácticas ilegales, como la toma no autorizada de fluidos o reconexiones posteriores a cortes realizados por falta de pago de los usuarios. Los usuarios inconformes —dentro de los cuales Codeca ha asumido un protagonismo fundamental— argumentan el alto precio que pagan por la energía, además de un servicio deficiente que implica frecuentes cortes y sobrecargas inesperadas. Esto ha provocado que existan comunidades en las cuales la población impide el libre tránsito de trabajadores de Energuate. Esta última en no pocas ocasiones ante la falta de pago por el servicio o la frecuencia de reconexiones no autorizadas, opte por cortar el fluido eléctrico a toda una comunidad, afectando a los usuarios que regularmente pagan por el servicio. Esto ha insertado un agravante mayor al complejo problema. Como se ha expresado en no pocas ocasiones, los problemas sociales no atendidos generan conflictividad y la persistencia de la conflictividad, aumenta los problemas sociales, es decir, la vigencia de un círculo vicioso altamente negativo. En realidad el núcleo del problema no recae en Energuate, los usuarios o las organizaciones sociales que plantean la necesaria revisión de las privatizaciones y la nacionalización de las empresas. El verdadero y único culpable es el Estado de Guatemala que ha desertado de sus funciones originarias establecidas en la Constitución de la República. Si este cumpliera con sus funciones administrativas e incluso punitivas, jamás se hubiese llegado al extremo que se llegó.

Descripción imagen

Vamos de nuevo por tí, Guatemala

30/07/2018 Opinión

La polarización política que se inicia en Guatemala a partir de 1954 llegó a extremos jamás imaginados. Su punto más exacerbado fue la vigencia del conflicto armado interno en donde la violencia se ensañó contra cientos de miles de guatemaltecos, generalmente víctimas inocentes. En diciembre de 1996 se firmó el Acuerdo de Paz Firme y Duradera, mediante el cual se daba por finalizado el enfrentamiento armado entre el Estado y la URNG. Varios acuerdos previos —sustantivos y operativos—, marcaban la ruta a seguir para la construcción de una Guatemala diferente, democrática y en paz. A partir de 1986 cuando asume el primer gobierno civil se iniciaba la transición hacia la democracia. En mi tesis doctoral luego orientada como libro, planteo tres hipótesis respecto a lo que pudo ocurrir con la misma: A) Una transición política inconclusa, en proceso regresivo hacia el autoritarismo. B) Una transición sobreexpuesta y prolongada. C) La instauración de una democracia precaria. Para apuntalar mis apreciaciones, estudié detenidamente las transiciones políticas ocurridas en España, Chile y Argentina.

Descripción imagen

No prevenir desastres, el mayor desastre

23/07/2018 Opinión

En Guatemala como resultado de la permanente ineficiencia de los últimos gobiernos, las tragedias o desastres producto de la relación vulnerabilidad social-fenómenos naturales, provocarán mayor número de víctimas, lo que implicará mayores movilizaciones o desarraigos definitivos de poblaciones, e incremento de heridos y fallecidos.  El fenómeno anterior se apuntala debido a tres factores: 1. Los efectos del cambio climático. 2. El agravamiento de las condiciones socioeconómicas de la población. 3. La incapacidad operativa de los gobiernos recientes, que han evadido la responsabilidad de crear una verdadera  política pública orientada a prevenir tragedias o en casos extremos, a mitigar los graves efectos que estos provocan principalmente en las poblaciones más vulnerables. Todos los informes científicos y documentados, principalmente los emitidos por el IPCC (Panel Intergubernamental de Cambio Climático), coinciden en que Guatemala por su posición geográfica, su topografía y sus graves niveles de subdesarrollo humano, se constituye como el primer país en el continente americano y el cuarto en el mundo, más vulnerable a los efectos del cambio climático. Advertencias que siguen siendo desatendidas por las autoridades de turno y desconocidas para la mayoría de la población. Los perturbadores efectos se están manifestando en áreas como el sector agrícola, la infraestructura, la salud pública e incluso, en materia de seguridad ciudadana. Expresado en palabras simples y directas: “nuestro país está en proceso de destrucción continua ante una indiferencia política y social inaudita”.

Descripción imagen

Partidocracia corrupta: con las horas contadas

09/07/2018 Opinión

Hace pocas semanas en Guatemala se produjo un suceso jamás imaginado. Erika Alfán, jueza de Mayor Riesgo, ligó mediante un proceso penal a varios empresarios acusados de financiamiento electoral ilícito, en este caso, otorgado al partido FCN. Este hecho marcó el final de un prolongado modelo político que mediante la corrupción, la impunidad y la cooptación del Estado, generó riquezas inmensas para unos, pero que provocó simultáneamente una pobreza social totalmente inaceptable. Esta práctica —la corrupción política— no solo ocurre en Guatemala. España e Italia son ejemplos claros de cómo la misma era parte sistémica y consuetudinaria en su dinámica operativa, en donde políticos y empresarios formaron una repudiable alianza tan conocida como criticada. Tanto allá como ocurre en nuestro país, la fórmula era simple: políticos corruptos ampliamente experimentados fundaban partidos, en complicidad con autoridades judiciales y electorales creaban un modelo político criminal. Vendían luego los partidos a los grupos económicos más poderosos, los cuales posteriormente nombraban candidatos a elección popular, funcionarios de gobierno y autoridades judiciales.

Descripción imagen

EE. UU. / Guatemala: el viraje obligado

25/06/2018 Opinión

La próxima visita del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, perfila una importancia muy especial. Cuando un funcionario de Estado de ese nivel visita un país como Guatemala, pequeño, pobre e institucionalmente muy limitado, la misma se enmarca en el contexto de una presión político-diplomática a la cual hay que darle una lectura correcta. En principio, el triángulo norte: Guatemala, El Salvador y Honduras, representa para el gobierno de EE. UU. una compleja articulación de problemas y desafíos, que sin duda, tienden a la expansión. Esta región ha llegado al extremo de inquietar tanto al gobierno de ese país, como ya ocurre con otras naciones o regiones del mundo: Corea del Norte, Medio Oriente y el fenómeno chino-ruso. El motivo expuesto por el gobierno norteamericano respecto a que la visita del vicepresidente Pence implica reunirse con pobladores afectados por las erupciones del Volcán de Fuego queda corto frente a los verdaderos objetivos de la misma.

Descripción imagen

El tiempo está a favor de los pequeños

18/06/2018 Opinión

El próximo proceso electoral deberá convertirse en esa puerta que, al abrirse, nos permita el paso hacia una Guatemala más justa y democrática, hacia un modelo económico más humano y equitativo, hacia la concreción de esa esperanza tan anhelada que se nos hizo lejana por tantos años. Las condiciones políticas serán diferentes. Todos los partidos tendrán un límite para la inversión propagandística. Esa inversión además deberá ser fiscalizada por instancias nacionales e internacionales. A pesar del aberrante blindaje que pretenden los diputados comprometidos con la corrupción referente al financiamiento ilícito, el mismo dejó de ser el preámbulo para la negociación oscura y la impunidad. Quienes lo practicaron deben haber aprendido la lección, han sido ligados a procesos penales. En otros términos, en cuanto a recursos económicos y espacios propagandísticos, todos los partidos estarán sujetos a las mismas condiciones.

Descripción imagen

¿Poseen derechos humanos los delincuentes?

04/06/2018 Opinión

Hace algunos días estaba yo en el exterior del edificio en donde se ubica mi oficina, a la espera de que llegasen dos periodistas para entrevistarme respecto al estado de la seguridad interna. Aproveché para conversar con un guardia privado. Le pregunté: ¿Cómo ve usted la situación respecto a la delincuencia en el país? Sin mucho pensarlo me respondió: “Mire, el problema aquí son los derechos humanos, porque impiden a las autoridades tratar a los delincuentes como se merecen. Acá se vela por los derechos de los criminales pero no se piensa en que ellos fueron los primeros en violar los derechos de sus víctimas”. Esta respuesta la he oído demasiadas veces, muchas personas honestas y trabajadoras piensan así. Es inaudito que Guatemala haya sido uno de los primeros países en América Latina en haber instituido la figura del Procurador de los Derechos Humanos —el Defensor del Pueblo como se le nombra en España o el Ombudsman en los países nórdicos— a partir de la Constitución Política de la República de 1985 y que se desconozca tanto al respecto. Es sorprendente como la mayoría de la población no conoce en detalle las atribuciones y obligaciones de la referida institución y la función que desempeña quien la dirige: el Procurador de los Derechos Humanos.

Descripción imagen

La Guatemala utópica que podemos alcanzar

28/05/2018 Opinión

Utopía 1. Las cámaras empresariales dejaron de existir. Desaparecieron aquellas instituciones fundamentalistas y discriminatorias, encargadas de anclar a nuestra patria en el medioevo. ¿Sabía usted que una de cada dos tazas de café producido en Guatemala, la generan manos de niños indígenas particularmente mediante el corte del fruto? Por ello en los centros neoconservadores ostentosamente denominados think tanks, alguno de sus miembros impulsado por una súbita muestra de sensibilidad, expresó alguna vez que: “en Guatemala debería regularse legalmente el trabajo infantil”. Vaya modelo económico el nuestro. Además de perdurar idéntico durante 500 años, fue certeramente calificado como un “modelo de economía de postre”. Porque ciertamente, nosotros fuimos los encargados de poner en la mesa de los habitantes de los países ricos, el postre: café, azúcar y banano. Hoy, afortunadamente, nuevas organizaciones empresariales han surgido, todos los empresarios en un pacto de honor y responsabilidad sin precedentes, están pagando todos sus impuestos, pagan salarios justos y dignos a sus trabajadores, además, renunciaron para siempre al intento de cooptar las instituciones del Estado. Hoy los empresarios gozan de prestigio, la población los respeta y admira.

Descripción imagen

Vamos pueblo: ¡Exijamos el cambio ya!

14/05/2018 Opinión

Será muy difícil llegar a precisar el inmenso daño que le provocó a Guatemala el haber tenido un gobierno como el actual. Inepto, irresponsable y abiertamente complaciente con la trágica corrupción que tanto estrago causó en la patria. El surgimiento y posterior elección de Morales como presidente debe considerarse como una sofisticada trampa que logró engañar a cientos de miles de guatemaltecos, quizá bien intencionados pero desconocedores plenos de como opera la partidocracia corrupta en el país. En principio, teniendo Guatemala tantos y tan profundos problemas estructurales como por ejemplo, la pobreza, la corrupción, la ineptitud institucional, la delincuencia común y organizada, así como el indetenible e irreversible daño a los recursos naturales, se hacía necesaria la asunción de un verdadero estadista, apuntalado por un gabinete de profesionales de primer orden. Pero ocurrió todo lo contrario, el mando del país, inexplicablemente se delegó en un cómico inexperto rodeado de personajes cuyo principal propósito se basó en el saqueo de los recursos públicos.

Descripción imagen

Cinco mentiras que debemos rechazar

07/05/2018 Opinión

A continuación expongo 5 mentiras habilidosamente creadas por la partidocracia corrupta, cuyo propósito es abortar toda participación política y social, comprometida con un verdadero cambio estructural en Guatemala.

Prensalibre.tv

Videos de Portada