¿En mi cama o la suya?

Si alguna vez te has preguntado si es saludable que tu mascota duerma contigo en tu cama, con esta nota podrás sacar tus propias conclusiones.

Las mascotas han logrado ocupar un puesto más en el álbum familiar. Para los padres son un hijo más, para los abuelos un nieto peludo y para los hijos, un hermano confiable e incondicional. Tanto es así que ya no resulta extraño que se compartan cosas tan íntimas con ellos, como la cama.

 

Algunas personas disfrutan de dormir con sus mascotas. Sienten que generan lazos más fuertes con ellas. Otras les compran camas especiales que colocan dentro del cuarto o en algún lugar especial de la casa.

 

Pero, ¿Qué es lo más recomendable al momento de decidir dónde dormirá tu mascota? Pues al parecer es un tema de 50% bueno, 50% malo. “En realidad es cuestión de gustos, no es que sea una recomendación ni tampoco una prohibición. Todo depende del lazo que queramos tener o tengamos con nuestra mascota”, explica la doctora veterinaria Ariana Tunchez.

Como todo en la vida, dormir con las mascotas tiene sus pros y sus contras:

 

Pros

  • Sensación de tranquilidad, relajación y seguridad. Esto provoca un mejor descanso.
  • Compañía para las personas que viven solas. Si estás dispuesto a dormir con tu mascota y ella contigo, esto es sinónimo de buena relación y los lazos se estrecharán aún más.
  • Tener a la mascota al lado, aumenta la producción de las hormonas del amor, oxitocinas y reduce el nivel de cortisol, la hormona que provoca el estrés.

 

Contras

  • Si el perro es de talla grande puede ser incomodo compartir cama con él.

Puede que la mascota se levante algunas veces a caminar por la habitación, a tomar agua o bien a hacer sus necesidades fisiológicas en la madrugada.

  • Si la mascota duerme entre las sábanas, podría despertarte con sus movimientos e interrumpir el sueño varias veces por la noche.
  • Quienes padecen de alergias, sus síntomas podrían ser acentuados o empeorar al dormir con su mascota. Cambiar las sábanas y cepillarlos con frecuencia podría solucionar este problema.

Además, Tunchez agrega que “ellos también sueñan, roncan y duermen como los humanos. El tiempo aproximado de un perro para dormir pueden ser de 8 a 9 horas por la noche y en el día dar pequeñas siestas. En el caso de los gatos pueden dormir hasta 16 horas en todo el día. Mientras más actividad física tenga tu mascota descansará mejor y por más tiempo”.

¡Si son silvestres, no!

La doctora Tunchez no recomienda dormir con mascotas que sean de especies silvestres. “Podría ocurrir algún incidente por su instinto y por el hábitat al que están acostumbrados a vivir. Sus horas de descanso pueden no coincidir con las del ser humano. Es mejor apartar un espacio exclusivo para el descanso de este tipo de animales”.

 

Fuente: doctora veterinaria Ariana Tunchez, kimberly.tunchez@arcadenoe.com.gt