Guatemala

Vecinos se oponen a tala de árboles en zona 2, desarrolladora afirma que cumple con estudio de impacto ambiental

Los residentes del condominio Villas de San Ángel, zona 2 capitalina, se han manifestado preocupados y en contra de la tala de un bosque donde se construye un proyecto habitacional. La mañana de este sábado impiden el ingreso de camiones al área. 

Por José M. Patzán

Vecinos de la zona 2 se oponen a la construcción de un proyecto habitacional por el que se talarán unos mil árboles de bosque. (Foto Prensa Libre: Luis Delgado)
Vecinos de la zona 2 se oponen a la construcción de un proyecto habitacional por el que se talarán unos mil árboles de bosque. (Foto Prensa Libre: Luis Delgado)

El bosque  de esa área de la zona 2 capitalina contaba con 8.5 hectáreas, en donde habitaban más de mil especies naturales y animales, refieren los vecinos, que inconformes lamentaron que se haya autorizado las licencias para construir en el lugar un proyecto habitacional y que las organizaciones en defensa de la naturaleza no hicieran algo para detener la construcción.

“Vecinos del sector San Ángel nos unimos para rechazar de forma contundente la extinción del bosque o parte de él, mostramos oposición a más urbanización en la zona al considerar que este proyecto afecta a todos los vecinos del sector y sectores aledaños”, indicaron los vecinos en un comunicado.

Juan Fernando Guzmán, uno de los residentes de dicho condominio, lamentó que no se haga nada para evitar la tala del bosque a pesar de que han hecho la petición a la municipalidad. “Hay bastante maquinaria en el lugar, salen y entran camiones a cada momento y ya han talado una gran cantidad de árboles”, indicó.

Paola de Morales, otra vecina, aseveró que en tres semanas el bosque espeso que se observaba desde su vivienda desapareció y se levantó un muro perimetral. “Habrá más casas y acá solo hay una salida, ahorita no se ve problema porque no hay estudiantes, pero después será un caos”, dijo.

Vecinos de la zona 2 se oponen a la construcción de un proyecto habitacional por el que se talarán unos mil árboles de bosque. (Foto Prensa Libre: Luis Delgado)
Vecinos de la zona 2 se oponen a la construcción de un proyecto habitacional por el que se talarán unos mil árboles de bosque. (Foto Prensa Libre: Luis Delgado)

Spectrum, a cargo de Parque San Ángel, proyecto habitacional que construye en el lugar, por medio de un comunicado, indicó: "antes de iniciar cualquier trabajo ha cumplido con las especificaciones del estudio de impacto ambiental, la licencia forestal, la licencia de Aeronáutica Civil, las especificaciones de Conred, la licencia de urbanización y la licencia del Ministerio de Salud". 

"El desarrollo de Parque San Ángel inició hace tres años y, durante este tiempo, Spectrum ha liderado un proceso de revisión de cumplimiento de todos los requerimientos de las autoridades involucradas. Un ejemplo son los comentarios de Conred de hace más de dos años sobre la adecuación del terreno en un primer diseño del proyecto, los cauales fueron incorporados en el segundo diseño y avalados por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, que extendió la licencia ambiental al verificar que cumple con dichas obervaciones", dice el documento. 

Los residentes del área también se han manifestado molestos, debido a que sus viviendas se han llenado de polvo y deben permanecer con puertas y ventanas cerradas.

En Change.org, los vecinos abrieron una solicitud para conseguir 15 mil firmas de personas que quieran "salvar el bosque de la zona 2", y a las 8.30 horas de este sábado llevan más de 11 mil.  

Vecinos de la zona 2 se oponen a la construcción de un proyecto habitacional por el que se talarán unos mil árboles de bosque. (Foto Prensa Libre: Luis Delgado)
Vecinos de la zona 2 se oponen a la construcción de un proyecto habitacional por el que se talarán unos mil árboles de bosque. (Foto Prensa Libre: Luis Delgado)

"El Bosque de San Ángel durante más de cuatro años ha sido protegido por vecinos que tienen la buena voluntad de cuidar y proteger el medio ambiente. Según los expedientes realizados por la comisión de medio ambiente del Condominio Villas de San Ángel, en el año 2015 la empresa Cañadas de Versalles realizo un estudio de impacto ambiental el cual fue negado por las autoridades gubernamentales dando el dictamen a favor de la oposición planteada por el Condominio Villas de San Ángel", dice en esa página.

En el texto se lee: "Sin embargo, pese a los esfuerzos de los vecinos, dicho estudio fue autorizado, así como las licencias correspondientes basadas en ese estudio de impacto ambiental que fue negado el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales -MARN- y que este año han dictaminado como válido".

De acuerdo con el reporte de vecinos, la tala del bosque comenzó el 27 de octubre pasado y estiman que al menos mil árboles serán botados en el referido bosque. construcción, medio ambiente, tala de bosque, zona 2, san ángel, 

Estudio

Un estudio de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) efectuado en 2016 especificó que no se encontraron evidencias recientes de fenómenos que puedan generar daño a la población y poner en peligro la vida de los habitantes del área, aunque en el documento se recomendó adoptar medidas de prevención para construir.

Carlos Cassera, gerente de Planning y Desarrollo de Spectrum Vivienda, indicó que se cuenta con todos los permisos y se cumplió con las recomendaciones de la Conred.

Vecinos se manifiestan en la zona 2, por la tala de árboles para construir un proyecto habitacional. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Vecinos se manifiestan en la zona 2, por la tala de árboles para construir un proyecto habitacional. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

“La gestión de permisos del proyecto tiene más de tres años y durante ese tiempo hemos adaptado los diseños, no solo a la necesidad de mercado sino también en base a los reglamentos para construir. La Conred hizo recomendaciones en enero de 2016, en ese entonces había una versión de permisos, pero se fueron modificando hasta cumplir con todo y el ministerio de Ambiente y la municipalidad nos autorizó la construcción”, aseguró.

Cassera agregó que como parte del proyecto y debido a que se talaron árboles, se reforestarán tres hectáreas en el barranco y se conservarán áreas verdes dentro del proyecto habitacional.

Spectrum asegura: "Bajo su visión de desarrollo responsable, aportará áreas verdes en la zona continua al proyecto para ofrecer un espacio de recreación abierta al público y cederá el espacio -en su propiedad- para ampliar la conectividad vial dentro del sector".

Agrega: "Para Spectrum, integrar de forma armónica la gestión empresarial, el cumplimiento con la ley y el respeto por los valores éticos, la seguriad, salud de las personas, el medio ambiente y la comunidad, es una condición básica de sus operaciones". 

En el Consejo Nacional de Áreas Protegidas se indicó que no se tienen áreas en reserva en ese sector de la zona 2 capitalina. Mientras que en la comua se explicó que la desarrolladora cuenta con una licencia para la tala de árboles, la cual fue extendida por el Instituto Nacional de Bosques (Inab), por lo que no pueden intervenir.

Menos bosques

El acceso al agua está relacionado con la protección de los bosques, pues al no atender este aspecto se ven afectadas las fuentes subterráneas y superficiales que surten a la población; sin embargo, expertos aseguran que hace falta cultura de buen uso del líquido, que cada vez es más escaso.

Vecinos se manifiestan en la zona 2, por la tala de árboles para construir un proyecto habitacional. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Vecinos se manifiestan en la zona 2, por la tala de árboles para construir un proyecto habitacional. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Según datos de la Estrategia Nacional para el Abordaje de la Deforestación y Degradación de los Bosques en Guatemala, en 1950 la cobertura forestal era de seis millones 973 mil 924 hectáreas, cifra que en 2010 se había reducido a tres millones 722 mil 595.

Edwin Castellanos, decano del Instituto de Investigaciones de la Universidad del Valle de Guatemala, indicó que la relación entre el bosque y el agua es importante, pues los árboles ayudan a que el líquido se absorba más fácilmente en la tierra para recargar las fuentes subterráneas.

En lo que va del 2018, el Inab ha evaluado 20 casos de talas ilegales en nueve municipios del área norte de Huehuetenango, de las cuales se han obtenido unos mil 393 metros cúbicos de madera, valorada en más de Q800 mil.

Contenido relacionado:

> Desarrolladores presentan 30 proyectos premium

> La construcción de vivienda podría ser el motor de la economía

> Proponen expansión de proyectos de vivienda social