Opinión

Lo mío, lo tuyo y lo nuestro

Eduardo Palacios

Eduardo Palacios

Las parejas de hoy pareciera que no están casadas para lograr objetivos o metas comunes en lo económico. Se habla de mi dinero y tu dinero, tus deudas y mis deudas, esto es mío porque yo lo hice y eso es tuyo porque tú lo hiciste. Ya nada es nuestro porque lo hicimos juntos. Solo faltaría que dijeran: los nenes no son nuestros, sino la nena es tuya y el nene es mío.

Sin embargo, en cuanto a las metas económicas que desean alcanzar en la vida es indispensable que ambos se sienten a revisar su manera de pensar antes de alcanzarlas como pareja.

Si el criterio o forma de pensar de uno de los dos en cuanto al dinero es el de trabajar para ganarlo y así tener para disfrutar, y si este no alcanza entonces recurrir a prestar especialmente a las tarjetas de crédito que conceden crédito fácilmente.

Y el otro es del criterio que el asunto es de trabajar, ganar, gastar, disfrutar, pero también ahorrar para poder invertir y más adelante llegar a vivir de lo invertido. Entonces sus formas de pensar y ver las cosas son distintas, sus metas son diferentes, sus esfuerzos estarán divididos y sus resultados económicos no serán buenos, sino malos o mediocres.

Algunas parejas llevan haciéndolo así por muchos años y esta diferencia de enfoque económico les frustra, les agota, y les roba la esperanza de un mañana mejor. Finalmente, llegan a tener una vejez llena de limitaciones y ausente de seguridad económica. Lamentan no haber aprovechado las oportunidades que tuvieron, cuando sus fuerzas, salud y energía aún se los permitía. Pero cuando “Doña Oportunidad” pasa, sino la saludamos ella sigue de largo y ya no regresa a saludar.

Tendrán que sentarse a escribir un presupuesto, para así asignarle a cada una de las áreas una cantidad que sumadas todas nos dé un total que sea menor a nuestros ingresos para que el dinero sobrante lo depositemos en nuestra cuenta de ahorro. Este dinero es el que nos servirá para enfrentar los gastos que no son fijos de cada mes, sino otros que eventualmente tendremos en el año.

Realizar compras solo al contado ya sea pagando en efectivo, cheque o con tarjeta de débito es algo ideal, independientemente de los ingresos que estas tengan. Y si van a utilizar la tarjeta de crédito deben asegurarse de pagar todos sus consumos en la fecha límite de pago o antes para no generar intereses y perder innecesariamente dinero al pagarlos. Deben acostumbrarse a manejar al contado y beneficiarse de la paz que esto traerá a tu vida.

Ambos tendrán que ponerse de acuerdo en su forma de ver lo referente a las finanzas y las metas a conseguir en lo económico.

Si lo hacen, funcionarán en una misma dirección y sus formas de pensar, al ser iguales y tener metas comunes, aprovecharán mejor sus esfuerzos y sus resultados económicos serán buenos y satisfactorios. Estas parejas se sienten realizadas y disfrutan de una vida llena de satisfacciones. Yo espero que la suya sea una de ellas.

* eduardopalacioslima@icloud.com