Tribunal sentencia a 87 pandilleros y absuelve a seis

Después de casi cuatro meses de haber comenzado el juicio contra 93 pandilleros de la Mara Salvatrucha, 87 fueron condenados finalmente por el Tribunal B de Mayor Riesgo, que les impuso penas que van de tres a 122 años de prisión.

Fuerte dispositivo de seguridad en Canalitos, zona 24. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)
Fuerte dispositivo de seguridad en Canalitos, zona 24. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

Las juzgadoras dividieron en tres grupos principales a los pandilleros, según las células a las que pertenecían.

El grupo fue encontrado culpable de los delitos de asesinato, asesinato en grado de tentativa,  asociación ilícita, extorsión, encubrimiento propio, falsedad ideológica, supresión del estado civil y obstrucción extorsiva del tránsito.

Algunos de los líderes recibieron hasta 40 años de prisión por los crímenes que dirigieron y en muchos de ellos ayudaron a perpetrarlos.

Los pandilleros que participaron en crímenes contra policías o investigadores del Ministerio Público recibieron tres años adicionales de cárcel.

La pena  por asociación ilícita, para quienes fueron encontrados culpables de ese delito, fue de ocho años.

Se trata del mismo grupo al que se le acusó del  desmembramiento y la aparición de cuatro cabezas en junio del 2010, frente al Legislativo, las inmediaciones del centro comercial Tikal Futura, en el bulevar Liberación y en la zona 18.

Largas condenas

La lectura de la sentencia fue transmitida por videoconferencia simultáneamente en cuatro  prisiones y los jueces demoraron casi ocho horas para concluirla.

Marco Antonio Sián Chávez recibió la condena más larga, de 122 años de cárcel, por los delitos de asesinato, asociación ilícita, uso público de nombre supuesto, falsedad ideológica, cohecho activo, supresión y alteración de estado civil.

Álvaro Adonías Cos Velásquez fue condenado a 64 años por asociación ilícita, exacciones intimidatorias, obstrucción extorsiva de tránsito, asesinato y asesinato en grado de tentativa.

En tanto que Luis Antonio Ramírez Chamalé fue condenado a 47 por asociación ilícita y asesinato.

La lectura de la sentencia fue interrumpida por el llanto de algunas mujeres detenidas y los insultos de sus compañeros desde la carceleta.

El fiscal encargado del proceso, quien por seguridad pidió omitir su nombre, indicó que el valor de la fundamentación de la sentencia es “judicializar que existe la Mara Salvatrucha”.

Esto significa que cualquier pandillero que sea detenido en adelante será considerado como miembro de una organización criminal, que tiene una estructura jerárquica, un alto nivel de peligrosidad y operadores en diferentes países.

“Forman un precedente  judicial”, expresó el fiscal.

“¡Esto es político!”,  gritaban  desde la carceleta los reos sin dejar de dirigir sus insultos al fiscal, que accedió a ser entrevistado durante uno de los recesos.

Según el Ministerio Público, entre los detenidos hay entre 13 y 15 líderes de la pandilla Salvatrucha.

Algunos de ellos cobraban de Q5 mil a Q60 mil mensuales en extorsiones.

De acuerdo con el ente investigador, operaron del 2010 al 2012 en las zonas 6, 18 y 21 de la capital, y en  Canalitos, Villa Nueva y Chimaltenango.

En el proceso había 20 expedientes y en cada uno se registró la muerte de al menos una persona.

El traslado

Los elevadores de la Corte Suprema de Justicia  fueron detenidos cuando concluyó la sentencia, para trasladar a los privados de libertad.

Los primeros en  abandonar precipitadamente la audiencia, rodeados de todo un aparato de seguridad, fueron los fiscales del ente investigador.

Los guardias penitenciarios organizaron a los condenados en pequeños grupos para trasladarlos. Muchos de ellos proferían amenazas aún cuando iban  engrilletados de pies y manos rumbo a la prisión.

No había transcurrido ni una hora desde que el convoy del Sistema Penitenciario que los trasladaba abandonó de la Torre de Tribunales hacia las prisiones de la capital y la provincia, cuando la Policía alertó de la emboscada contra los pandilleros por parte de grupos rivales.

Curiosidades del proceso

Estas son las cifras y los momentos más relevantes

Dos años y tres meses de investigación duró el debate.

Es el juicio más  extenso en contra de pandilleros vinculados en un solo expediente.

Fueron acusados   de perpetrar 30 asesinatos, pero se les vincula a más crímenes.

Durante algunos  momentos del proceso, que duró cuatro meses, fue suspendido porque los procesados se escondían de los guardias para no asistir a las videoconferencias.

Cifras

122 años la condena más larga impuesta a un cabecilla de pandilla.

3 años la pena menor, por delito de encubrimiento propio.