Taxistas de El Naranjo trabajan con temor por amenazas de extorsionistas

Hace seis días, al final del bulevar El Naranjo, un ataque armado por el cobro de una extorsión dejó fallecidos a un taxista y a los dos supuesto atacantes, quienes fueron linchados. Ese suceso alteró la rutina de los taxistas de ese sector, que temen venganza de los extorsionistas y ven que los usuarios evitan transportarse en esos vehículos.

El incidente del jueves último, donde perdieron la vida un taxista, por heridas de arma de fuego, y dos supuestos sicarios que fueron vapuleados, cambió la forma en que se transportan los usuarios del final del bulevar El Naranjo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El incidente del jueves último, donde perdieron la vida un taxista, por heridas de arma de fuego, y dos supuestos sicarios que fueron vapuleados, cambió la forma en que se transportan los usuarios del final del bulevar El Naranjo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La intersección de la 27 calle al final del bulevar El Naranjo continúa siendo el área de concentración de vehículos y es la ruta habitual del transporte colectivo hacia Lo de Fuentes, Las Minervas, Tierra Nueva 1 y 2. Luego del ataque y el linchamiento, hubo cambios: los taxistas dejaron de usar esa área como estación por temor a ser atacados.

“Aquí -en la 27 calle- no paran los taxistas, antes hacían hasta fila esperando pasajeros. Después del linchamiento, hacen una parada, preguntan a dónde van los usuarios y salen rápido. Esto es porque tienen miedo a ser baleados por los extorsionistas”, expuso Carlos Dolores Franco, vecino Colinas de Minerva.

En un recorrido que efectuó Prensa Libre se determinó que los taxistas dejaron de usar el crucero de la 27 calle como estación y hacen una parada breve, luego continúan el recorrido. En ese sector los pasajeros son vecinos que residen en la zona 11 de Mixco y Chinautla.

Sofía Delgado Camey, una usuaria del servicio, señaló: “Es preocupante lo que ocurre en este lugar, los taxistas no pueden trabajar en paz porque los extorsionan. Ese peligro se pasa a nosotros los pasajeros porque en cualquier momento van a atacar a un taxista y, si lleva gente, sería fatal. Hay peligro y no veo policías en la ruta”.

Los vecinos de la zona 11 de Mixco y de Tierra Nueva, Chinautla, usan los taxis debido a los pocos autobuses y mal servicio que hay en el sector. Los taxis son abordados por cinco usuarios y ellos ajustan la tarifa del traslado, popularmente a ese método se le conoce como “taxi colectivo”. Es una alternativa para reducir costos y llegar rápido a algún lugar de la metrópoli.

El miedo

Luego del fallecimiento del taxista Fardy Mayén Pérez Miranda y el linchamiento de los supuestos atacantes, Roger Ronald Gómez Carrillo y Edwin Herrera, los usuarios de taxis al final del bulevar El Naranjo han dejado de abordar esos automóviles por temor a ser víctimas de un ataque armado.

Lea además: Candidatos a la Presidencia hacen promesas, pero no dicen cómo las cumplirán

En este caso el Juzgado de Mixco ligó a proceso penal al taxista,Edy Guillermo Tánchez, de 26 años, por el delito de homicidio, y está en prisión preventiva en la cárcel dentro de la base militar Mariscal Zavala, por su supuesta participación en el linchamiento de dos presuntos sicarios que habrían matado a Pérez Miranda.

“Estoy preocupada porque los taxistas fueron atacados la semana pasada y con el linchamiento de los sicarios hay más riesgos. No me he vuelto a subir a un taxi porque no dudo en que los van a volver a atacar y no puedo arriesgarme. No es seguro y las camionetas también son extorsionadas”, lamentó Claudia Georgina Álvarez, vecina de Tierra Nueva 1.

Los taxistas no hablan debido al temor que infunden los extorsionistas. Los conductores prefirieron el anonimato y explicaron que en los recorridos siempre están alertas por algún ataque de venganza.

En el crucero de la 27 calle, hay dos agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) patrullando el área, en algunos sectores hay vigilancia de agentes de la Policía Municipal de Mixco, pero ni los taxistas y usuarios se sienten seguros. Los taxis transitan al anillo Periférico Norte, a la calzada San Juan, Minervas y Tierra Nueva.

Los taxis tienen marcas que identifican a los que están al día con el pago de chantajes. Algunos automóviles tienen caras, asteriscos o un signo de admiración dibujado con marcador blanco en los vidrios.

Édgar Guerra, defensor del usuario del transporte público de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), indicó que en reiteradas ocasiones han solicitado a las autoridades de Gobernación un plan de prevención de violencia en contra del transporte colectivo y al Ministerio Público hacer investigaciones eficaces para desarticular estructuras que se dedican al cobro de exacciones.

“Sí creemos que los usuarios de taxis están en riesgo por ataques de extorsionistas en El Naranjo, Minervas y Tierra Nueva 1”, advirtió Guerra.

Lea también: Guatemalteco detenido en El Salvador llevaba cargamento de droga valorado en US$1.7 millones

Datos

El informe Retenciones multitudinarias, vapuleos y linchamientos, elaborado por la PDH, señala que desde el 2005 hasta el 2019 han sido linchadas 431 personas y dos mil 366 fueron vapuleadas y quedaron heridas.

La mayoría de las muertes por linchamiento se produjeron en la capital (103), seguido de Huehuetenango (77), Quiché (39) y San Marcos (34).

Contenido relacionado

Juan Chiroy, implicado en la matanza de Alaska, saldrá de prisión después de seis años y medio

Rodrigo Arenas y Andrés Botrán enfrentarán debate por financiamiento electoral no registrado

Fiscalía señala a Los Stuard, estructura de narcotráfico que lideraba un expolicía

0