Programas de EE. UU. priorizan seguridad antes que combate a la pobreza

La cooperación que EE. UU. brindó a Guatemala, El Salvador y Honduras durante los años 2016 y 2017 estuvo dirigida especialmente a programas seguridad, más que a aquellos destinados a combatir la lucha contra la pobreza, según un monitoreo efectuado por la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (Wola, en inglés).

La pobreza y pobreza extrema golpea a millones de guatemaltecos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La pobreza y pobreza extrema golpea a millones de guatemaltecos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

No obstante, la pobreza es uno de los principales factores por los cuales migran los hondureños que viajan en caravana con la intención de llegar a EE. UU., mientras el presidente de ese país, Donad Trump, ha amenazado con cortar recursos a los tres países porque no han sido capaces de contener al multitudinario grupo.


De acuerdo con el Análisis de Wola, entre 2016 y 2017, EE. UU. aportó Guatemala US$201 millones en programas destinados a seguridad, justicia, prevención de la violencia, reforzamiento de fronteras y control del narcotráfico, mientras que destinó US$173 millones para áreas como crecimiento económico, seguridad alimentaria y desarrollo rural.

Similar distribución ocurrió en los otros dos países. En total, en el Triángulo Norte de Centroamérica, EE. UU. invirtió US$604 millones en seguridad y US$351 millones en lucha contra la pobreza y desarrollo rural; 42 por ciento menos.

Algunos de los programas para los cuales EE. UU. ha aportado recursos, cita Wola, están: lucha contra la trata de personas, servicios para víctimas de violencia, asistencia militar antidrogas, apoyo al sector justicia, prevención de la violencia y equipamiento y entrenamiento militar.

Lea también: La pobreza, exclusión y violencia, lamentablemente, unen a nuestros países, dice sacerdote Mauro Verzeletti

En cuanto a la lucha contra la pobreza, algunos de los programas de apoyo al país son: desarrollo comunitario, educación, suministro de agua y saneamiento, agricultura, apoyo a pequeñas empresas, protección ambiental, nutrición y salud materno infantil.

Política ha fallado

Analistas consideran que EE. UU. debe reorientar el apoyo económico que ofrece a la región puesto que la caravana de migrantes que partió de Honduras el pasado 13 de octubre es una muestra de que la migración ilegal no se detendrá hasta que no se ataque a la pobreza.

El politólogo con estudios en Relaciones Internacionales, Jorge Wong, expuso que EE. UU. coopera con la región con base a los criterios que creen necesarios para su beneficio; sin embargo, la realidad suele ser otra y requiere de políticas diferentes para mejorar las condiciones de las personas.

Lea también: Nuevos planes de Trump podrían incluir la separación voluntaria de las familias

“Eso hace que los fondos se trasladen a rubros que tal vez son importantes para EE. UU., pero no para Guatemala”, apuntó Wong.

Según Wong, las migraciones masivas como las que ocurren ahora revelan que las políticas de cooperación de EE. UU. han sido “erróneas y equivocadas” porque no han llenado los vacíos existentes en los países de Triángulo Norte. 

El analista explicó que Trump responsabiliza a los gobiernos de la región por las migraciones masivas ya que “es más fácil culpar a los gobiernos y señalarlos que asumir y decir que nos hemos equivocado y la cooperación no ha funcionado y hay que cambiarla”.

Lea también: Embajador Luis Arreaga dice a hondureños que tienen pocas posibilidades de llegar a EE. UU. 

Añadió que si el objetivo es reducir la migración no sirve de mucho invertir en seguridad mientras no se reduce la pobreza.

 
Rubro/programas Monto 2016-2017
Bueno gobierno, transparencia y derechos humanos US$ 167,911,595
Crecimiento económico, seguridad alimentaria y desarrollo rural US$ 351,229,829
Seguridad, fronteras, narcotráfico, justicia, prevención de la violencia US$ 604,467,779

“La migración en caravana está dando la señal de que la vida en los países en el Triángulo Norte es insostenible”, subrayó Wong, quien advirtió de que, si no se apoya la lucha contra la pobreza, la corrupción y la impunidad el problema se desbordará hasta llegar a situaciones similares a la que ocurre en Europa con la migración masiva desde África.

No les ha interesado el desarrollo

El analista Oswaldo Samayoa coincidió en que la agenda de cooperación de EE. UU. con Guatemala siempre ha sido más fuerte en seguridad y justicia que en desarrollo social.

“No les ha interesado tanto nuestro desarrollo sino más que no ingresen por nuestras porosas fronteras narcotráfico ni personas que represente riesgos y vulnerabilidad para su seguridad interna”, indicó Samayoa.

Según el analista, es inútil invertir en seguridad más que en lucha contra la pobreza y seguridad alimentaria si lo que se pretende es reducir la migración. “Hay indicadores que demuestran que un país entre más desarrollado sea socialmente la seguridad será más estables y hay menos migración”, agregó.

Las familias del área rural padecen de pobreza. (Foto Prensa Libre:Hemeroteca PL)

Lo que ha ocurrido con la priorización de la cooperación estadounidense, puntualizó Samayoa, es que sumado al crecimiento poblacional desordenado los países no tienen la capacidad pare darles acceso a servicios básicos a sus ciudadanos y se encuentran altamente armados.

Danilo Rivera, analista del Instituto Centroamericano de Estudios Sociales y Desarrollo, expuso que la ayuda que ha proporcionado EE. UU. no ha sido de beneficio directo para las poblaciones pobres de Guatemala, El Salvador y Honduras.

Lea también: “¡Ayúdenos, no nos regresen!”, el clamor de los hondureños a México

“Hay que comprender que una de las principales causas de la migración es la pobreza y pobreza extrema, mientras no se atienda esto la migración irregular no va a disminuir”, apuntó.

No deben cerrar el chorro

De acuerdo con los expertos, EE. UU. no debe cortar la ayuda al Triángulo Norte de Centroamérica si le interesa mantener su influencia en la región, debido a que otras potencias estarían interesadas en cooperar con estos países.

“No deben cerrar el chorro porque van a haber otros países que estarían dispuestos a cooperar como China y Rusia que ya han ingresado a Centroamérica como en El Salvador”, manifestó Wong.

Aparte de El Salvador, China también mantiene relaciones bilaterales en la región con Costa Rica y Nicaragua

Contenido relacionado

> Presidente y comisionado difieren sobre cooperación del Plan Alianza para la Prosperidad
> La caravana que enfurece a Trump (y cómo la está usando políticamente a su favor)
> Alto porcentaje de migrantes en caravana son delincuentes, afirma Trump