Hemeroteca

Viaducto de la 24 calle da modernidad a la capital

La ciudad de Guatemala ha sido transformada desde aquel poblado fundado en 1776 por terremotos y por la picota del progreso. Un ejemplo es que viaductos y pasos a desnivel le han dado otra fisonomía, aunque no han sido remedio para el aumento desmedido de vehículos.

Por Néstor Galicia

Vista de la obra del viaducto de la 24 calle el día de su inauguración en 1971. (Foto: Hemeroteca PL)
Vista de la obra del viaducto de la 24 calle el día de su inauguración en 1971. (Foto: Hemeroteca PL)

En 1967 se proyectaba una moderna obra por parte de la Municipalidad capitalina, al mando del entonces alcalde Ramiro Ponce Monroy; consistía en la construcción de un viaducto sobre la 24 calle de la hoy zona 4.

La construcción en dicha época era necesaria para el progreso urbano de la ciudad que comenzaba a sufrir los efectos del tráfico.

El costo proyectado de los trabajos fue de Q1 millón 275 mil y se tenía pensado que terminaran a finales de 1968. El viaducto empezaría en la 12 avenida de la zona 5 y terminaría en la 24 calle y avenida del Cementerio, zona 3, con una longitud total de 1 mil 970 metros. La moderna calle tendrìa dos pistas de siete metros cada una, divididas por un arriate central de 1.20 metros de ancho y dos arriates laterales de 1 metro cada uno.



El proyecto original del viaducto de la 24 calle contemplaba la construcción de 6 puentes desde la ciudad olímpica  hasta la avenida del Cementerio. (Foto: Hemeroteca PL)
El proyecto original del viaducto de la 24 calle contemplaba la construcción de 6 puentes desde la ciudad olímpica hasta la avenida del Cementerio. (Foto: Hemeroteca PL)


El proyecto original contemplaba la construcción de 6 puentes, localizados en la 7a. y 6a. avenidas, uno en la antigua avenida del Ferrocarril y en las avenidas Bolívar, Primera y Elena.

La construcción del viaducto era ambiciosa y necesitaba de una fuerte suma de dinero, lo cual dificultó que arrancara, ya que la Municipalidad afrontaba una crisis económica que esperaban resolver pronto.

El Concejo solicitó al Congreso de la República emitir un decreto para que se declarara la construcción del viaducto de utilidad colectiva, beneficio e interés público. Esto permitiría que  unas 51 fincas fueran expropiadas para la obra previo una justa evaluación catastral.



Trabajos de movimiento de tierras bajo el puente de la 7a. avenida en septiembre de 1970. (Foto: Hemeroteca PL)
Trabajos de movimiento de tierras bajo el puente de la 7a. avenida en septiembre de 1970. (Foto: Hemeroteca PL)


El 17 de julio de 1968, Prensa Libre informó que el concejo capitalino desistía de la construcción del viaducto porque el valor de las expropiaciones para la construcción era exorbitante.

Como un desmedido afán de lucro por parte de algunos vecinos fue catalogada la situación de la expropiación de varios inmuebles para la obra, lo cua la hacía prácticamente imposible de realizar.



Los montos que solicitaban los propietarios de los terrenos a expropiar para la construcción del viaducto superaban en 100 por ciento el valor según la municipalidad. (Foto: Hemeroteca PL)
Los montos que solicitaban los propietarios de los terrenos a expropiar para la construcción del viaducto superaban en 100 por ciento el valor según la municipalidad. (Foto: Hemeroteca PL)


Se retoma proyecto

El 20 de enero de 1970 se informó que los trabajos del viaducto de la 24 calle se iniciaron de acuerdo con la dirección de obras municipales. La primera fase abarcaba desde el Palacio de los Deportes, en la Ciudad Olímpica, hasta la 6a. avenida de la zona 4, con una longitud de 500 metros.

Las obras continuaron a un ritmo lento. El 14 de enero de 1971, cuando era alcalde Manuel Colom Argueta, se informó que en febrero de dicho año se terminarían las obras del viaducto.



Foto del 19 de enero de 1970 cuando iniciaron los trabajos del viaducto de la 24 calle. (Foto: Hemeroteca PL)
Foto del 19 de enero de 1970 cuando iniciaron los trabajos del viaducto de la 24 calle. (Foto: Hemeroteca PL)


Sobre la otra fase del proyecto original que contemplaba llegar hasta la Avenida del Cementerio, el ingeniero Fernando Maselli, director de calles y viaductos, informó que su realización no estaba contemplada para un futuro inmediato, ya que se mantenía la situación del costo de las expropiaciones que debían de realizarse.

La construcción avanzó y el 19 de febrero de 1971 fue inaugurada la moderna obra en una ceremonia que contó con la presencia de miembros del cuerpo diplomático, del Ejército y de muchos vecinos.



Foto del 14 de enero de 1971 / Las obras del viaducto ya iban avanzadas. (Foto: Hemeroteca PL)
Foto del 14 de enero de 1971 / Las obras del viaducto ya iban avanzadas. (Foto: Hemeroteca PL)


Colom Argueta, pronunció las palabras de inauguración en las que manifestó que después de doce años de haberse emprendido el proyecto, había tocado honrosamente a su administración dar término a la obra, con lo que se ponía al servicio un sistema moderno, para el descongestionamiento del tránsito. 

Finalmente manifestó que el propósito de su administración era provocar el desarrollo urbano conforme a un programa que tuviera continuidad con las administraciones futuras.



Tras 46 años de su inauguración el viaducto de la 24 calle resulta insuficiente en las horas pico de tránsito. (Foto: Hemeroteca PL)
Tras 46 años de su inauguración el viaducto de la 24 calle resulta insuficiente en las horas pico de tránsito. (Foto: Hemeroteca PL)


Al finalizar la intervención del Alcalde se procedió a develar una placa conmemorativa, colocada en el muro de contención sur, frente a la ciudad olímpica, además de otra en memoria de los trabajadores fallecidos en la obra.

Los trabajos fueron valorados finalmente en Q180 mil y estuvieron bajo la jefatura del ingeniero Fernando Maselli y la dirección del ingeniero Roberto de León.