Xela marca el camino

Opinión

Las imágenes reflejan dos países que poco tienen que ver, el uno con el otro. En las calles de Xela, esta semana, unos chicos de escuela caminan en el inaugural desfile de la feria anual. Los chicos, en sus años adolescentes, cargan una manta que dice, que grita al país, un respaldo y una afrenta. El respaldo para Velásquez, el comisionado de la Cicig, que impuso pulso contra la corrupción y la impunidad. “Mostramos nuestro total apoyo”, dice la manta, a la comisión internacional y al funcionario de Naciones Unidas. Y la afrenta es contra Jimmy, que en la foto aparece con su corbata celeste y la banda presidencial… tal vez. No se ve a ciencia cierta, pues sellado tiene encima un texto contundente: “NON GRATO”. En mayúsculas, el rechazo —dice la manta— “por sus decisiones autoritarias de alto riesgo”. Y se mira ahí en la foto, a los chicos, serios, con sus miradas hacia el frente. Con la manta —en alto— abren paso al desfile. Detrás, los abanderados, los símbolos y el pabellón. Hay que ver qué propuesta nos hacen desde Xela: la reflexión, antes que la imposición. Jimmy y lo que representa es “non grato”, un “autoritario”, y un peligro.