Los precedentes

ColumnasDiarias

El sentido de “injusticia” en el ser humano se activa al ver que se le ha tratado de modo diferente al precedente establecido.

El tema Cicig. Perspectivas y reflexiones

Opinión

Yo formaba parte del consejo editorial de <em>Siglo Veintiuno </em>cuando por primera vez oí hablar de la Ciciacs, el antecedente de la Cicig. Me pareció que la idea de entregarle a un órgano internacional responsabilidades tan fundamentales para cualquier Estado era una declinación de responsabilidades, por parte de las élites de Guatemala, muy grave.  Llegué a formar parte de acciones legales que cuestionaban la constitucionalidad de la Comisión, y cuando la CC emitió su opinión consultiva, indicando cómo debía interpretarse y aplicarse el convenio Cicig, publiqué un artículo afirmando que, en mi opinión, la CC había resguardado el núcleo, por así decirlo, de la soberanía nacional.

Sobre la encrucijada constitucional

Opinión

En 1937, el presidente Franklin D. Roosevelt presentó la “Iniciativa para la Reforma de Procedimientos Judiciales de 1937”. Con esta iniciativa el presidente Roosevelt buscaba, entre otras cosas, aumentar el número de magistrados de la Suprema Corte de los Estados Unidos, procurando así que la mayoría del alto tribunal le fuera favorable, pues la nominación de los candidatos a magistrado de la Suprema Corte corresponde al presidente.

Políticos, funcionarios y el bien común

Opinión

Hay muchas definiciones de “bien común”. Unas tienen carácter condicional, otras no. Entre estas últimas está la que define el bien común como todo aquello que beneficie a la mayor parte, punto. No hay condiciones ni límites. Entre dos opciones “alfa” y “beta”, si la primera beneficia a la mayor parte del conjunto, es “alfa” la que debe adoptarse.

Las palabras del Evangelio y la corrupción

Opinión

Como la naturaleza humana ha sido la misma desde que los seres humanos poblamos esta tierra, los problemas morales básicos de la vida en sociedad son, en contextos diferentes, los mismos.  Pero es importante, me parece, reconocer que el problema de la corrupción no es solamente un problema jurídico, económico o político; es un problema moral.

El presidente no se equivoca

Opinión

Ni se trata de  sarcasmo ni de una afirmación con carácter absoluto. Me refiero a las declaraciones del presidente Jimmy Morales en cuanto a la política de la Contraloría General de Cuentas, que él estima excesiva, de llevar al plano de lo penal infracciones que, realmente, son faltas administrativas. Yo añadiría que esa actitud de denunciar como delitos actos que no pasan de ser faltas administrativas, daños o perjuicios civiles, no se limita a la CGC, sino que abarca a otros órganos del Estado y a muchos particulares —o a sus abogados—.

¡La prensa!

Opinión

En treinta años de periodismo de opinión, nunca había percibido un desencanto tan enconado con “la prensa”. Es un desencanto que procede, según mi percepción, principalmente, de la comunidad de negocios. Por supuesto, no de todos, pero sí de un grupo suficientemente importante y activo, como para que no pueda pasar desapercibido.

¿Qué parte del modelo hace falta?

Opinión

Si uno se pregunta sobre los elementos fundamentales de una economía capitalista y luego indaga si en Guatemala se dan esos elementos, ¿cuál sería el resultado? Y, si los elementos del modelo se encontraran en la economía guatemalteca, ¿por qué no ha funcionado el modelo?