El tren maya y la trocha pequeña

Opinión

Peña Nieto, el expresidente de México, quería construir un tren bala de México a Querétaro. Su error fue considerarlo un simple negocio con China. No obstante, los intereses estadounidenses destrozaron la iniciativa, levantaron acusaciones a la esposa y otras presiones todavía más deshonrosas. Se consoló con la realización de un tren interurbano entre México y Toluca, cuya dilatada construcción le impidió inaugurarlo durante su mandato.

¿Nos volverán a comer el mandado?

Opinión

¿Saben mis lectores por qué dicen por ahí que México siempre nos come el mandado? Los mexicanos no titubean. Ven un buen proyecto y se lanzan. Nosotros lo pensamos mucho y perdemos las oportunidades. Por ejemplo, los mexicanos venden viajes de Cancún a Tikal y los turistas ni pernoctan en Guatemala. Hacen conciertos, como sucedió con Pavarotti en Chichén Itzá a finales de los 90, cuando en Guatemala antes lo había propuesto en Tikal, pero no fue aceptado. Hemos tenido proyectos televisados al mundo entero mucho más impactantes con grandes luminarias que jamás se pudieron dar. Uno fue The Rainforest World Event, el cual iba a generar muchas divisas para el país.  Guatemala perdió un evento de reconocimiento mundial por justificaciones sin valor alguno.

Un tren al Mirador

Opinión

El Mirador y su cuenca, localizada al norte de Petén, es donde encontramos las pirámides más grandes en masa del planeta, y las primeras supercarreteras construidas en nuestro globo terráqueo que conectan con miles de templos alrededor de las ciudades mayas recientemente descubiertas.